Entrevistas

Interesante entrevista al ex-Batle de Manacor, Toni Pastor, en un click: “Lo conseguido por Coalición Canaria es un buen ejemplo de lo que podemos obtener mediante la unión de pequeños grupos municipales”

Antoni Sureda P. 

En tres periodos consecutivos, Antoni Pastor i Cabrer fue elegido Alcalde, con la particularidad de ser el candidato a la Alcaldía por la única lista que en Manacor hasta el momento ha conseguido la mayoría absoluta de las actas de los miembros que componen el Consistorio. En su larga carrera política fue además Concejal, director General de Joventut y Parlamentario portavoz del Partido Popular. 

Pastor rompió amarras con su partido ante el empecinamiento del que fuera Presidente de la Comunidad Autónoma, José Ramón Bauzá, al imponer un “tri-lingüismo” a marchas forzadas y enfrentado prácticamente con toda la comunidad educativa. 

– Desde nuestro último encuentro de hace unos meses, no hemos vuelto a tener noticias directas sobre aquel intento de unir pequeños y no tan pequeños grupos políticos locales, para tener presencia en el Consell, en el Parlament Balear y, si vienen bien dadas, en el Parlamento a nivel de Estado. 

– Como te informé en su día, hace algunos meses diversas personas se pusieron en contacto conmigo, con la finalidad de que nos planteáramos la viabilidad de un nuevo proyecto político, pero que fuera algo diferente a los hasta ahora existentes. De salida, la referencia sería que no nos impusiéramos la disciplina de partido para una nueva formación política, sino una libre confluencia de los diferentes grupos políticos existentes en las distintas poblaciones de “ses Illes”. Nunca hablamos de un nuevo partido, sino de una unión de grupos independientes en todo lo que a su municipio se refiere, pero organizados en lo concerniente a los intereses comunes como Comarca, Consell Insular y Comunidad Autónoma. Conseguir este objetivo tiene algunos inconvenientes, pero también grandes ventajas en todo lo que afecta a los mencionados intereses comunes. 

– ¿Tiene esta figura, a caballo entre partido político y convergencia de grupos, alguna referencia actual a nivel de Estado? 

– Tiene y ha tenido diversas referencias, como lo es actualmente la Coalición Canaria, que a pesar de que se entienda como un partido político, nació y conserva la estructura de una coalición de grupos políticos independientes y de diversos municipios. Son unos grupos que siguen manteniendo su autonomía plena a nivel municipal. Cuando hablo de ventajas, no solo me refiero a no estar sometidos a una disciplina de partido por lo que respecta a su municipio, sino también a más facilidades de confluir con fuerza en intereses de ámbito supra municipal previamente consensuados entre los diferentes grupos que componen la coalición. Lo conseguido por la diputada de Coalición Canaria cuando los Presupuestos Generales del Estado, es un buen ejemplo de lo que se puede obtener mediante la unión de pequeños grupos municipales. 

– ¿Sería suficiente conseguir esa coalición a nivel de grupos municipales solo mallorquines, dejando a parte Menorca, Eivissa y Formentera?  

– Inicialmente solo nos habíamos planteado la unión de Grupos Municipales a nivel de la isla de Mallorca, pero a efectos de conseguir representatividad en el Parlamento del Estado, sería más necesario que conveniente, el poder incluir en la coalición a Grupos Municipales de Menorca y Eivissa, incluyendo por supuesto a Formentera. Me consta que se han solicitado varias consultas en la digamos deriva Comunidad Autónoma donde se incluirían Menorca, Eivissa y Formentera, pero hasta el momento los temas se han planteado más seriamente solo a nivel de la isla de Mallorca. Por el momento han trascendido nombres de algunos grupos independientes, pero hasta el momento los movimientos son en el ámbito interno de cada uno de estos grupos, como ocurre en Binissalem, Santa Margalida, Porto Cristo, Pollença, Sa Pobla, Palma y otros. Celebramos muy especialmente que en Palma se haya constituido un grupo, porque si hoy en día dejamos fuera a Palma, las posibilidades serían muy limitadas y perderíamos de vista el primer objetivo a conseguir, que es el de la representación a nivel Insular y Balear. Para entender mejor la cuestión, cabe no olvidar que algunas de estas poblaciones de Mallorca, son gobernadas por un Alcalde o Alcaldesa de un grupo independiente. No quieren perder su autonomía, pero al mismo tiempo pretenden tener representación en el Consell y en el Parlament Balear para reivindicar el derecho a la atención a las necesidades de sus respectivos municipios. 

– ¿No sería bueno que, a estas alturas, se hubieran dado algunos pasos más adelante en la exposición de esta iniciativa? 

– A nivel particular, el contacto de personas y representantes de grupo se ha mantenido, pero siempre hemos tenido que soportar el hándicap de no poder organizar encuentros ni reuniones por las imposiciones propias de todo este largo e interminable año de lucha contra el virus de la Covid-19. La inmensa mayoría de contactos se han pospuesto, porque entre los participantes de la iniciativa hay Alcaldes que, en buena lógica, han dado prioridad a centrarse en los quehaceres de la especial atención hacia la ciudadanía en estos tiempos de pandemia. Los Alcaldes y otros responsables municipales no han encontrado antecedentes por los que regirse en la situación creada y no pueden ni quieren entretenerse en otras cuestiones. Hay tiempo todavía para definir las líneas de actuación de la futura coalición, pero eso será mas adelante. 

– La referencia a que hay Alcaldes y Alcaldesas en el grupo de coalición que se pretende formar, obliga a poner atención a uno de los fenómenos evolutivos de nuestro periodo democrático: en un principio surgieron numerosos grupos políticos que inicialmente no aceptaron la militancia en un partido político, pero que paulatinamente fueron afiliándose a ellos. Ahora, estamos viviendo un nuevo resurgir de pequeños grupos y partidos que no quieren estar sometidos a una disciplina centralista y optan por la independencia de aquellos mismos partidos… ¿Qué está ocurriendo a tu entender? 

– Creo que la figura de los Partidos Políticos está en decadencia, y en esto, todo el mérito lo tienen los políticos. La gente ha dejado de creer en los partidos. Para poner un ejemplo, basta observar a la Presidenta Francina Armengol, de la que estoy convencido de sus buenas intenciones de lucha por conseguir lo mejor para sus conciudadanos. Armengol, ha tenido que vivir muchos episodios en que su disciplina de partido ha prevalecido sobre lo que ella entiende como la mejor para los ciudadanos. Quienes hemos militado en un gran partido, es verdad que nos hemos sentido cómodos, arropados y con medios, pero en demasiadas ocasiones nos hemos visto obligados a tener que ir en contra de lo que consideramos mejor y más de provecho para con nuestros conciudadanos. Esto está provocando el nuevo nacimiento de grupos que tienen muy clara su vocación municipalista. Creo que es bueno que aúnen esfuerzos para defender los intereses de sus municipios en el Consell, en el Govern Balear, pero sobretodo en Madrid. Hemos empezado hablando de Coalición Canaria, y basta repasar lo que la única diputada de la Coalición ha conseguido para los municipios de Canarias.  

– ¿Te has preguntado alguna vez cómo es posible que los partidos de corte nacionalista, formasen la coalición que formasen, nunca consiguieron un parlamentario en Madrid, y los nuevos partidos como Podemos y Vox, los consiguieron a la primera? 

– El fenómeno de Podemos creo que sale por la desesperación de la gente en unos momentos de una grave crisis, cuando surge un partido que focaliza la protesta de un sector de la población y que además en sus inicios lo hace muy bien y consigue captar la atención de esta gente. Por otro lado, el surgir de Podemos y su posicionamiento, favorecen en gran medida el ascenso de Vox. Estos partidos extremos en la política española actual, son a mi entender como unos mecanismos de defensa de la sociedad frente al progreso del otro. Es algo así como el refugiarse en el otro extremo para intentar evitar lo que teme. Personalmente nunca me han convencido ni uno ni otro, porque considero que los posibles acuerdos siempre están más próximos a una posición de centro que en una extrema.  

– Dado que en el momento de presentarse Podemos, seguí su evolución en las reuniones asamblearias de sus “Círculos”, observé una casi inexistente carga ideológica inicial, en donde cabían gentes unas más a la izquierda o a la derecha, pero siempre en busca de una administración transparente y sin corrupción. Ahora, su carga ideológica es la más de izquierdas de todos los grupos parlamentarios. 

– Particularmente, estoy convencido que nació para estar donde está ahora. Aquel mensaje original entró bien a los ciudadanos necesitados de algo semejante. He tratado con representantes de Podemos, y me consta que hay personas muy válidas en sus Círculos, pero que actualmente mantienen posicionamientos muy negativos para el País. Buscar siempre la confrontación social es negativo, y más todavía cuando estamos acorralados no solo por la crisis sanitaria, sino también por la económica y con el añadido de una confrontación social. Entiendo que la actual política de Podemos es irresponsable y dañina para el conjunto del Estado. 

– ¿Te imaginaste alguna vez encontrarte con una representación política en el Congreso de los Diputados en que, en representación de nuestra Comunidad Autónoma, se repartirían los escaños por un igual el Partido Popular, el PSOE, Unidas Podemos y Vox? 

– Era muy difícil de imaginar. Todo ello es fruto del gran cambio político y social de estos últimos años. Pero hay que reconocer que eso es lo que quiere la gente y hay que respetarlo. Por lo anteriormente dicho, es necesario que la clase política ponga “seny” en todos los actos y mantenga un diálogo prácticamente continuo para llegar a acuerdos, lejos de aquel predominio de otros tiempos en que se cambiaban el turno los dos grandes partidos entonces dominantes. Unos y otros tienen que entender que necesitamos acuerdos para poner fin a la crisis sanitaria, social y económica que nos ha tocado vivir. Estas protestas que estamos viviendo en gran parte de España, son protestas con las que no estoy de acuerdo, ni creo que sean un buen camino para encontrar soluciones. 

– ¿Calificarías como ejercicio de la libertad de expresión letras cantadas a pleno pulmón como las de: “No me da pena tu tiro en la nuca pepero”; “No me da pena tu tiro en la nuca Socialista”; “Pena de muerte a las infantas patéticas…”; “Que li fotin una bomba, que revienten sus sesos y que sus cenizas las pongan en las puertas de la Paieria?” (Ajuntament de Lleida)… 

– Considero que haya gente que protesta porque considera que nos están recortando la libertad de expresión, y a estos los entiendo. Pero no puedo aceptar que en defensa de esa libertad de expresión se saqueen comercios y se destruya mobiliario urbano. Por otra parte, considero que nuestro derecho a la libertad de expresión acaba cuando se invade la libertad o los derechos de otra persona. Enaltecer el terrorismo, comentarios despectivos y “rapear” sobre el tiro en la nuca al militante de un partido político, no pueden ser entendidos como derechos inherentes de una persona en ejercicio de su libertad de expresión. Más bien son expresiones que reflejan una bajeza moral del individuo en cuestión, que nada tiene que ver con una ideología política con la que lo quieran disfrazar. He conocido familias de afiliados al Partido Popular y a familias de guardia civiles que vivían en el País Vasco, que no podían sacar la basura con tranquilidad o ir con sus hijos al parque. Si esta gente que protesta leyera la Constitución o el Código Penal, entendería que los jueces han hecho lo que tenían que hacer. Si hay gente que no le guste el Código Penal, nada les impide trabajar para intentar cambiarlo.  

– ¿Puede que uno de los problemas que arrastramos fuese el de no haber llevado la transición a la democracia al Poder Judicial? 

– No, las leyes no las hacen los jueces, sino los miembros del Poder Legislativo elegidos por el pueblo cada 4 años. Si se cambia una ley, se ajustarán al cambio las sentencias de los jueces. Quienes celebran, defienden o hacen apología de la muerte de un empresario, de un juez, de un militar o de cualquier otra persona, su comportamiento siempre ha de ser condenable. Es una cuestión de valores y de qué valores queremos para la sociedad de la que formamos parte… Hace unos días estuve a punto de publicar un tuit referente a que, mientras unos pocos se manifiestan en las calles de varias ciudades de España por el encarcelamiento de Pablo Hasél, otros muchos lloramos la muerte de un ser querido por culpa de la pandemia… Y no he visto salir a nadie de esta gente porque hayan muerto millares de personas y muchas más todavía que se han arruinado. 

– ¿Confías en que tendremos temporada turística este año? 

– Creo que tendremos más temporada turística que en el pasado año, porque la vacuna ya es aquí y hay países que están mucho más avanzados que nosotros en la administración de dichas vacunas a sus ciudadanos. Es necesario que el Estado se ponga las pilas. Hay que salvar vidas, que es lo primordial, pero también la economía de las familias y el bienestar de nuestros mayores. No es aceptable bajo ningún concepto que tengamos que escuchar por parte del responsable de un centro hospitalario, que al ingresar en el hospital una persona mayor, te diga que, en caso de empeorar, esta persona no es usuaria de UCI, y por tanto morirá… Cuando una persona vive una experiencia como la que acabo de describir, todos los conceptos “es capgiren”. Sé que probablemente ningún gobierno hubiese salido airoso de la situación que estamos viviendo, pero todo lo acontecido nos tendría que servir de lección. 

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba