ManacorNoticias

Con menor incidencia que en la actualidad, el Govern confinaba Manacor perimetralmente en noviembre

Durante el polémico confinamiento perimetral de Manacor, el Govern se justificó con unos datos que no se reflejan en ibsalut.es

Así de claro. La incidencia acumulada por casos de Covid-19 en Balears ha batido todos sus récords y Manacor también sobrepasa todas las cifras correspondientes a los picos de noviembre y enero. Una realidad que algunos parecen olvidar mientras la comunidad acumula una incidencia de 923 casos por cada 100.000 habitantes a 14 días.

Con las medidas más relajadas desde el inicio de la pandemia y la llegada del turismo de masas, “ses Illes” vuelven a tropezar con la misma piedra. El esfuerzo de todos los residentes parecen haber sido en vano y sólo hemos aguantado algo más de un mes con la apertura total. Vuelven las restricciones, aunque, en esta ocasión, sutilmente impuestas, con el fin de no ahuyentar a los colonos civilizadores de las islas. Si pudieran poner una normativa estrictamente permisiva con los turistas y restrictiva con los de casa, seguro la pondrían. De nuevo, culpa nuestra. No dudamos que nos hayamos relajado todos en exceso, pero una vez más, el Govern no ha estado a la altura, y la responsabilidad individual, tampoco.

Comerciantes, restauradores y hoteleros pedían efusivamente el fin de las limitaciones y llegaron. Necesitábamos, como agua de mayo y de una forma directa o indirecta, la llegada de nuestros vecinos nacionales, alemanes y británicos, con el fin de alegrar la economía local. Estos últimos se resistieron algo más en su llegada y, tras el incremento de casos, los europeos piensan que, ahora que el barco se hunde, es el momento de salir por patas o, en nuestro caso, nadando.

Los positivos siguen aumentando y, en el silencio, siguen pidiendo vacunas, PCRs y antígenos. Medidas que, al fin y al cabo, la gente ha tomado para liberarse de responsabilidades y algunos se han tomado la libertad de excederse con todo cuanto han deseado. La repetida frase de “yo ya estoy vacunado” también nos ha hecho un flaco favor, desconociendo el total funcionamiento de las vacunas y creyendo ser inmortales o invisibles ante el virus.

La realidad parece ser otra y, con mejores números, Manacor en noviembre estaba confinada perimetralmente. Se cumple la profecía que decía que era simplemente una prueba piloto que, ni se ejecutó correctamente, ni salió bien. Fiasco total. El Govern Balear decidió confinar perimetralmente Manacor ciudad el 28 de octubre de 2020 con una Incidencia Acumulada a 14 días de 458 casos por cada 100.000 habitantes. Hoy, los datos reflejan una incidencia a 14 días de 750 casos (datos referentes al 25 de julio), superando el pico de los 664 casos de IA14 de aquel virulento noviembre y los 673 de IA14 de enero-febrero.

Pero los datos no terminan aquí. También debemos tener en cuenta los enfermos más graves que estaban siendo atendidos en el Hospital de Manacor; siendo 18 en planta y 3 en UCI cuando el Govern decretó el confinamiento perimetral; y 13 en planta y 6 en UCI cuando se prolongó el confinamiento 15 días más hasta el 24 de noviembre. Hoy, con datos referentes al 27 de julio, los hospitalizados suman 20 ingresos en planta y 3 en UCI. Datos que esperábamos observar con mayor contraste debido al amplio número de vacunados en las islas, estando el 70% de residentes vacunados con una dosis.

Aun así, no cabe duda de que la tasa de mortalidad se ha reducido exponencialmente y este es un dato relevante que tranquiliza y debe tranquilizar a muchos. Aun así, el virus sigue campando a sus anchas y, por lo menos curioso nos parece el contraste de decisiones tomadas desde el Govern Balear, teniendo en cuenta antes la estacionalidad que la incidencia acumulada.

Dicho esto, y cuando nos dirigíamos a poner punto final al escrito, una serie de datos incongruentes han atraído nuestro interés y curiosidad, observando algunas anomalías que merecen ser descritas. Analizando las distintas noticias y ruedas de prensa del Govern Balear referentes al levantamiento del confinamiento perimetral de Manacor, escuchamos una afirmación de la señora portavoz del ejecutivo, Pilar Costa, que captó nuestra atención. En la rueda de prensa del 23 de noviembre, la portavoz dijo textualmente… “recordar que, el 2 de noviembre, y en el momento cuando se daban las peores cifras en Manacor, ese mismo día estábamos en una incidencia acumulada a 14 días de más de 1.000 casos, concretamente 1.054 casos por 100.000 habitantes, cuatriplicándose los datos referentes al conjunto de las Illes Balears”. Una afirmación que, tras haber analizado exhaustivamente los datos de la página oficial y visor de ibsalut.es, no coincidían en nada. El Govern, en esa rueda de prensa, tras haber aislado Manacor ciudad casi un mes entero, aprovechaba para justificar el polémico confinamiento soltando un dato que, a fecha de hoy, no aparece en ningún registro. La fecha a la que se refiere la portavoz, en los datos actuales de ibsalut.es, aparece una incidencia de 626 casos por cada 100.000 habitantes a 14 días y el pico lo ubica tres días después, el 5 de noviembre, en 665 casos de IA14. Permítannos que dudemos de los datos ofrecidos por el Govern o, por lo menos, por las cifras que ibsalut.es expone en su web. O bien alguien se ha equivocado gravemente, o bien algunos pretenden mentir en algo tan delicado como es la Covid-19. Juzguen ustedes mismos.

Opinión

Aunque la situación parezca ahora muy diferente, la Covid-19 sigue en activo. La finalidad de dicho artículo no es asustar ni mucho menos, sino arremeter contra todos los políticos por las decisiones tomadas a lo largo de este más de año y medio de pandemia. Esto sería lo fácil, y resultaría poco profesional por nuestra parte el opinar banalmente sobre un tema del que no somos, igual que la mayoría, expertos en materia. El objetivo es poner conciencia ciudadana a una situación que algunos venden como finalizada, otros como controlada, muchos otros como descarrilada, e incluso algunos como inexistente. Nos es muy fácil perder el sentido común de vez en cuando y “compramos” lo primero que nos parece medio lógico, sin darle ni siquiera una media vuelta de tuerca.

No desmintamos ni afirmemos tan rotundamente sobre un tema tan delicadamente complejo que, solo el tiempo dará la razón a los estudiosos e ilustres científicos y pensadores que debaten entre ellos y van experimentando sobre una materia aún muy desconocida. Cada día se avanza, y dejamos atrás paradigmas antiguos que hace a lo mejor, tan solo dos semanas, eran verdades como puños. No pasa nada, estamos aprendiendo y corrigiendo. No queramos la verdad por inmediatez, demos tiempo y adaptémonos a los tiempos que vivimos, dando espacio a las emociones que muchos estamos descuidando.

La gestión emocional está sufriendo el vaivén de decisiones que el viento mueve como restricciones quincenales prorrogables o derogadas de un día para otro. Nadie nos preparó para esto y debemos poner nuestro granito de responsabilidad en el asunto desde el desconocimiento completo de la Covid- 19. Sentido común individual y experiencia personal.

No pido que se crean lo que yo pueda contarles. Experimenten consigo mismos y en su entorno. Allí encontrarán la respuesta. Sean respetuosos con los demás y tengan criterio propio. Ni porque las normas ahora dictan la apertura total; ni cuando Manacor estaba encerrado de par en par eran las normas más cabales del mundo, pero no podemos desprendernos tan fácilmente de la responsabilidad individual. Todos debemos ser conscientes de nuestro entorno y comprender los límites en los que podemos intervenir y sumar en sociedad. Ese es el objetivo.

Los científicos no pueden remar solos, los políticos tampoco, y el pueblo merece ser escuchado, pero debe hablar desde la empatía. ¿Qué sentido tiene ir ahora mismo a una fiesta de 250 personas? ¿Qué sentido tiene llevar una mascarilla en medio del campo en soledad? Nada tiene más sentido del que le ponemos nosotros mismos. No esperen la norma para no hacer. Miren, observen y comprendan su entorno y sean responsables de sus actos. Conciencia de una situación que solo vende humo y compramos la hoguera por la necesidad de creer en algo. Confíen y no tengan miedo, respeten y sigan las normas, aportemos algo mejor a la sociedad. Cuiden su salud emocional y asuman la responsabilidad que les pertenece y les hace dignos de ser personas. Nos equivocaremos mucho, por ello no defiendan inamoviblemente una idea; podemos cambiar de opinión. Políticos y científicos han asumido la responsabilidad que la sociedad no quiere tener, porque siempre es más cómodo criticar a aquel que falla el penalti… que lanzarlo uno mismo.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba