Pedro Barbadillo, máximo responsable de la Mallorca Film Comission

0

Pedro Barbadillo, máximo responsable de la Mallorca Film Comission

“La pandemia va a igualar de una forma más rápida el protagonismo entre las salas de cine y las plataformas audiovisuales”

José María Sánchez

Esta es su segunda entrevista para “Manacor Comarcal”, la primera que efectúa pasado el confinamiento. Ha trabajado como periodista o productor de proyectos audiovisuales, aunque desde hace años dirige la Mallorca Film Commission, un órgano que forma parte de la Fundació Mallorca Turisme del Consell, y que se encarga de organizar todos los rodajes de “ses Illes”. Confinado a causa de la Covid-19, Pedro Barbadillo (Sevilla, 1956) responde a diversas preguntas relacionadas con el sector, al tiempo que nos cuenta las últimas novedades vinculadas a la Mallorca Film Commission, que no son precisamente pocas en este año tan atípico.

– Hace tan solo unas semanas se celebró la décima edición del Atlántida Film Festival. Más allá de todas las medidas sanitarias que tuvisteis que implementar para que el festival se llevase a cabo, entiendo que celebrar un acontecimiento como este, en plena pandemia, tuvo que ser toda una liberación para vuestra entidad….

– Así es, fue muy importante para nosotros que el festival se pudiese celebrar, aunque fuera con algo de retraso. A pesar de todas las medidas que tuvimos que tomar para que el evento se pudiera materializar con éxito, reconozco que celebrar el Atlántida fue todo un soplo de aire fresco para la Mallorca Film Commission. Tuvimos una audiencia más que notable de público, del mismo modo que también registramos un seguimiento online espectacular, lo que demuestra la más absoluta consolidación de un evento que ya es vox populi en Mallorca durante los últimos años.

– Apenas unos días después de nuestro primer encuentro en abril, el Gobierno aumentó los incentivos fiscales para atraer un mayor número de rodajes internacionales al país. ¿Qué beneficios puede obtener Balears de este nuevo marco fiscal?

– Son muchos los beneficios, la verdad es que recibimos la noticia con una gran satisfacción en su momento, ya que esos incentivos aumentan mucho la competitividad no solo de Mallorca, sino de todo el país en cuestión de rodajes audiovisuales. Hay que tener en cuenta que esta era una petición muy recurrente dentro del sector. De hecho, más allá del aumento de la competitividad, que eso es indudable, este nuevo marco fiscal en el sector audiovisual va a generar una mayor actividad económica no solo en nuestro sector, sino también desde el punto de vista turístico o del transporte. Por tanto, hablamos de una operación redonda, que sitúa a España como un destino referente de toda clase de rodajes audiovisuales.

– Ya que estamos hablando del Gobierno y de su función en la cultura, me gustaría que nos comentara como ha ido evolucionando la comisión interterritorial del Ministerio de Cultura durante estos últimos meses. ¿Han llegado a más acuerdos relevantes?

– A pesar de que esta entidad no es un organismo decisorio, y se encarga más de coordinar toda la información del sector audiovisual del país, también es cierto que durante estos últimos meses esta comisión ha abordado de una manera muy profunda el tema de la sostenibilidad en los rodajes. Esto es algo que en los próximos meses se seguirá trabajando, para que todo el tema de la sostenibilidad en los rodajes tenga una legislación acorde al tiempo en el que vivimos.

– Después de un tiempo considerando esa opción, finalmente el pasado mes de mayo, la Mallorca Film Commission firmó un acuerdo con todos los municipios mallorquines, con el fin de promover todo tipo de rodajes en cualquier parte de la isla. ¿Cómo valora este pacto?

– Considero que es un acuerdo positivo, ya que son muchos los Ayuntamientos que se han adherido a este pacto, entre ellos el Ayuntamiento de Manacor. De hecho, algunos de esos Ayuntamientos ya han incluido en su normativa municipal unas ordenanzas vinculadas al tema de los rodajes, aunque muchos de esos decretos aún no se han podido desarrollar lo suficiente, a causa del retraso provocado por la crisis sanitaria. De todos modos, tarde o temprano estas leyes se podrán sacar adelante con más facilidad, y serán más los municipios de Mallorca que no solo se beneficiarán de la actividad económica generada por esos rodajes, sino también de una mayor promoción turística.

– ¿En qué estado diría usted que se encuentra la Mallorca Film Commission en la actualidad, después de la crisis provocada por la Covid-19?

– Los daños de la Covid-19 en nuestro sector han afectado mucho en el sentido de la suspensión o aplazamiento de rodajes. Aunque es cierto que algunos de esos rodajes los hemos podido recuperar en estos últimos meses, creo que es indudable que al igual que el resto de los sectores, nosotros también nos hemos visto afectados por este parón de varios meses, y nos va a costar todavía un tiempo recuperarnos del todo.

– Entiendo que gran parte de los proyectos suspendidos (o aplazados) que han perdido a causa de la crisis, proviene más de la cancelación de anuncios publicitarios, y no tanto del cine o las series…

– Sí, en gran parte ha sido así, y eso se debe principalmente a que el cine y las series tienen unos plazos más largos, y pueden aplazar sus proyectos con una mayor facilidad. Eso es algo que no sucede en el mundo de la publicidad, donde todo es mucho más inmediato y los plazos son mucho más estrictos.

– En estos últimos meses de vuelta al trabajo, ¿qué ha sido lo más difícil de sobrellevar en la Mallorca Film Commission?

– Sin ninguna duda, a nosotros nos ha afectado (y nos sigue afectando mucho) estos avances y retrocesos que se producen en los protocolos sanitarios a lo largo de casi cada semana. Rodajes que en teoría se iban a efectuar aquí, al cabo de unos días dejan de ser inviables dado a que los protocolos sanitarios se han endurecido. Y del mismo modo, a la inversa. Todo esto ha provocado muchísimo trabajo en nuestro departamento, así como algo de inestabilidad a nuestra agenda de cada semana. Como bien sucede en muchos otros trabajos, planificar en este momento acaba muchas veces en una tarea inútil.

– Por el contrario, ¿ha existido algún asunto que temían durante el confinamiento, y que luego se ha resuelto mejor de lo que esperaban?

– La verdad es que había mucho temor por parte de los productores a que fuera prácticamente imposible rodar con actores, muchos veían que iba a ser muy difícil rodar gran parte de las escenas, ya que en muchas de ellas se requiere un mínimo de proximidad entre los actores. Sin embargo, después de los rodajes que se han ido haciendo en los últimos meses, se ha ido viendo que este asunto no ha sido tan problemático como se esperaba, a pesar de que se hayan tenido que reescribir algunos guiones para no complicar demasiado este tema.

– Antes de acabar, Pedro, me gustaría que me diera su diagnóstico sobre la situación que padecen los cines en la actualidad. Hace tres meses que gran parte de los cines empezaron a abrir sus puertas -el de Manacor, sigue cerrado-. ¿Cree que está funcionando bien la reapertura?, o aún es un poco pronto para saberlo…

– Bajo mi punto de vista, la situación de las salas de cine tiene una triple problemática por el momento. Por un lado, está la implementación de los protocolos sanitarios, que conlleva a una reducción del aforo en las salas de exhibición. En segundo lugar, creo que también hay que tener en cuenta la propia reticencia de los espectadores a acudir a sitios cerrados con gente que no es de su entorno cercano, aunque también existe un tercer factor, que pienso que es fundamental; hablo del aplazamiento de un gran número de películas, que está provocando un atasco enorme en toda la cadena de valor de los profesionales del mundo audiovisual. Esto está provocando mucha inseguridad a la hora de lanzar una película al mercado, ya que no se sabe cuándo se va a poder estrenar esa película, si es que finalmente se estrena. En definitiva, creo que estamos en un momento de transición en el sector audiovisual, y puede que la pandemia iguale en un futuro el protagonismo entre las salas de cine y las plataformas audiovisuales como Netflix, HBO o Disney.

Deja una respuesta