Sin Rodeos

El reparto de los 855 millones de Europa, podría llegar tarde para algunas empresas

El profundo malestar empresarial en Balears por el incomprensible retraso en el reparto de los 855.000.000 (ochocientos cincuenta y cinco millones) de euros procedentes del Fondo Europeo, quedó claramente de manifiesto a finales de la pasada semana a través de los pronunciamientos de la patronal empresarial CAEB y PIMEM contra el Govern Balear que preside Francina Armengol, que dispone de la citada millonada para ayudas a las empresas y autónomos desde los primeros compases de 2021.

No es de extrañar que, tras tantos meses de incertidumbre y penurias generadas por la pandemia del coronavirus, los empresarios levanten la voz para reclamar lo prometido, a cuyas manifestaciones el Govern ha respondido que a partir de la próxima semana -puede que a partir del martes- las empresas y los autónomos empezarán a recibir las ayudas, citando, además, que la mayoría de empresarios autónomos que cotizan por módulos, ya las han recibido.

Desconozco si esta decisión del Govern de iniciar la próxima semana el reparto de las prestaciones, es debido a la reacción de los empresarios a tantos meses de espera. Fuera como fuere, bienvenida sea la decisión, aunque sea tarde. Una tardanza que, por desgracia, ha motivado que muchas empresas se hayan visto obligadas a echar el cierre a sus negocios. O sea que, para muchos empresarios y autónomos, las ayudas llegan demasiado tarde. Lo que debería explicar el Govern de Francina Armengol, es que ha hecho y donde tenía durante ocho meses los 855 millones de euros aportados por el Fondo Europeo para ayudar a las empresas que estaban y siguen estando con el agua al cuello. No creo que llegue la pertinente explicación al respecto.

El asqueroso mercado futbolístico

De literalmente asqueroso me atrevo a calificar el mercado futbolístico con el que los medios de comunicación, y de forma especial los deportivos, nos han bombardeado en los últimos meses y que por fin ha acabado este 31 de agosto. Los miles de millones de euros que se han barajado este verano por fichajes de gente cuya principal virtud es pegarle más o menos bien a una pelota, son una flagrante afrenta a los miles de niños y mayores que cada día mueren de hambre o por no tener las medicinas adecuadas que a nosotros nos sobran. Pues no se trata solamente de la extremada crisis económica que sufre el mundo y que ha acabado con tantas empresas y muchos miles de puestos de trabajo. En materia de fichajes de jugadores de fútbol, basta con poner un solo ejemplo de los muchos que podría citar. Se trata del presidente del Real Madrid, Florentino Pérez y su enfermiza obsesión con fichar a Mbappé, el crack del París Saint Germain, por cuyo traspaso Florentino llegó a ofrecer 200 millones de euros en las últimas horas de mercado. Una propuesta que el club de los millonarios de Catar no se dignaron contestar. Es difícil entender que un presidente, aunque sea el del Real Madrid, tras casi dos años de penurias económicas por la pandemia, se saque de la manga 200 “kilos” para intentar colmar su enfermiza, repito, obsesión con Mbappé, al que a partir de enero próximo puede tener gratis. Menos mal que esta vez el PSG no ha dejado que Florentino la cagara, como hizo cuando dejó marchar a Cristiano Ronaldo a la Juve por 100 millones, para después dilapidar unos 400 “kilos” en fichajes que ni de cerca han logrado la cincuentena de goles por temporada que sumaba el portugués, al que ahora habría podido fichar de nuevo por 15 millones más 8 por objetivos, como ha hecho el Manchester United. Ronaldo quería volver al Madrid, pero el caprichoso Florentino no lo quería..

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba