“Reconozco que los políticos nunca hemos tenido la firme voluntad de organizar correctamente el sistema administrativo”

0

Charla-entrevista con el Edil manacorí Joan Gayà (1ª parte)

“Reconozco que los políticos nunca hemos tenido la firme voluntad de organizar correctamente el sistema administrativo”

Antoni Sureda P.

El Concejal por MÉS-Esquerra, Joan Gaià Mascaró, miembro del equipo de gobierno en el Ajuntament de Manacor, no es Delegado titular de una de las clásicas, grandes y genéricas Áreas de Gobierno. Tampoco ejerce como teniente de Alcalde, siendo sus Delegaciones Especificas o Especiales centradas en la “Gestión e impulso de toda actividad relacionada con el personal municipal – Participación Ciudadana – Asociacionismo – Voluntariado y Registro de Entidades Ciudadanas”. Asume plenamente la responsabilidad de los políticos en la deficiente Administración Pública y apuesta por una reestructuración de la misma, buscando la eficacia que entiende como existente en la Administración privada. Joan, tiene 34 años y es un Politólogo Licenciado en Ciencias del Trabajo y en Ciencias Políticas, teniendo además un Máster en Recursos Humanos.

– Joan. ¿No es algo complicado ser Delegado Especial, también señalado como Específico, de actividades correspondientes a distintas Áreas Genéricas dirigidas por socios de gobierno, que como tales socios representan a otros partidos y por la resolución del nombramiento por parte del Alcalde, dichos delegados o delegadas Genéricos tienen la facultad de supervisar tu trabajo?

– Al ser parte del grupo que accede a la Alcaldía y también el más numeroso del actual pacto de gobierno, en buena lógica hemos ofrecido las grandes Áreas de Gobierno a nuestros compañeros de viaje. En cierta manera y si quieres exagerando un poco, nos hemos quedado con algunas responsabilidades que no apetecían demasiado a nuestros socios. Concretamente y a modo de ejemplo, en el Área de Políticas Transversales, nuestra intención inicial era la de llenarla de más contenido, como por ejemplo el tema de la comunicación. Pero como es bien sabido, todo pacto obliga a una negociación y requiere hacer cesiones en muchos temas. De todas formas no quisiera que estas palabras desvirtuasen lo que califico como lo mejor que conseguimos: Formar un equipo cohesionado de trabajo y que tiene muy claros sus objetivos de conjunto. A la hora de consensuar los temas, los “rangos” no tienen el peso que desde fuera podría parecer.

– Siguiendo con la resolución de los nombramientos firmados por el Alcalde, podemos leer que tu responsabilidad incluye la “Gestión y el impulso de toda la actividad relacionada con el personal municipal”. Esta es una delegación de mucho peso, pese a que lo que pueda concretarse en la resolución final, en caso de que afectase a los derechos de un funcionario, tendría que tomarla el Alcalde, por ser una de las competencias indelegables por ley.

– Efectivamente es así. Considero además, que este es un motivo más que suficiente para que el miembro del Consistorio a quien sea haya delegado la competencia, deba ser de la máxima confianza del titular de la Alcaldía, que es quien en un caso extremo tomará la decisión final, siempre ajustada a la ley.

– Veo que no está en tu ánimo tomar el atajo tan frecuente en algunos políticos, de las altisonantes declaraciones a la prensa.

– Ni por asomo. Soy muy consciente de que formo parte de un equipo de gobierno en donde no tienen cabida las salidas de tono. También soy un hombre de partido que procuro y procuraré siempre responder a los compromisos adquiridos con mis compañeros. Algunos incluso bromean a propósito de tener mi despacho tan cerca del que ocupa el Alcalde. El capítulo de Recursos Humanos es muy importante, porque el Ajuntament tiene muchos trabajadores y para conseguir una buena administración municipal es importante tener el apoyo de los trabajadores.

– ¿De cuántos trabajadores estamos hablando actualmente?

– Aproximadamente el Ajuntament de Manacor tiene unos 400 trabajadores.

– ¿Contando la plantilla de la Policía Municipal?

– Efectivamente, cuento en ellos a los miembros de la Policía Municipal.

– Corrígeme si me equivoco, pero creo que hace algunos años el Ajuntament de Manacor tenia más trabajadores…

– No te equivocas, porque es cierto. Desgraciadamente en algunos casos la situación es grave. Concretamente por lo que respecta a la Policía Municipal, tiempo atrás llegó a tener hasta más de cien efectivos, y ahora son ochenta.

– Perdona si no lo entiendo. Según recuerdo de otros tiempos, debo suponer que no será por falta de posibilidad de contratación sustituyendo a los que se jubilan, siempre y cuando la plaza en cuestión esté creada y dotada económicamente.

– Este es el problema precisamente. La gente que había gobernado antes de nosotros y que van de tan buenos gestores, dejaron sin cubrir plazas que estaban creadas y dotadas. Hay ahora menos trabajadores en el Ajuntament de Manacor que hace un año. Hemos cubierto todas las plazas posibles, pero no hemos podido crear de nuevas, porque actualmente por ley no nos está permitido hacerlo.

– ¿Te han generado conflictos todas estas cuestiones derivadas de las posibles demandas y quejas de los distintos responsables de Departamentos Municipales?

– No he tenido conflictos porque todos los responsables de los distintos departamentos conocen la situación existente y particularmente también conozco el tema, como Politólogo Licenciado en Ciencias del Trabajo y Ciencias Políticas, teniendo además un Máster en Recursos Humanos. Desgraciadamente el Ajuntament de Manacor está muy mal estructurado, tanto a nivel organizativo de Áreas de Gestión, como también a nivel de Recursos Humanos. Surgen algunos conflictos porque incluso hay algunos trabajadores que puede que no tengan muy claro a que Departamento pertenecen o que trabajos deben realizar. Se llevan 20 años hablando de la RPT del Ajuntament de Manacor… y te lo voy a decir muy claro: No hay una relación de puestos de trabajo en nuestro Ajuntament porque no hay un organigrama claro de la casa, ni de los distintos Departamentos.

– ¿Qué fue de aquella relación de puestos de trabajo de hace como muy bien dices algo más de 20 años?

– Entre por un lado la presión de los sindicatos y la postura adoptada por los Consistorios anteriores, se propició que nunca se pudiera llegar a un acuerdo. Aparte de ello, el que se haga una evolución de puestos de trabajo en el Ajuntament de Manacor o en el de Olot, al igual se opta porque un auxiliar administrativo realice unas funciones diferentes en un sitio o en otro. Esto solo pasa en la Administración Pública. En el ramo de la construcción, valga solo como ejemplo, ya sea en Villanueva de la Serena o en Sant Llorenç, los dos auxiliares realizarán siempre la misma función. Este tipo de comportamientos que, insisto, sólo se dan en la Administración Pública, propician situaciones como las que nos encontramos. No nos queda otra alternativa que reconocer que los políticos nunca hemos tenido la obsesión o la firme voluntad de organizar correctamente el sistema administrativo. El mercado libre ha evolucionado y la Administración no.

– ¿Tiene algo que ver en todo esto el digamos paraguas protector o seguro de puesto de trabajo del funcionario, y la carencia de él en el sector privado?

– Particularmente prefiero definirlo en que la figura del funcionario público no se ha sabido adaptar a los nuevos tiempos siempre cambiantes. Reconozco que los funcionarios tienen unas responsabilidades especiales, pero insisto en que les falta adaptación a los tiempos actuales. También debo añadir que esta situación es más culpa de los políticos que de los propios funcionarios. Basta fijarse en la estructura de funcionamiento del Ajuntament de Manacor, para ver a las claras que dicha estructura prácticamente en nada ha cambiado en los últimos 15 años.

– ¿Cabría hablar de cierta desidia por su parte?

– No, más bien entiendo que lo correcto sería achacarlo a la desorganización de todo el sistema. No negaré que en ocasiones pueda darse algo de apatía a causa de un sistema que no funciona correctamente, pero la gran lacra en la Administración Municipal es la falta de una buena organización. Nos guste o no, los fallos en este apartado son realmente patentes.

– Al exponer que el problema de la Administración Pública, reside muy especialmente en la desorganización ¿definirías como bueno o aceptable el trabajo de los funcionarios y empleados municipales?

– Sin duda alguna. Me consta que los funcionarios trabajan bien y están muy bien preparados para realizar su trabajo. A riesgo de reiterarme en exceso, lo que realmente falta es una adaptación a las necesidades actuales y esta, nos guste o no, es una responsabilidad política que no nos queda más remedio que asumir. Creo firmemente que es posible cambiar las cosas y que los técnicos que conocen las carencias del sistema pueden ser una buena ayuda para el cambio necesario. Últimamente hemos reestructurado el Departamento de Servicios Sociales y ahora estamos trabajando entorno a la Brigada Municipal, contando con la colaboración del técnico que la dirige. Tanto dicho técnico como nosotros entendemos que la Brigada Municipal actualmente sigue funcionando como 30 años atrás. (continuará…)

Deja una respuesta