Entrevistas

Catalina Vadell i Nadal, gerente de Hospital Comarcal de Manacor: “Está claro que todavía no ha llegado el fin de esta pandemia”

La llegada de la Dra. Catalina Vadell i Nadal, nacida en Manacor (Porto Cristo) a la gerencia del Hospital Comarcal de Manacor, tuvo lugar a finales de octubre de 2012 de la mano del conseller Antoni Mesquida Ferrando, y de la directora General de IB-Salut Maria Isabel Borrás, rompiendo con ello aquella nefasta costumbre de los anteriores Equipos de Gobierno Autónomos, consistente en colocar a afiliados, simpatizantes o amigos personales en los puestos de responsabilidad. Su llegada igualmente coincidió con los meses finales de aquel sistema de funcionamiento del hospital como “Fundación”, experiencia de los tiempos especialmente duros con la salud pública por parte de los gobiernos conservadores y de aquel Ministro gallego del ramo llamado Romay Becaria, que en su día inauguró el hospital.

Doctora, Catalina, la última entrevista que te propuse y a la que accediste no fue presencial, sino mediante unas preguntas que te remití una vez iniciado aquel confinamiento domiciliario decretado por el Gobierno del Estado y refrendado por el Congreso de los Diputados en base al Estado de Alarma. Hoy nos vemos en tu despacho coincidiendo con el fin del estado de alarma, y mejor si como dicen… tocamos madera… ¿Será este el fin de la pesadilla que estamos viviendo?

Está claro que el 9 de mayo no podía ser ni será, el fin de esta pandemia provocada por la Covid-19. Pero ha significado el principio y un signo por razones que creo de peso, para sentirnos muy animados en que el fin de la pandemia llegará pronto. Nos estamos sobretodo acercando al control de la enfermedad. Este virus probablemente convivirá con nosotros durante mucho tiempo, pero una cosa es tener un virus desconocido que provocaba una nueva enfermedad, que no sabíamos como tratar y que estuvo a punto de colapsar muchos sistemas sanitarios, a ser un virus al que estamos controlando y del que estamos vacunando a la población. Sigue y seguirá siendo una enfermedad contra la que luchar, pero creo que efectivamente llegamos al final de esta pesadilla con la que hemos tenido que enfrentarnos durante este último año.

¿Cómo se ha vivido en un hospital como el nuestro, que no es el de referencia en la isla, esta crisis sanitaria con confinamientos, carencias de equipos y de medicamento adecuado?

¡Ha sido muy duro para todos! Ha sido muy duro por lo que te explicaba antes: Nos enfrentábamos a una enfermedad completamente desconocida. Recuerdo como al principio, creíamos que no nos llegaría con la virulencia que hemos padecido. Sospechábamos que se comportaría como una gripe algo especial, pero poco más. Pero lo cierto es que nos llegó siendo una pandemia mundial y evidentemente no ha sido una gripe. Hubo un momento en que todos los hospitales tuvimos que reinventarnos, para hacer frente a la multitud de pacientes que iban llegando.

¿Teníais por aquel entonces un mínimo de equipamiento para hacer frente a la que se nos echaba encima?

Tal como ya ha reconocido la consellera y otros responsables sanitarios, no estábamos preparados para lo que nos llegó prácticamente de golpe. En más de una ocasión he explicado lo ocurrido con los famosos “epis”, con los que prácticamente íbamos al día. A parte del padecimiento de los enfermos, lo que más me preocupaba era que estos equipamientos no llegaran a tiempo. Nuestra Comunidad Autónoma hizo un importante esfuerzo para poder comprar directamente equipamientos sanitarios a China, y fuimos la segunda Comunidad de España que consiguió compras directas. Así y todo, a duras penas solo pudimos cubrir el día a día o como máximo por una semana. Desconocíamos si el avión con los equipos podría despegar del país asiático, o si corría el peligro de ser intervenido en una de las escalas en Rusia o Turquía. Hasta que el avión llegaba a Barcelona, no teníamos claro que recibiríamos el equipamiento adquirido. Ir al día implica estas zozobras. Luego, poco a poco esta cuestión fue regularizándose hasta el punto de que, si volviera una nueva avalancha de casos, tendríamos medios como para aguantar más de un mes, todo ello a parte de que en nuestra Comunidad ya se está fabricando algún material como las mascarillas FP2.

Un poco antes de que fuéramos sorprendidos por la pandemia, había finalizado la primera tanda de la soñada ampliación de este Hospital, en lo que respecta a Urgencias y Resonancia… ¿Qué representó el poder disponer a tiempo de estas nuevas dependencias?

Han sido equipamientos que han hecho un gran servicio, en especial por lo que se refiere a la sección de Urgencias. Ya con anterioridad a la epidemia, y especialmente cuando llegaba la época de la gripe, con frecuencia nos veíamos obligados a tener enfermos en los pasillos porque no cabían en los boxes. El ahora disponer de 16 boxes donde los enfermos están perfectamente atendidos y con la motorización adecuada, nos da una tranquilidad que califico de fabulosa. En la primera etapa tuvimos que dividir Urgencias en dos partes como eran la de los enfermos de Covid y la de los afectados por otras enfermedades. Tener más espacios nos permitió el poder prestar una mejor atención a los enfermos.

No es la primera vez en que has hecho referencia a la gripe, que en otro tiempo fue una pandemia también mundial y que hizo estragos… ¿Qué ha pasado con la gripe este pasado invierno?

Este año no hemos tenido casos de gripe.

¿Y el motivo especial por el que no se hayan registrado casos de gripe?

Muy posiblemente no se han registrado casos de gripe, porque esta es una enfermedad de transmisión respiratoria. A partir del momento en que llevamos mascarillas, respetamos las distancias y nos lavamos con mucha frecuencia las manos, estamos haciendo uso de las medidas más adecuadas posibles para contenerla. Lo ocurrido no nos ha sorprendido. Cuando empezó la pandemia actual, ésta nos llegó en febrero-marzo y avanzamos hacia el verano, pero en Australia era al revés. La pandemia les llegó en otoño, camino ya del invierno, y la gripe disminuyó un 95% respecto al año anterior. Por otro lado, la gente tampoco ha convivido en espacios cerrados… Con ello queda claro que las medidas de prevención de ambas enfermedades son prácticamente las mismas.

A nivel de calle se comenta que en la actualidad aparenta que las personas solo se mueren de Covid…

Independientemente del efecto de las medidas de prevención, desgraciadamente no es verdad el que la gente solo muera a causa del Covid. Las otras enfermedades siguen su curso, produciendo la muerte en los que están afectados por ellas. Hay que tener en cuenta que prácticamente desde el mes de marzo al mes junio del pasado año, quien más quien menos estaba confinado en su casa, el Hospital estaba destinado en un “90%” a Covid, los Centros de Salud se mantenían igualmente centrados en la epidemia y en muchos casos limitados por una consulta telefónica que dobló la lista de espera, a la que ahora damos salida conforme nos es posible.

Concretamente, la enfermedad en la que eres especialista y con las que con anterioridad habías trabajado tanto en el Hospital del Mar de Barcelona como en Son Llatzer de Palma y en el propio Hospital de Manacor, no es una enfermedad que pueda afrontar largas listas de espera…

Estoy totalmente de acuerdo. Precisamente por este motivo la única actividad quirúrgica programada que no se paralizó fue precisamente la oncológica, la cual continuó con renovadas medidas de seguridad. Salvo algún pequeño retardo puntual de unos días o una semana, estas intervenciones que no admiten dilación han continuado practicándose, pero cuando la pandemia fue aflojando, hubo que poner toda la atención en otras patologías, aunque solo fuese para ajustar el medicamento que toman los pacientes, como entendemos que también ocurrirá en estos meses de verano.

¿Debo entender que el verano es la mejor estación del año para poder controlar la pandemia?

Sí, pero no es a consecuencia directamente derivada del calor, sino por el hecho de que en verano dejamos los espacios cerrados para vivir todo el tiempo posible al aire libre. Procuramos tener las ventanas abiertas y las viviendas están más ventiladas, por lo que, al igual como ocurre con la gripe, la transmisión del virus se ve mermada. Como ejemplo, basta fijarnos en que el Hospital de Manacor, el día 24 de junio dio de alta al último paciente por Covid de planta perteneciente a la primera ola de contagios, hasta que el día 4 de agosto en que nos ingresaron unas personas recién llegadas en una patera, quienes una vez examinados dieron positivo a pesar de aparentar buen estado de salud. Luego volvieron a bajar los ingresos hasta que en septiembre se registraron los brotes en las Residencias de la Tercera Edad.

Algunas personas sostienen que las autoridades de nuestra Comunidad Autónoma, se han visto obligadas, aunque sea dicho exagerando un poco, a buscar un equilibrio entre no dejarnos morir por la Covid, a la ruina provocada por la paralización de nuestro monocultivo productivo que es el turismo… Insisto en que lo dicho sea exagerando un tanto.

Entiendo tal disyuntiva, pero planteada de este modo es una exageración y considero que nuestras autoridades autonómicas han apostado siempre por las personas. Por mi parte, estoy completamente de acuerdo en apostar primero por la vida, como entiendo así ha sido. Como médico estoy satisfecha por las decisiones tomadas.

Hemos iniciado nuestra conversación hablando de la nueva sección de urgencias y de resonancia. Creo que sería igualmente idóneo hablar de la ampliación del Hospital recientemente aprobada y de la que no pongo en duda que el Ajuntament de Manacor, dará su visto bueno…

Aunque sea verdad que durante todo un año solo hemos hablado del Covid, ahora toca reemprender un ambicioso proyecto fundamental para el buen funcionamiento de este Hospital Comarcal, que es la ampliación a la que haces referencia.

Supongo que este será un proyecto sobre el que no me extrañaría que hayas tenido tus dudas después de tantos retrasos y de incluso ver suspendedida una licitación, cuando ya había sido convocada y presentadas las plicas, en los tiempos de Zapatero-Antich… ¿Me equivoco?

Te engañaría si te dijera que no. Aquel Plan Director que debía iniciarse en el año 2011 cayó por la crisis de 2008 cuando estaba efectivamente en proceso de adjudicación, pero ahora desde mi optimismo natural, me pregunto si fue una suerte, ya que se trataba de un Plan Director limitado porque se había redactado en base a las necesidades hospitalarias de 2005/2006. A causa de no haber seguido aquel Plan Director, a partir de 2015 nos volvimos a ponernos a trabajar. Ahora el nuevo Plan Director está a punto de volver a salir a concurso y ya ha sido presentado a consideración del Ajuntament de Manacor e incluido en el Orden del Día del Pleno Ordinario convocado este pasado lunes 10 de mayo. Tenemos pues un nuevo Plan Director, que ha previsto un crecimiento del 70% del actual volumen de este Hospital Comarcal.

¿Cuáles son las principales obras proyectadas en este nuevo Plan Director?

El nuevo Plan Director da respuesta a muchos temas. Pero si nos hemos de centrar en los tres edificios nuevos, uno de ellos estará ubicado en el patio trasero donde estaban los antiguos tanatorios, que será destinado a edificio de servicios en donde se encontrará la central energética, central de gases medicinales, mantenimiento, cocinas etc. Por lo que respecta a las grandes cúpulas que se ven desde el exterior, éstas desaparecen. En el lugar en donde están actualmente las cúpulas, se construye un gran edificio que será el área quirúrgica para la que se añadirán dos alturas. Una será la llamada área técnica y pasaremos a disponer de 12 grandes quirófanos y un área de Cirugía Mayor de Ambulatorio CMA, dado que gran parte de la cirugía actual tiende a no necesitar de internamiento de los pacientes. Así, la gente llega al Hospital, se la interviene, se le da el tratamiento que precisa y regresa a su domicilio. Todo lo que necesite el paciente se preparará en el área de gabinetes quirúrgicos… Todo ello sin olvidar que hemos pasado a tener 12 boxes en el área de UCI.

¿Dónde estará ubicado el tercer edificio?

Será otro gran edificio en forma de L que estará situado cerca de la fachada principal y en la orientada hacia Manacor donde hay el hospital de día. El nuevo edificio tendrá dos plantas, sótano de parking y tres plantas donde encontraremos el área de ambulatorio, de consultas, gabinetes no quirúrgicos, hospital de día, diálisis y rehabilitación. Todo ello buscando potencial al máximo del concepto de Hospital Ambulatorio.

¿Qué presupuesto hay inicialmente destinado para estas obras?

76 millones de euros.

Después de esta contundente cifra y a la espera de que en esta ocasión no surja una nueva crisis financiera que desbarate o retrase de nuevo el actual Plan Director, solo me resta pedirte si puedes remitirnos algún plano o esquema de planta para que lo vean nuestros lectores y lectoras, y si consideras necesario añadir algo más.

Quisiera insistir en el reconocimiento al buen trabajo realizado por parte de todo el personal que trabaja en este Hospital… Personal Médico, Sanitario y de servicios. Su trabajo ha sido duro, necesitado de echarle coraje… y ejemplar.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba