Sin Rodeos

SIN RODEOS: Pensiones máximas y mínimas: la brecha sigue en vergonzoso aumento

Cada año, por estas fechas, siento vergüenza ajena cuando se anuncia la subida de las pensiones, que siempre significan un vergonzoso aumento de la brecha entre los jubilados y jubiladas que cobran el máximo y los/as que perciben el mínimo.
A partir del primer mes del año 2022 que está a la vuelta de la esquina, las pensiones contributivas, es decir las que perciben los/as que más cobran, se fijan en un 2,5 por ciento de aumento, y un 3 por ciento las de menor cuantía.
Así, las pensiones máximas que en 2021 han sido de 2.681 euros, en 2022 rondarán los 2.800 euros mensuales, lo que, multiplicado por catorce pagas, ascenderá a unos 39.200 euros al año.
En cuanto a las pensiones de, por ejemplo, 700 euros mensuales, que no son las mínimas, percibirán 721 euros al mes, lo que, por catorce pagas, arroja un total de 10.094 euros anuales. Una diferencia entre ambas prestaciones de casi 30.000 euros. Si eso no es un agravio comparativo que clama al cielo, que baje Dios y lo vea.


El gobierno, todos los gobiernos que nos ha tocado en turno soportar, hacen más ricos a los ricos y más pobres a los pobres. No tienen la valentía ni el “seny” que implicaría ir estrechando la brecha entre los privilegiados y el resto de pensionistas. Y no digamos en lo que respecta a los que se ven obligados a pasar el mes cobrando 450 euros cada treinta días.
Que los/as pensionistas que más cobran es porque han cotizado más tiempo y al alza en la Seguridad Social, es cierto. Pero es porque la “lotería de la vida” les ha favorecido con unos empleos que a la mayoría les han sido esquivos, y no porque no se les encorvara la espalda de tanto trabajo duro.
Sin embargo, el Gobierno actual y los anteriores no han demostrado el mínimo nivel de sensibilidad al respecto. El quién más paga, más cobra, parece ser la máxima gubernamental en materia de pensiones.
Los miembros del Gobierno sí que se preocupan de aumentar sus pagas mensuales por hablar, prometer y no cumplir, más que por trabajar. Entre las promesas incumplidas, está la del presidente Pedro Sánchez, prometiendo que el precio de la electricidad, durante este año que acaba, no sería superior al de 2018, y nada. Por la boca muere el pez. No obstante, en los Presupuestos Generales del Estado de 2022, sí que Pedro Sánchez, sus compañeros de Gobierno, secretarios y subsecretarios, que no sé para qué sirven, bien que han cuidado de aumenrtarse los sueldos, un 2 por ciento sobre sus ya exageradas pagas. Así, Pedro Sánchez percibirá más de 86 mil euros al año, y no mucho menos sus ministros y ministras. Y eso que no son los políticos que más cobran, ya que algunos alcaldes, como José Luís Martínez-Almeida (Madrid), Ada Colau (Barcelona) o Juan Marí Aburto (Bilbao), cobran más que el presidente del Gobierno.
De pura vergüenza.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba