Entrevistas

“Esta crisis ha dejado claro que la industria local no puede seguir en una situación tan precaria”

Juan Gimeno, fundador y vicepresidente de Economistas sin Fronteras, señala el inevitable cambio de rumbo de los Presupuestos para el próximo año, un cambio que se verá aumentado tras la llegada de las ayudas de la UE

“Esta crisis ha dejado claro que la industria local no puede seguir en una situación tan precaria”

José María Sánchez

Licenciado en Ciencias Económicas y Derecho por la Complutense de Madrid, Juan Gimeno Ullastres (Madrid, 1950) se acerca a “Manacor Comarcal” por tercera vez en menos de un año, con el propósito de analizar el papel que las ayudas europeas tendrán en la política española durante los próximos años. Transición ecológica, pensiones, empleo, Presupuestos… son muchas las claves que a lo largo de esta entrevista se tratan con el particular y certero análisis de nuestro economista de cabecera.

– Juan, antes de entrar de lleno en la entrevista, me gustaría que me indicaras brevemente como crees que se debería de sentir un ciudadano de a pie de nuestro país (independientemente de su clase social), ante el acuerdo alcanzado por la UE a la hora de atajar la crisis económica producida por el coronavirus.

– El acuerdo alcanzado por la Unión Europea creo que es muy importante, principalmente por dos motivos. En primer lugar, porque rompe inercias que parecía que no se iban a romper nunca, como la austeridad o el déficit presupuestario, y se apuesta más por la inversión y el gasto. Este es un cambio crucial que a buen seguro va a determinar una nueva política económica en la eurozona. En segundo lugar, y centrándonos más en el efecto que tendrán esas políticas económicas en nuestro país, hay que decir que este acuerdo es fundamental, ya que va a permitir al Gobierno una serie de inversiones que sin la ayuda de la UE hubieran provocado un gran endeudamiento, o una subida masiva de impuestos. De este modo, creo que hay felicitarse por este pacto, aunque como todo acuerdo tenga alguna parte negativa, como la disminución del presupuesto europeo dedicado a políticas agrarias o en materia de sanidad.

– Antes de esta gran crisis, nuestro país ya tenía varias asignaturas pendientes. Después de este gran acuerdo alcanzado por la Unión Europea, podríamos decir que los retos pendientes de España no solo son muchos, sino que además estos conflictos necesitan de una solución ágil y efectiva. Bajo tu punto de vista, ¿en qué asuntos debería de priorizar más el actual Ejecutivo?

– Si algo ha dejado claro este gran pacto de la UE es la necesidad de avanzar en dos temas que ya estaban en la agenda desde hace tiempo, como es la transición ecológica y la digitalización. Dos asuntos en los que no solo nuestro país, sino todo el conjunto de la Unión Europea, deben de avanzar cuanto antes. Bajo mi punto de vista, creo que lo más deseable respecto a este tema es que todas las comunidades y ayuntamientos del país colaborasen estrechamente a la hora de hacer estas ayudas lo más efectivas posibles, actuando siempre a través de la cooperación y la ayuda mutuas, para que de este modo las zonas más despobladas del país no se queden atrás a la hora de recibir estas ayudas. Esta crisis ha dejado claro que la industria local no puede seguir en una situación tan precaria, y que es necesario dotar a esa España vaciada de recursos que le hagan más competitiva con el resto del país.

– De hecho, durante estos últimos días, se ha hablado mucho de que esas ayudas irán en gran parte destinadas a acelerar la transición verde y la digitalización. Sin embargo, eso no es todo. Ya que esta crisis también nos ha alertado de la necesidad de invertir más y mejor en la ciencia y en el sistema sanitario…

– Así es. Es indudable que esta crisis nos ha demostrado que la ciencia debe de tener un papel mucho más importante en nuestra sociedad, y que no podemos seguir con ese mantra de que “inventen otros”, porque luego lo pagamos con un atraso en productividad y en una dependencia exterior permanente que no gusta a nadie. Es esencial potenciar la investigación, del mismo modo que hay que otorgar una mayor prioridad al fortalecimiento de nuestro sistema sanitario. De hecho, respecto a este último asunto, considero que habría que ampliar el concepto de sanidad pública vinculándolo también al tema de cuidados. Esta crisis también ha dejado más que patente lo desatendido que teníamos este tema, y lo importante que es en nuestro día a día. Por tanto, creo que es imprescindible que empecemos a tener más en cuenta la importancia de tener una sanidad pública con recursos; hay que recuperar esa fuerza que tenía nuestro sistema sanitario antes de la crisis del 2008, dando una mayor prioridad a los cuidados y apartando gran parte de esa burocracia que actualmente tenemos en el sector.

– Antes ha hablado de la importancia de que esas ayudas lleguen a todos por igual, así como de mejorar nuestra industria local. ¿Cree usted que se avecinan grandes cambios en el sector del empleo en nuestro país?

– No existe ninguna duda de que debería de haber esos cambios, tanto en el modelo productivo como en el propio sector del empleo. Llevamos varias décadas dependiendo en exceso de sectores vulnerables como el turismo o la hostelería, del mismo modo que hay que solucionar esa precarización del empleo, que provoca la paradoja de ser pobre aunque tengas un trabajo o incluso varios. Espero y deseo que las empresas reciban mucha ayuda durante esta crisis, aunque eso debería suponer al mismo tiempo la construcción de un nuevo contrato social que no solo mejore las condiciones laborales de los empresarios, sino también de los trabajadores.

– Una recomendación recurrente que hace la Comisión Europea es alertar sobre la sostenibilidad del sistema de pensiones, pero no le dice a España que la vía para corregirlo sean los recortes, sino que ha de buscar mecanismos para que el sistema no colapse. ¿A qué mecanismos cree usted que se refiere la UE cuando habla de la supervivencia de las pensiones?

– El gran problema que rodea a las pensiones es que cada vez sobrevivimos mejor a la vejez, y que existen una serie de intereses que preferirían una privatización de las pensiones, un hecho que sería catastrófico para los pensionistas, ya que recibirían una pensión bajísima. Aun así, el debate no es público o privado, sino algo más complejo. A lo que se refiere la UE es que hay que buscar nuevas fórmulas que permitan unas pensiones sostenibles en un mundo en el que las personas viven mucho más que hace unas décadas. Probablemente se alargue mínimamente la edad de jubilación, y se implemente en un futuro (como ya sucede en Alemania) una pensión mínima básica que haga de este tema un quebradero de cabeza menos para los gobiernos.

– Entre otros muchos asuntos, la UE también ha recalcado a España la necesidad de atajar cuanto antes el abandono escolar. ¿Piensa que un gran pacto por la educación solucionaría gran parte de los males de nuestro sistema educativo?, o hace falta alguna medida más, a corto plazo y no excesivamente compleja, que de un empujón al sector educativo…

– Sin duda, un pacto por la educación es extraordinariamente necesario para dar estabilidad al sistema, aunque pienso que un primer paso importante en este sentido podría ser un programa de apoyo al profesorado, en el cual se invierta en dignificar la enorme labor que tiene cualquier docente. Este asunto, así como la necesidad de actualizarse en todo el tema informático, creo que son dos factores esenciales que si se llevan a cabo, a buen seguro ayudarían a la hora de conseguir ese gran pacto educativo que tanto necesitamos.

– En nuestra anterior entrevista, usted aseguró que el teletrabajo se iba a instaurar definitivamente gracias a esta crisis sanitaria. ¿Hasta qué punto cree usted que se incorporará el teletrabajo en el sector laboral?

– Creo que poca gente puede dudar de que gracias a esta crisis, un gran número de empresarios y trabajadores se han adaptado bien al teletrabajo, lo que demuestra que esta es una medida con futuro. Evidentemente, todo esto no quiere decir que todos los trabajos se efectúen telemáticamente en un futuro, eso es imposible y probablemente no deseable. Aun así, estoy convencido de que van a ser muchas las empresas que van a dar un salto importante en este aspecto, y que esas grandes diferencias que existían en nuestro país respecto a otros países de nuestro entorno en cuanto al tema del teletrabajo, se van a ver bastante reducidas en un período relativamente corto de tiempo.

– Antes de finalizar, me parece imposible acabar esta entrevista sin hablar de los Presupuestos para el próximo año. ¿Qué aspectos cree que va a realizar más cambios el Ejecutivo, si comparamos los Presupuestos de 2021 con los actuales?

– Hay que tener en cuenta que durante estos últimos dos años, a pesar del cambio de Gobierno, se han mantenido los presupuestos de Montoro, lo que significa que se producirán cambios significativos en los próximos Presupuestos. Solo por la aportación de los créditos europeos, el cambio va a ser más que notable, y más si tenemos en cuenta que puede existir un aumento de la presión fiscal sobre las grandes empresas, para así también cerrar la brecha recaudatoria que tenemos con Europa. Es más, el hecho de cerrar esa brecha económica con Europa, permitirá al Gobierno ampliar sus políticas sociales, que es algo que a buen seguro intentará el Ejecutivo durante esta legislatura.

 

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba