ActualidadEntrevistasIslas Baleares

Javier Torres, decano del COPIB: “Necesitamos con urgencia que todos los institutos de Balears cuenten con un psicólogo”

Dos años después de su última entrevista para este medio, Javier Torres, decano del COPIB (Col.legi Oficial de Psicologia de les Illes Balears), analiza cómo la pandemia ha afectado a la salud mental de los ciudadanos illencs.

  • Javier, han pasado dos años desde nuestro último encuentro, tiempo suficiente para que la pandemia ya se empiece a ver con más distancia. De este modo, ¿qué análisis haces de las secuelas que ha dejado ésta en nuestra salud mental?
  • Hace justo dos años, cuando la pandemia empezó a aflojar, en los medios se hablaba de esa ola de salud mental que iba a llegar a los centros de salud. Por desgracia, esa ola ha sido más bien un tsunami, un tsunami que ha venido para quedarse. Las peticiones de ayuda psicológica han crecido exponencialmente en estos dos últimos años, del mismo modo que las muertes por suicidio se han disparado. Y no hablemos ya de la gran cantidad de pacientes con transtornos de ansiedad o depresión, o del creciente número de jóvenes que se autolesionan. Todo esto, en parte, se debe a la pandemia, aunque existen otros factores.
  • ¿Cuáles son esos otros factores?
  • Por un lado, las típicas causas que pueden producir algún tipo de problema psicológico: conflictos de pareja, violencia de género, duelos no resueltos… Por otro lado, está la incertidumbre ante el contexto económico y social actual, esa falta de trabajo, que en muchos casos es sinónimo de una falta de futuro, también es en gran parte causante de esos problemas de salud mental.
  • Entiendo que el perfil de los pacientes es más variado que nunca…
  • Así es, es tan variado que resulta imposible hablar de un perfil. Es un perfil muy amplio, imposible de acotar. Hay clase social alta, clase social baja, gente con estudios o sin ellos, gente de aquí o gente de fuera, hombres, mujeres, jóvenes, ancianos… Lo bueno de ser un perfil tan amplio, es que eso ha servido para quitar ese estigma de que la salud mental es algo que solo afecta a unos pocos. Por suerte, la pandemia ha servido para normalizar la consulta al psicólogo, aunque también es cierto que existen otros temas como el suicidio, en los que aún queda por delante una gran labor de desestigmatización.
  • Unos datos, los del suicidio, que son muy preocupantes…
  • Sí. De hecho, en Balears tenemos una tasa de suicidio un poco superior a la media. Personalmente, me preocupa mucho este tema, sobre todo desde el punto de vista de los adolescentes. Durante estos dos últimos años han aumentado muchísimo las autolesiones y los intentos de suicidio, ya sea en el ámbito escolar o en el ámbito familiar, y creo que hay que hacer una llamada de atención respecto a este problema. Por eso, desde el COPIB llevamos muchos meses insistiendo en la necesidad urgente de que todos los institutos de Balears cuenten con un psicólogo en su plantilla.
  • Hemos hablado de los pacientes, pero ¿qué sucede con los psicólogos de las islas? ¿Cómo están sobrellevando esta avalancha de pacientes?
  • Pues mal, la verdad. Desde hace muchos meses hay una saturación brutal en los centros de atención psicológica, tanto públicos como privados. Nunca hemos tenido unas listas de espera tan largas como ahora, lo que pone de relieve la necesidad de implementar más recursos, de forma urgente, para los profesionales de la salud mental de Balears. Si esto no se hace, la medicalización de la ciudadanía irá cada vez a más.
  • De hecho, hace unos meses se confirmó que España es el país con mayor consumo de tranquilizantes del mundo…
  • Exacto, y Balears es uno de los mejores ejemplos de lo que me estás diciendo. Dado que el número de profesionales que tenemos en las islas es tan escaso, y los minutos que se dedican a los pacientes son tan pocos, muchos de esos pacientes deciden medicarse por su cuenta, lo que entraña numerosos riesgos. Con eso no quiero decir que no se consuman psicofármacos, lo que quiero decir es que una parte importante de esa gente que consume ansiolíticos o antidepresivos no lo hace de una forma controlada, bajo prescripción médica. Esto no debería ocurrir, y sin embargo ocurre, porque hasta hace nada, pensábamos que la salud mental no era tan importante como la salud física.
  • Estoy pensando que, a causa de esta saturación, habrá incluso psicólogos que hayan visto afectada su salud mental, ante esa imposibilidad de ayudar a todos esos pacientes que están en lista de espera…
  • Por supuesto, eso está ocurriendo. Yo tengo contacto con muchos profesionales de Balears, y lo que se percibe en ellos es una impotencia muy grande, al no poder ayudar lo suficiente a toda esa gente que lo está pasando mal. Precisamente hoy he hablado con un psicólogo que me ha dicho que tenía la agenda bloqueada hasta el mes de mayo. Claro, eso provoca impotencia, porque la gente sigue llamando para ser atendida cuanto antes. Los pacientes no quieren ser atendidos en mayo, ellos quieren ir a la consulta cuanto antes, ya que de aquí a mayo, probablemente su estado sea peor que ahora. Es mucha impotencia e inquietud por toda esa gente a la que podrías ayudar y no puedes.
Javier Torres
  • ¿Has tenido algún contacto reciente con el Govern, para tratar estos temas?
  • Sí, desde el COPIB hablamos con regularidad con el Govern, y más ahora. A mí me consta que el Govern está haciendo todo lo posible por aportar soluciones a un conflicto tan grave como éste, pero claro, no es fácil. Ahora mismo está intentando actuar de la forma más rápida posible, y por eso han priorizado el aumento del número de psicólogos en los centros médicos de atención primaria. Eso ayudará a reducir las listas de espera de una manera rápida y efectiva, aunque aún quedan muchas más acciones pendientes, si queremos solucionar este conflicto de la manera adecuada.
  • ¿Cuáles son esas otras acciones, más allá de aumentar el número de psicólogos en la atención primaria?
  • Bajo mi punto de vista, existen tres puntos básicos para mejorar el bienestar mental de los ciudadanos de Balears. En primer lugar, apostar por la prevención a todos los niveles: escolar, social y familiar. El problema que tiene la prevención es que no vende, no da resultados a corto plazo. Dicho de una forma más clara, no da votos, y eso hace que la administración se muestre algo más reticente a apostar por ella. Aun así, pienso que la prevención es muy importante. Si no se apuesta por ella desde la infancia, dificílmente vamos a mejorar. En segundo lugar, me gustaría insistir en la importancia de reducir la tasa de suicidios. Esto es algo que no sale en la prensa, y que debería estar más presente en el debate público. Y en tercer y último lugar, es indudable que hay que dedicar más recursos a la salud mental. Si no lo hacemos ya, nos vamos a encontrar de aquí a unos años con verdaderos problemas…No me gusta ser pesimista, pero la realidad es la que es. Ahora que por fin nos hemos dado cuenta de que la salud mental es tan importante como la salud física, creo que ha llegado la hora de demostrarlo en todos los niveles.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba