ActualidadSucesos

Hablamos con el joven que sufrió un traumatismo craneoencefálico, por la agresión del portero de un pub de Manacor

El caso da mucho que hablar y aclarar. En la noche del pasado 30 de octubre, un joven manacorí recibía un fuerte puñetazo tras ser sacado a empujones de un pub de Manacor. El guarda de seguridad (portero) del establecimiento entró en el local de ocio nocturno y expulsó al joven al exterior y, en la misma calle, éste le soltó un puñetazo al joven que de inmediato cayó tendido al suelo, con la mala fortuna de golpearse con la cabeza en el pavimento. El joven manacorí recibió el auxilio de algunos de sus amigos y su pareja, y fue llevado de inmediato a descansar. Aún así, a altas horas de la madrugada, el joven no lograba calmar su dolor de cabeza y decidió ir al Hospital de Manacor. Tras ser atendido, volvió a su casa pensando que solo se trataba de un golpe, ya que no le realizaron ningún TAC en Urgencias y no le pudieron hacer un diagnóstico al detalle. Así pues, al día siguiente, el joven marchó a su vivienda del campo y fue allí donde, con su novia, empezó a convulsionar y tuvo un ataque epiléptico. Automáticamente una ambulancia se personó en el domicilio y fue trasladado de urgencia al Hospital de Manacor. Allí permaneció el joven ingresado durante 5 días y, tras realizarle las pruebas pertinentes, le diagnosticaron un traumatismo craneoencefálico con fractura de cráneo.
Estos son los primeros datos que recibíamos del suceso y, con el fin de conocer la situación al detalle, contactamos con el agredido para que nos contara la situación actual del caso, ya que hemos recibido informaciones sobre una denuncia interpuesta contra su persona, al ser acusado de un presunto acoso sexual previo al puñetazo. El joven, M.N.G., nos atendió muy amablemente y nos contó su versión de lo sucedido y la actualidad del caso.

  • ¿Qué sucedió en la noche del sábado 30 de octubre?
  • Yo estaba con un grupo de parejas y amigos, que habíamos compartido una comida al mediodía. Fuimos a tomar una copa al pub y todo el tiempo permanecimos en grupo. Yo estaba con mi novia, y en el momento que esperaba con un amigo a nuestras parejas, noto como me empujan de atrás en dirección a la escalera del local. Empujón tras empujón, subí hasta arriba sin que el portero me dirigiese la palabra, a lo que yo intentaba preguntarle que pasaba. En ese momento, y ya en la calle, recibí un puñetazo sin mediar palabra, vislumbrado todo por varios testigos que estaban en el exterior del espacio. El portero no me dijo ‘ni mu’, y sin darme una explicación, me dio primero una patada y luego un puñetazo a la altura de la mandíbula. Automáticamente caí de espaldas y me di un fuerte golpe, perdiendo momentáneamente el conocimiento. Salieron mi novia y algunos amigos, ya que yo estaba con ellos, y uno de mis amigos le dijo al portero que lo íbamos a denunciar y el portero le contestó: “Cállate o te daré otra a ti”. Acto seguido, alrededor de las 11 horas me llevaron a un piso familiar cercano, pero sobre las 03 de la madrugada me seguía encontrando mal y me dolía mucho la cabeza, por lo que decidí ir al Hospital. Fuimos a Urgencias y me dijeron que no me harían nada en ese momento; me recetaron ibuprofenos y me dijeron que volviese mañana. Yo no insistí, pero, aunque tenía mucho dolor de cabeza, no me imaginaba la gravedad de la situación.
  • Al día siguiente ingresaste en el Hospital de Manacor. ¿Cómo pasó todo? ¿Cuál es la gravedad del golpe?
  • Yo me marché el domingo por la mañana a ‘foravila’ y seguía con dolor de cabeza. Estaba con mi pareja en el sofá sobre las 12 horas del mediodía y, al quedarnos como dormidos, yo empecé a convulsionar por un ataque epiléptico, fruto del golpe en la cabeza. Sin yo acordarme de nada, una ambulancia me trasladó hasta el Hospital de Manacor, en el que permanecí cinco días ingresado. Posteriormente me dieron el parte médico que indicaba tener un traumatismo craneoencefálico por fractura de cráneo. El golpe fue tremendo, pero realmente el problema viene derivado de la consecuente caída al golpear con la cabeza contra el suelo. Todo esto ha generado estar ingresado 5 días en el hospital; medicación permanente durante seis meses; sin conducir durante seis meses; y, de momento, un mes de baja laboral. Estamos pendientes de revisiones constantes del TAC y vamos viendo cómo evolucionan los hematomas internos para determinar el tiempo de baja. El dolor durante estas semanas había continuado y, el viernes pasado fui a Son Espases y me recetaron un medicamento que por fin me ha calmado el intenso dolor de cabeza.
  • Tras todos estos hechos, te informan que has sido denunciado, y se te acusa de acoso sexual. ¿Qué respondes al respecto?
  • En cuanto al tema de la denuncia por acoso sexual, yo no sé si la pareja del portero tuvo o no un encontronazo con otra persona, porque yo no la conozco de nada. Tuvo que confundirse de persona, porque en su denuncia detalla y expone que le tiraron un cubata y alguien le dijo “yo estoy más mojado que tu”, explicando a continuación en la denuncia que “noto como si me pasasen la mano por la nalga” y finalmente termina la acusación anotando que le contestaron “lo que te haría con este culo mojado”. Todo esto es lo que dice su denuncia. Yo ni la conozco, ni la tuve cerca, ni mucho menos tuve una conversación con ella. Se ve claramente, bajo mi punto de vista, y así también me lo hicieron constar los agentes policiales al yo acudir a interponer la denuncia que, hay una clara intención de justificar la agresión del portero y novio de la denunciante. No los conozco de nada. Ni siquiera sé que voz tiene él, ni que voz tiene ella. Para mi todo esto es un cúmulo de despropósitos. A raíz de sobrepasarse el portero conmigo y que yo cayese mal con la cabeza sobre el pavimento, todo esto ha generado una denuncia que pretende justificar el caso.
  • ¿Cuándo denunciaste la agresión? ¿Cuál es la actualidad del caso?
  • Inmediatamente al salir del ingreso en el Hospital, marché a la Comisaría de Policía Nacional a denunciar la situación; el mismo viernes. Yo ya estaba percatado de la denuncia de la novia del portero, y la policía, cuando nosotros fuimos a Comisaría, tenían detenido al portero del pub en los calabozos. Cuando se trata de lesiones graves, la policía actúa de oficio y el mismo domingo que ingresé en el hospital, la policía vino a verme y a preguntarme como me encontraba. Así pues, el viernes cuando fui a denunciar, me dijeron los agentes que los trámites de oficio ya estaban en marcha. De igual modo, nosotros nos pronunciaremos como acusación particular y ya está todo en manos de los abogados, tanto de un lado como del otro.
  • Y el portero, ¿actualmente sigue trabajando en el pub de Manacor? ¿Cuándo decidieron denunciarte?
  • Por la información que he podido saber, continúa trabajando de portero. Además, de fuentes fiables, aunque no tengo acceso a esta información, me confirman que él no tiene el título o carnet de guardia jurado. Por lo tanto, él no podría ni siquiera cogerme del brazo y mucho menos hacerme lo que me hizo. Legalmente, él solo puede pedir DNI’s o revisar la cola, pero no hacer de segurata. Yo no digo que esta persona sea una mala persona ni nada por el estilo, simplemente se le fue de las manos la situación y, a raíz de la mala caída, todo esto se ha complicado más de la cuenta. La denuncia es absurda y ella (refiriéndose a la novia del portero) me consta que, a las cinco de la mañana, seguía haciendo chupitos en la barra del bar. Me denunciaron cuando, al día siguiente, se enteraron de que yo estaba en el hospital fruto del puñetazo. Todo es un absurdo, ellos sabrán el camino que tienen que tomar, no sé si están bien asesorados o no. Nosotros seguiremos con nuestra acusación particular por el puñetazo y tenemos un abogado y varios testigos para el juicio.

Esto es todo por ahora. El agredido, M.N.G., aceptó contarnos su versión de los hechos sin ahorrarse ningún tipo de detalle, exceptuando su imagen que por petición expresa nos reservaremos. Del mismo modo, “Manacor Comarcal” insta a la parte denunciada y también denunciante del acoso sexual a contar la otra versión de los hechos. Abrimos las puertas de la revista a la información y a los detalles de los hechos sucedidos en la noche del 30 de octubre de 2021, con el fin de dar luz y visibilidad al caso. La resolución de los hechos y el juicio está ya en manos de los profesionales, siendo ellos los justos responsables de dictar sentencia. Como siempre, les mantendremos informados.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba