Entrevistas

“En un contexto como este, es importante ser más positivos que nunca” – Entrevistamos a Javier Torres

Javier Torres, psicólogo del COPIB, cree que debemos de focalizarnos más en los aspectos positivos que está dejando el confinamiento provocado por el COVID-19

“En un contexto como este, es importante ser más positivos que nunca”

José María Sánchez

Es psicólogo forense del Instituto de Medicina Legal de Baleares, y decano del Colegio Oficial de Psicólogos de Baleares, un organismo que engloba a casi 2.000 psicólogos del archipiélago balear. Hablamos de Javier Torres, prestigioso terapeuta mallorquín, que se acerca a “Manacor Comarcal” con el fin de dilucidar algunas cuestiones vinculadas con nuestra salud mental y el coronavirus.

– Hola Javier. Según usted, ¿qué tipo de personas van a llevar peor este confinamiento provocado por la crisis del coronavirus?

– Son varios los sectores de la población a los que a buen seguro se les va a hacer más difícil este confinamiento. Por un lado están los colectivos vulnerables, como son los ancianos, las personas que viven solas, los trabajadores que han visto mermados sus recursos económicos a causa de este confinamiento, aquellos que padecen alguna enfermedad mental,… incluso aquellas personas que se encargan de cuidar a los enfermos más dependientes. Por otro lado, tampoco podemos olvidar a las víctimas de la violencia machista, o a aquellos individuos que momentos antes de que empezara el confinamiento, rompieron alguna relación importante con algún miembro de su familia o con su pareja.

– Por tanto, hablamos de un grupo más numeroso de lo que parece…

– Así es, y nos vamos a dar cuenta de ello cuando acabe el estado de alarma. Justo en ese momento es cuando vamos a detectar muchas situaciones complicadas, en las que se necesitará la ayuda de los profesionales de la psicología.

– El estrés o la ansiedad están siendo dos de los síntomas más recurrentes en la ciudadanía durante este encierro. ¿Cuáles son las mejores recetas para combatir este malestar psicológico durante la crisis?

– Creo que en un contexto como este, es importante ser más positivos que nunca, aunque en cierto modo sea entendible el estrés de muchas personas ante una situación tan inusual como esta. En definitiva, hay que intentar no quejarse tanto de todas esas cosas que no podemos hacer, y en cambio pensar más en todas esas cosas que ahora podemos hacer gracias a este encierro. Bajo mi punto de vista, creo que nos hemos adaptado muy bien, ahora solo falta continuar en esa línea y mantener esa actitud positiva.

– ¿Hasta qué punto puede ser beneficioso el miedo en una situación tan novedosa e inusual como la que vivimos en la actualidad?

– Respecto a este punto, considero que no es tan importante el miedo en si causado por esta crisis, sino más ese desconocimiento de enfrentarte a algo completamente nuevo. Esto nos ha exigido a todos un esfuerzo de adaptación, que por suerte, después de los primeros días, está funcionando muy bien en la gran mayoría de la gente. Hay que racionalizar el miedo, y eso en parte se consigue si evitamos la sobreinformación respecto a esta crisis.

– Acaba de hablar de sobreinformación, ya que durante estos días circulan muchos bulos por las redes sociales, de igual forma que determinados medios de comunicación están apostando por una forma de informar en la que prima el sensacionalismo y el infoentretenimiento.

– Ante semejante panorama, entiendo que debemos de cambiar nuestra forma de informarnos durante estos días… Por supuesto, es algo necesario para nuestra salud mental. Hay que racionalizar los tiempos que dedicamos a consumir información. Durante estos días, deberíamos de marcarnos unos tiempos a la hora de informarnos, y no estar en todo momento pendientes de las redes sociales o la televisión, que nos bombardean constantemente con más y más información. Sobre todo hay que ser muy cuidadoso con las noticias que provengan de las redes sociales, donde existen muchas noticias sin contrastar que acabamos por compartir con nuestros contactos.

– Si hay algo que está dejando claro también esta crisis es nuestra creciente dependencia de las nuevas tecnologías, algo que no es nuevo, pero que ahora se ha puesto más de manifiesto que nunca. ¿Piensa que deberíamos regular nuestra relación con la tecnología en estas semanas?

– Depende de para que usemos la tecnología. Es decir, si la tecnología sirve para fomentar el contacto con nuestros familiares y amigos, su uso siempre será positivo. Del mismo modo, también se está demostrando que la tecnología es un gran aliado para muchos trabajadores que pueden trabajar desde su casa. Por otro lado, sí es cierto que este estado de confinamiento está provocando un uso excesivo y perverso de las redes sociales, por lo que reitero la necesidad de hacer un uso racional de las redes sociales.

– Y ya que hablamos de la dependencia tecnológica, ¿No cree que a la gente ahora le cuesta mucho más aburrirse, y que se siente mal si deja su mente descansar por un momento?

– Creo que no es tanto ese miedo al aburrimiento. Más bien, el problema reside en el gran número de gente dependiente de las redes sociales. De hecho, muchas de esas personas dependientes de las redes no sabrían muy bien qué hacer con su tiempo, si se les impidiera el acceso a las redes sociales. Quizá este confinamiento esté sirviendo también para valorar que hay vida más allá de las redes sociales, que se pueden hacer muchas más cosas sin necesidad de estar permanentemente conectado.

– En esta era, el tiempo se ha convertido en un bien de primera necesidad. ¿Cree que esta crisis nos puede servir para apreciar verdaderamente a que dedicamos nuestro tiempo?

– Sí, estoy convencido de que sí. Aunque al inicio de nuestro confinamiento no sabíamos muy bien a que dedicar nuestro tiempo, ya que no estábamos acostumbrados a tener tanto tiempo para nosotros. Creo que muchos de nosotros ahora estamos reflexionando acerca de cómo administrar mejor nuestro tiempo, y empezar así a dedicar más tiempo a uno mismo. No basta con cuidarse físicamente, nuestra mente también necesita descansar, y eso es algo que muchos han descubierto ahora.

– Si finalmente este confinamiento se alarga durante unos días o unas semanas más, ¿qué aconsejaría usted a la ciudadanía para que encarase esa recta final con optimismo?

– Independientemente de que se alargue o no el estado de alarma más allá del 11 de abril, pienso que hemos pasado lo peor, que es pasar de la noche a la mañana confinados en casa sin estar muy preparados para ello. Ahora estamos mucho más adaptados a esta situación, y somos mucho más conscientes de la gravedad de la situación. En definitiva, pienso que una vez que el número de muertos por esta crisis empiece a estabilizarse, el pensamiento positivo acudirá a cada uno de nosotros instantáneamente, sin ningún esfuerzo, y eso hará que la cuenta atrás de esta crisis sea mucho más fácil para todos nosotros.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba