Entrevistas

Jerònia Bonafé, presidenta de Cooperatives Agro-alimentàries de Balears: «Manacor se encuentra azotado por una sequía importante que va a afectar al sector ganadero»

Es la máxima dirigente de Cooperatives Agro-Alimèntaries en la comunidad balear, al tiempo que también es secretaria del consejo rector de Cooperativas Agroalimentarias de España y presidenta de la Asociación de Mujeres Cooperativas Agroalimentarias de España (AMCAE). Hablamos de Jerònia Bonafé, la mujer que mejor conoce la situación del sector primario de nuestras islas, un sector que a consecuencia de la pandemia, ha sido olvidado como tantos otros en este último año tan atípico como memorable.


-¿De qué manera ha afectado la Covid-19 a la agricultura balear?

La verdad es que la pandemia ha afectado a todo el sector en general de nuestras islas. Debido al cierre del canal HORECA todos los sectores ganaderos (ovino, porcino, vacuno, etc.) han sufrido un descenso importante en los precios en origen ocasionado por la baja demanda de consumo. En el caso del aceite, el vino y los frutos secos se ha llegado a un excedente de producción acumulada. Toda esta situación ha perjudicado principalmente al agricultor y al ganadero.


-Desde que comenzó la pandemia, se ha hablado mucho de la necesidad de dar un empujón definitivo a la transición ecológica. ¿Cómo afronta este reto vuestra asociación?

El debate que llevamos desde Cooperatives Agro-alimentàries Illes Balears va encaminado con la Estrategia de la Granja a la Mesa y la estrategia por la Biodiversidad que actualmente se está debatiendo y es el más importante de la historia para el sector agroalimentario desde que se instauró la PAC. Para ellos defendemos varios principios básicos en relación con el debate sobre cambio de modelo productivo. Hablamos de inversiones públicas para el sector, de compromiso global con el cambio climático, de la necesidad de mejorar en la rentabilidad de los productores en cadena, de igualdad de condiciones en las importaciones….En definitiva, nosotros exponemos una serie de medidas que serán imprescindibles para que el sector agrícola y ganadero siga funcionando en el futuro.


-Ya que estamos hablando de medio ambiente y recursos naturales, vuestra asociación también se ha caracterizado siempre por una defensa en la mejora de las aguas residuales de las islas. ¿En qué puntos necesita avanzar nuestro archipiélago respecto a esta materia?

Históricamente, nuestra organización ha sido muy insistente con el tema del aprovechamiento de las aguas regeneradas. La necesidad de instalaciones que pongan a disposición del sector agrario aguas en condiciones de uso es fundamental. Tenemos en las islas una situación de distribución de balsas de riego que en muchos casos, debido a la mala praxis del consumidor y de la industria hotelera, no son utilizables en agricultura dada su alta concentración de sales. Por eso también es importante concienciar a la población del impacto que tienen las instalaciones de descalcificación y el vertido de sal que provocan en las redes, haciendo inviable después la utilización de estas en agricultura.


-¿Están satisfechos con las ayudas que ha recibido vuestro sector de parte la clase política?

Es evidente que las políticas que se han realizado históricamente en estas islas han ido dedicadas al sector turístico, y eso lo ha notado mucho nuestro sector durante la pandemia. La Consellería de Agricultura publicó una serie de ayudas para paliar la COVID-19, que coyunturalmente pueden ayudar, pero que no son suficientes para el sector. El sector necesita medidas de tipo estructural y una mejor política agraria de la PAC que nos dote de financiación suficiente para que el sector pueda compensar los efectos de la insularidad, y de esta manera romper con esa falta de competitividad de nuestras explotaciones en comparación con las del resto del Estado.


-De hecho, ustedes recientemente pidieron a la Conselleria de Agricultura y Pesca la creación de un sello identificativo para el producto local. ¿Cuáles son las razones de esta petición al Govern?

Desde Cooperatives Agro-alimentàries creemos fundamental evitar el fraude que se produce al consumidor final, ya que encontramos en el mercado muchos productos identificados de manera fraudulenta. Sectores como el de las frutas y hortalizas, del sector cárnico, entre otros, son los más perjudicados, y por ello las autoridades deberían establecer sellos de calidad que den garantías al consumidor final y que no ejerzan una competencia desleal al sector productor de las islas. Al fin y al cabo, este asunto también es una cuestión de valorar al producto local de la manera que se merece.

-¿Cuáles son las zonas de Baleares que más beneficiadas se podrían ver por ese impulso del producto local tras el final de la pandemia?

Todas las islas se verán beneficiadas, aquí no puede haber distinciones. La pandemia ha ayudado a que el consumidor haya dado valor al producto local y en este momento necesitamos un sello identificativo, regulado y certificado. Una vez tengamos una marca identificativa clara, necesitamos un plan de promoción ordenado y potente, para hacer llegar a la ciudadanía todo aquello que es local, sembrado, producido y transformado aquí y de alguna manera que el consumidor no se vea confundido.

-Si comparamos al municipio de Manacor con otras zonas de Baleares en lo que corresponde al desarrollo de la agricultura, ¿en qué punto se encuentra actualmente el municipio manacorí?

El municipio de Manacor se encuentra azotado por una sequía importante que va a afectar al sector, de manera especial al sector ganadero en lo que se refiere a los pastos y alimentación para ovejas y para el resto de ganado. Actualmente, está el debate de los parques fotovoltaicos que están en tramitación, pero desde Cooperatives pedimos que se utilice únicamente en suelos no aptos para la agricultura, ya que el suelo rústico es fundamental para el sector agrario. El suelo rústico tiene un valor incalculable y es un recurso escaso, por lo que debe haber una planificación efectiva dentro del territorio que favorezca al conjunto del municipio manacorí.

-Hace tan solo un par de meses, Cooperativas Agro-alimentarias de Baleares formó parte de la presentación en Baleares de ALAS (Alianza por una Agricultura Sostenible). ¿Con que objetivo se ha sumado vuestra asociación al proyecto de ALAS?

La Alianza por la Agricultura Sostenible (ALAS) ha impulsado el Manifiesto por la Agrociencia, que, suscrito inicialmente por una decena de organizaciones representantes de toda la cadena de valor del sector agroalimentario, hace un llamamiento a las Administraciones para impulsar la agrociencia y la toma de decisiones basada en la evidencia científica e invita a todos los actores del sector a sumarse a la iniciativa. En definitiva, espero y deseo que este proyecto siga progresando durante los próximos años, ya que eso supondría un futuro más seguro y sostenible para la agricultura.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba