Entrevistas

“La impunidad de ‘Billy el Niño’ ha puesto en evidencia el ninguneo al que se ven expuestas las víctimas del franquismo por parte del Estado”

El presidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), Emilio Silva, señala la falta de acción de los sucesivos Gobiernos del país respecto a la memoria histórica

“La impunidad de ‘Billy el Niño’ ha puesto en evidencia el ninguneo al que se ven expuestas las víctimas del franquismo por parte del Estado”

José María Sánchez

Su primera entrevista para “Manacor Comarcal” fue el pasado mes de octubre, días antes de que se produjera la exhumación de Franco en el Valle de los Caídos. Licenciado en Sociología y Ciencias Políticas, Emilio Silva (Elizondo, Navarra, 1965) es el presidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) desde hace casi veinte años, al mismo tiempo que compagina su labor en la asociación con su trabajo como periodista en diversos medios de comunicación. Siete meses después de nuestro primer encuentro, Emilio vuelve a acercarse a esta casa para analizar, entre otras muchas cosas, la muerte del torturador ‘Billy el Niño’.

– Hola Emilio, en primer lugar, me gustaría que me describiera el ambiente que actualmente vive su asociación, tras la muerte del torturador Antonio González Pacheco, alias ‘Billy el Niño’….

– La verdad es que nos sentimos bastante incomprendidos, ya que no parece verdad que un estado democrático como el nuestro no haya retirado las medallas a un torturador como ‘Billy el Niño’. Es muy evidente lo que hacía este policía, hay decenas de testimonios que lo confirman, por lo que no es entendible que el Estado haya protegido tanto a este individuo. De hecho, la impunidad de Billy el Niño ha vuelto a poner en evidencia el ninguneo al que se ven expuestas las víctimas del franquismo por parte del Estado.

– Desde vuestra asociación, ¿habéis pensado en alguna acción que ponga algo de justicia a esta impunidad de la cual gozan determinados individuos ligados al franquismo?

– Por supuesto, nosotros hemos pedido la retirada póstuma de todas las condecoraciones de Billy el Niño, así como una declaración gubernamental dirigida a las víctimas, para así intentar cerrar esas heridas que aún siguen sin sanar en nuestra memoria democrática.

– Recientemente, escribiste un artículo de opinión para eldiario.es, en el que señalabas que el caso de Billy el Niño no es una excepción, y que existe un grupo social adherido al franquismo que se ha visto muy protegido durante todos estos años…

– Así es, dentro de ese grupo también está el comisario Villarejo, así como algunos asesinos y torturadores de extrema derecha. Todos ellos han estado muy protegidos, y han trabajado en grandes empresas que tenían negocios con el franquismo. Hablamos de individuos a los cuales se les ha facilitado mucho la vida, y todo por sus lazos con determinados estamentos del poder franquista. Por desgracia, la transición fue muy amable con personas como Billy el Niño, lo que en gran parte explica la impunidad de la cual han gozado durante tantos años.

– Las víctimas del franquismo siguen sin tenerse en cuenta, mientras algunos torturadores siguen disfrutando de la impunidad de sus crímenes. Realmente todo esto recuerda a una novela distópica. De hecho, no sé si usted recuerda la polémica en la cual se vieron inmiscuidos dos miembros del actual Gobierno, por llevar un símbolo antifascista en la proclamación de su nuevo cargo político. ¿No le pareció llamativo ese escenario tan surrealista que se organizó durante aquellos días?

– Desde luego, y esto se explica por la falta de cultura política que existe en España, algo que no debería extrañarnos si tenemos en cuenta el hecho de haber sufrido una dictadura durante casi 40 años. La cultura antifascista en España siempre ha tenido un papel muy marginal, y se ha visto estereotipada como un asunto de jóvenes radicales, que se pelean con otros individuos de extrema derecha. Y eso no es así, debemos de entender que el antifascismo es un pilar fundamental de la cultura democrática. Si eres demócrata, tienes que ser antifascista.

– Ya que ha salido el tema del antifascismo, querría preguntarte como recibiste el ascenso de Vox en las últimas elecciones.

– Debo reconocer que no me sorprendió demasiado, ya que esa extrema derecha siempre ha estado ahí, lo que pasa es que muchos no se han dado cuenta hasta ahora. Debemos de tener en cuenta que en la Transición, la extrema derecha aceptó un pacto por el cual conservaba sus privilegios a cambio de disimular sus conductas antidemocráticas. La diferencia es que ahora, gran parte de esa extrema derecha ha visto cómo sus intereses se veían amenazados, y ha decidido hacer explícitas algunas cosas que durante todas estas décadas había aceptado con resignación.

– Cuando hablamos usted y yo por primera vez, el Gobierno que presidía la Moncloa era enteramente socialista. Ahora, en cambio, existe un Gobierno de coalición de izquierdas. ¿Cree que con este Gobierno hay más posibilidades de avanzar en la memoria democrática de nuestro país?

– Ojala sea así, yo espero que por fin el Estado se haga enteramente responsable de las exhumaciones de las fosas, del mismo modo que pienso que habrá que mejorar determinados aspectos de nuestro sistema educativo, para crear verdadera conciencia democrática en nuestros ciudadanos. De hecho, en el último año y medio hemos recibido muchos correos de profesores, que se muestran preocupados ante la intensa atracción que sienten algunos de sus alumnos hacia la extrema derecha. En este aspecto, creo que es necesario hacer mucha pedagogía, y conseguir ciudadanos que independientemente de su ideología, defiendan los derechos humanos por encima de todo.

– Hace más de cuatro meses que el actual Gobierno ostenta el poder Ejecutivo en nuestro país. Durante estos cuatro meses, ¿vuestra asociación ha tenido la ocasión de ejercer algún tipo de contacto con el Gobierno?

– Por el momento no, sabemos que han creado una secretaría de Estado vinculada a la memoria democrática, que entre otras cosas habla de un plan de exhumación. Desde nuestra asociación, a nosotros, más que un plan de exhumación, nos basta con que el Gobierno tenga un plan a secas, un plan que proponga con exactitud lo que se va a hacer con las víctimas del franquismo. Por el momento no tenemos mucha más información al respecto, aunque si el Gobierno ha creado una secretaría de Estado para la memoria democrática, todo esto hace indicar que podríamos seguir avanzando en este tema durante los próximos años.

– Para usted y su asociación, después de la exhumación de Franco, ¿cuál sería el siguiente paso que debería dar la democracia española en esta legislatura, en materia de memoria democrática?

– Bajo mi punto de vista, hay un asunto pendiente muy importante, que es un acto de estado protagonizado por el presidente del Gobierno, en el que se reconozcan los daños producidos por la dictadura y donde se hable de la ejemplaridad de las personas que lucharon contra el franquismo. Sería un acto simbólico muy importante, que serviría para facilitar el paso a otras acciones más complejas como las exhumaciones o esas reformas pendientes que tiene nuestro sistema educativo.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba