Entrevistas

“Estamos aprovechando este parón para movernos hacia un turismo de mayor calidad y sostenibilidad” – Rosana Morillo

Rosana Morillo, directora del AETIB, ve esta crisis como una oportunidad para iniciar la senda de un turismo más verde en las islas

“Estamos aprovechando este parón para movernos hacia un turismo de mayor calidad y sostenibilidad”

José María Sánchez

Madrileña de nacimiento, vive en las islas desde hace más de 15 años. Hablamos de Rosana Morillo, directora general de Turisme del Govern de les Illes Balears. Licenciada en Matemáticas por la Universidad Complutense de Madrid, posee una amplia trayectoria nacional e internacional como gestora de recursos humanos, una labor que desde el pasado mes de agosto desempeña con creces en la Agència d’Estratègia Turística de les Illes Balears (AETIB).

– Antes de nada, Rosana, me gustaría saber cómo está afrontando el Govern este enorme parón en el turismo, después de siete años en los que Balears y el resto de España habían encadenado siete años consecutivos con récords de visitas turísticas.

– Pues es una situación un tanto extraña, ya que no sólo vivimos un parón turístico, sino también un parón económico. En primer lugar, este parón lo estamos afrontando con preocupación, más que nada por la crisis sanitaria que estamos atravesando. De hecho, la máxima prioridad en la actualidad tanto para el Govern como para el Gobierno del Estado pasa por la crisis sanitaria que actualmente estamos padeciendo. Toda esta crisis sanitaria ha pospuesto muchísimos asuntos, y uno de los que se está viendo más afectado es el turismo, ya que sin movilidad el turismo no funciona. En este momento, lo único importante pasa por proteger a nuestras empresas, ya que si defendemos a las empresas, también defendemos la economía y a sus trabajadores.

– Bajo su punto de vista, ¿cuáles son los negocios turísticos de Balears que más van a acusar esta crisis?

– Todo lo que tenga que ver con la cadena de valor del turismo se va a ver afectado en esta crisis. Desde sectores tan importantes como el de los transportes o la distribución, hasta otros más específicos como los hoteles, las agencias de viajes, la restauración, los pequeños comercios en zonas turísticas o el ocio nocturno. Todos ellos se van a ver expuestos claramente a los efectos negativos de esta crisis.

– De hecho, el Consejo Mundial del Viaje y el Turismo ha calculado que el negocio turístico puede llegar a caer un 25% en todo el mundo, y que están en riesgo 50 millones de empleos. ¿Cree que esta crisis podría hacer replantear a nuestras islas un cambio de modelo turístico, en el que no seamos tan dependientes del turismo veraniego?

– No se puede negar que tenemos una dependencia altísima del turismo de verano, pero también es verdad que los modelos económicos no cambian de la noche a la mañana y menos en una situación de crisis como la actual. Aun así, reconozco que estamos aprovechando este parón para movernos en la dirección que siempre hemos defendido, que pasa por un turismo de más calidad y más sostenible.

– Entiendo entonces que el Govern se mostraría favorable a una mayor desestacionalización del turismo en nuestras islas…

– Así es. De hecho, en la actualidad, todas las acciones que podemos hacer desde el Govern están encaminadas precisamente a eso, a dar paso a aquellas inversiones provenientes del sector turístico que defiendan un turismo sostenible y de calidad en las islas.

– Vistas tus declaraciones, así como las de otros muchos expertos, todo hace indicar que esta crisis poco tiene que ver con otras que ha sufrido el sector turístico en los últimos años…

– Por supuesto, esta es una crisis completamente diferente. Para no remontarse demasiado atrás, la crisis del 2018 fue una crisis estrictamente financiera, la cual produjo una serie de consecuencias negativas en nuestra economía que fueron muy difíciles de subsanar. Por el contrario, esta crisis sí tiene una solución más sencilla, que es la vacuna contra el COVID-19. Por tanto, una vez que tengamos vacuna contra el virus, esta crisis acabará, o al menos acabará la peor parte de esta crisis.

– ¿Cómo valora las medidas tomadas por el Gobierno español a la hora de atajar esta crisis?

– Desde el Govern estamos trabajando en varios ejes. Por un lado, estamos siendo muy proactivos con Madrid, al pedir ayudas específicas para el sector turístico balear, al mismo tiempo que intentamos sensibilizar todo lo posible a nuestros interlocutores respecto a la importancia del turismo en Balears. Por otro lado, y como bien he dicho antes, estamos muy pendientes de la salud económica de las empresas turísticas balears, para que tanto los empresarios como los trabajadores no dispongan de problemas de liquidez durante este parón. De hecho, en este aspecto estamos muy contentos con nuestro trabajo, ya que Balears ha sido la primera comunidad autónoma que ha permitido a los trabajadores fijos discontinuos cobrar el paro durante esta crisis.

– Todo hace indicar que en algún momento de esta primavera acabará el confinamiento, probablemente en mayo. Bajo su punto de vista, ¿qué tipo de políticas cree que debería de implementar el Ejecutivo, una vez que acabe el confinamiento, para que el negocio turístico no se vea excesivamente afectado por esta crisis?

– Considero que, una vez que lleguemos al día 1 de ese escenario post-coronavirus, todas y cada una de las medidas impulsadas por el Gobierno tienen que estar vinculadas con dar una cierta seguridad a la ciudadanía. Es decir, habrá que establecer unos protocolos de seguridad tanto para los trabajadores de nuestras empresas, como a los visitantes que llegan a nuestras islas. De esta forma, tanto los trabajadores como los turistas se verán envueltos en un entorno seguro, que al fin y al cabo es lo más importante en ese contexto post-coronavirus.

– Hablando desde un punto de vista más psicológico que económico, ¿usted cree que esta crisis nos va a cambiar como turistas?

– Todo parece indicar que sí, al menos en un corto plazo. Al fin y al cabo, no podemos olvidar de que el turismo es un negocio en el cual las emociones tienen un peso muy importante. Por tanto, o somos capaces de generar confianza para vender un destino atractivo y seguro, o vamos hacia un aumento de la competencia entre destinos turísticos. De este modo, habrá que poner en valor como nos hemos comportado durante esta crisis, así como ser estrictos en el cumplimiento de los protocolos de seguridad, y así generar confianza en los turistas a la hora de vender nuestro destino.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba