ActualidadEntrevistasIslas Baleares

Pep Malagrava, director general del IBE: “Si hacemos las cosas bien, para 2040, Balears podría consumir toda su energía a través de las energías renovables”

No hace ni una década que el Institut Balear d’Energia i Canvi Climàtic (IBE) no existía, y ahora es uno de los pilares básicos del Govern. De este modo, su director general, Pep Malagrava, se acerca a este medio con el fin de analizar en qué punto se encuentra Manacor y el conjunto de Balears en su lucha contra el cambio climático.

  • Pep, ¿nos podrías explicar en qué consiste exactamente el trabajo de la delegación que diriges?
  • Básicamente, nos encargamos de todo lo que se vincula con las energías renovables y la lucha contra el cambio climático. Entre otras muchas cosas, nos encargamos de promover las instalaciones renovables, sobre todo a través del autoconsumo vía ayudas. También llevamos a cabo todo el registro de instalaciones, la tramitación de instalaciones de energía renovable, como los parques fotovoltaicos, o la promoción de políticas de adaptación al cambio climático mediante ayudas a los municipios de Balears.
  • ¿Desde cuándo existe esta delegación?
  • Existe desde el año 2015, y siempre ha trabajado con el mismo objetivo, que no es otro que mitigar de la forma más rápida y efectiva posible el cambio climático en nuestras islas.
  • Bajo tu punto de vista, ¿cuáles dirías que han sido los grandes avances de tu delegación en esta legislatura?
  • Yo me quedaría con dos. En primer lugar, la reducción de combustibles fósiles para generar electricidad. Prácticamente ya no se genera electricidad a través del carbón en Balears, y hemos eliminado el fuel como combustible para la generación eléctrica en Maó y Eivissa. En segundo lugar, es importante reseñar el incremento de parques fotovoltaicos para generar energía limpia. En 2019 teníamos 1.110 instalaciones y 11 megawatios, y actualmente tenemos más de 11.000 instalaciones y 100 megawatios, por lo que hemos multiplicado por cien esta generación de energía en apenas cuatro años. Sin duda, hablamos de un logro por el cual yo me siento muy satisfecho, ya que al final es un beneficio global, tanto para nuestra salud como para nuestros bolsillos.
  • ¿Cuáles dirías que son los sectores que se muestran más y menos favorables a servirse de las energías limpias?
  • Es evidente que los datos no son los mismos si hablamos de particulares, empresas o administraciones públicas. Por lo que respecta a las administraciones públicas, está previsto que para 2026 reduzcamos en más de 12 millones de euros la factura eléctrica que generan las instalaciones que forman parte de lo público, lo que ya creo que muestra el compromiso que hay en el Govern con este asunto. Respecto a particulares y empresas, en este último año hemos registrado una tendencia muy llamativa. En 2022, teníamos instalados 44 megawatios de energía limpia en casas particulares, y 34 en empresas, cuando hace tan solo tres años, en las casas particulares tan solo había instalados 3,3 megawatios provenientes de energías renovables, del mismo modo que en empresas tan solo había instalado 9,9 megawatios. Es decir, en apenas tres años, en empresas pero especialmente en casas particulares, ha subido muchísimo el número de residencias que apuestan por el autoconsumo, lo que también pone de manifiesto como la gente se ha ido concienciando poco a poco respecto a estos temas, más allá de que el precio de la electricidad también ha ayudado. Una vez dicho esto, te diría que no hay ningún sector especialmente reticente a apostar por las energías limpias, aunque sí es cierto que echo en falta un mayor compromiso del sector turístico. Al final, estamos hablando del principal motor de la economía balear, y por eso creo que ellos deberían de tirar algo más del carro en la transición energética, porque ellos son uno de los principales consumidores.
  • Es decir, que no es tanto una cuestión de movilizar a según qué sectores, sino de que el sector turístico apueste más por la transición energética…
  • Exacto. Al fin y al cabo, el Govern ha dedicado en este último año más de 150 millones al sector turístico, un dinero que se puede invertir en renovables, eficiencia energética, movilidad eléctrica… Inversión pública hay, lo que falta es inversión privada, que va a ser muy necesaria para mitigar el cambio climático. Y digo que va a ser muy necesaria porque el cambio climático no espera, y se agrava con el paso de los años. De hecho, hace unos días, el presidente del comité de expertos del IBE nos mostró unos gráficos que hablaban por si solos. Según estos gráficos, si llegamos a 1’5 grados más de calentamiento global, estarán en riesgo de extinción el 14% de las especies de Balears. Si llegamos a 3 grados más, estarán en riesgo el 30%, y si llegamos a 5 grados más (ahora estamos entre 3 y 5), se perderá el 50% de las especies. Creo que este dato debería de bastar por si solo para movilizar a la inversión privada. Está claro que si no hay sostenibilidad ambiental, la sostenibilidad económica y social no va a existir, y por eso es tan importante que todos rememos en la misma dirección.
Pep Malagrava
  • Antes hemos hablado de los grandes logros de tu delegación, pero ¿cuáles dirías que son los retos pendientes de cara a los próximos cuatro años?
  • Son varios, pero yo me quedaría con dos. En primer lugar, reducir el consumo a través del transporte. El 60% del consumo de energía proviene de ahí, y por eso es tan importante que el Govern ponga límites a eso, especialmente en el transporte terrestre, que es donde más podemos hacer. Que haya más movilidad compartida y micromovilidad a través de bicis y patinetes, de igual modo que se apueste más por el teletrabajo y el transporte público. Hay que concenciarse de que nos tenemos que mover menos. Y aparte de esto, hay que apostar fuerte por la implantación masiva de energías renovables con almacenamiento, para aprovechar el sol y el viento cuando no lo tengamos. Esto no lo hemos podido desarrollar apenas en esta legislatura, por lo que en los próximos cuatro años será clave.
  • Por municipios, ¿en qué lugar se encuentra Manacor respecto al autoconsumo?
  • Manacor tiene una instalación por cada 100.000 habitantes, y tiene una media de 8,7 kilowatios por cada 100 habitantes, lo que le sitúa un poco por encima de la media. En general, toda Mallorca crece a buen ritmo, y eso también se debe a la buena disposición de los ayuntamientos a apostar por las energías renovables.
  • Volviendo un poco a lo que has dicho antes, si tenemos en cuenta todas las horas de sol y viento que tenemos en ‘ses Illes’, y a ello le sumamos el mar que nos rodea, ¿crees que en un futuro toda la energía que se consume en Balears podría ser de origen renovable?
  • Por supuesto que sí. Si hacemos las cosas bien lo podemos conseguir a medio plazo, para 2040 aproximadamente. Tenemos recursos naturales, económicos, humanos y materiales suficientes para conseguirlo, de la misma manera que tenemos la tecnología adecuada para que sea posible. Si la iniciativa pública sigue el camino que se ha marcado en estos últimos años, y la iniciativa privada se muestra más ambiciosa al respecto, ya tendremos mucho ganado para llevar a cabo ese objetivo. Eso sí, no lo conseguiremos del todo si no se produce un cambio cultural en nuestra sociedad. Hemos de ser conscientes de que hay que consumir menos energía. Nos tenemos que mover menos, y eso no significa vivir peor. De hecho, en muchos casos, significa vivir mejor. Es un cambio que se tiene que dar desde la escuela, y que será imprescindible para que la transición energética se complete con éxito.
  • Nos acercamos a unos nuevos comicios autonómicos. ¿Temes que, tras las elecciones, estos avances vayan a menos?
  • Creo que en esta legislatura se ha conseguido una gran victoria política, y es que el principal partido de la oposición en Balears, el PP, en los últimos presupuestos elogió la política energética del Govern, de la misma manera que elogió el trabajo del IBE, sobre el cual hizo enmiendas en todos los presupuestos anteriores para eliminarlo. Es evidente que esta victoria política se ha conseguido porque el Govern ha pretendido convencer, y no vencer, a la oposición. Hemos demostrado que nosotros no hemos hecho una política energética en contra de nadie, y que simplemente hemos apostado por una política energética pública, renovable, segura y saludable. Dichas políticas han convencido al PP, y eso es esencial para seguir en el buen camino, gane quien gane las elecciones.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba