Entrevista a la Doctora Marcela Ruth Rodríguez: “Me gustaría saber por qué motivos reales confinaron la ciudad de Manacor”

0

Antoni Sureda P.

La Doctora en Medicina Marcela Ruth Rodríguez Caballero, nacida en Bolivia, con nacionalidad española y donde han nacido sus hijos, trabaja en el ámbito de la medicina privada en una clínica de Manacor y también en una residencia de la tercera edad. La Dra. Marcela, nos invita a fijarnos en una serie de datos que bien pueden pasar por alto a la mayoría de los ciudadanos y ciudadanas por falta de formación en temas sanitarios. Pero los que aporta, son unos datos que curiosamente al escucharlos suenan coincidentes con algún que otro lapsus mental de pura y a veces traicionera sinceridad por parte del Doctor Javier Arranz, portavoz del Comité de Gestión de Enfermedades Infecciosas en Balears, tal como le ocurrió la pasada semana al comentar sobre el escaso tanto por ciento de positivos por PCR en las pruebas realizadas en la zona instalada en la Rambla del Rei En Jaume de Manacor.

– Me dijo que trabajaba en dos centros sanitarios… ¿Podría concretarme en qué centros?

– Trabajo en un geriátrico y en una clínica privada de Manacor. Pero me tendrá que permitir que me guarde sus nombres, porque las declaraciones que voy a hacer serán a título personal, y al ser así, no creo que sea ético implicar en ello a los centros donde trabajo.

– En principio si así lo prefiere, no creo que hay inconveniente alguno… Usted dirá Sra.

– El motivo de esta entrevista obedece a dos circunstancias. Nací en Bolivia, pero tomé la nacionalidad española, porque mis hijos nacieron aquí y me siento manacorina. Tengo por ello mi corazón dividido en dos países, España y Bolivia. Al estar viviendo estos momentos tan complicados, me he visto en la necesidad de dar a conocer unos criterios muy personales basados en mi experiencia en el trabajo. No pretendo criticar a nadie y mucho menos a los compañeros de profesión, pero hay algunas cosas sobre lo que está ocurriendo que me gustaría exponer.

– ¿Me permite que, para no caer en la tentación de extensas parrafadas, le vaya formulando preguntas sobre el tema general que usted me apuntaba antes de empezar esta conversación?

– Por supuesto. Entiendo que en ocasiones es necesario puntualizar los temas antes de continuar hablando.

– En primer lugar, entendí y si me equivoco en alguna apreciación corríjame usted, que no está muy de acuerdo con este confinamiento perimetral que, según dicen por consejo de las autoridades sanitarias, nos ha impuesto vía decreto la Presidenta de la Comunidad Autónoma Francina Armengol. ¿Es este el meollo de la cuestión a tratar?

– A título personal no estoy de acuerdo con esta medida tomada, porque en los dos centros donde trabajo, hemos realizado análisis con el resultado de cero casos (0) positivos desde que empezó la pandemia. Sé que me muevo en un círculo relativamente pequeño, pero cero es cero. Aparte de ello, se ha dado la circunstancia de que he recibido pacientes derivados de otras entidades que han llegado con el diagnóstico de positivo, y al volver a realizar la prueba, tanto de serología como de PCR para más seguridad en el procedimiento a seguir, todos ellos han dado un resultado negativo. Fueron todos falsos positivos. A raíz de todo ello, hay que entender que, o bien he tenido mucha suerte o algo no encaja, dado que personalmente he tenido la oportunidad de examinar tanto a personas de edad avanzada como a niños y los resultados han sido siempre negativos.

– ¿Vio usted aquel informativo de hace ya más de una semana en que el Dr. Javier Arranz se extrañaba de que se hubieran dado tan escasos positivos en las pruebas PCR practicadas en la carpa de la Rambla del Rei En Jaume de Manacor?

– Sí, y me acuerdo de su comentario, extrañándose de tan pocos positivos registrados y de su creencia de que tendría que haber habido muchos más.

– Particularmente debo considerar el suyo un testimonio de peso. Tanto usted como involuntariamente el Dr. Javier Arranz, me confirman lo que ya me adelantaron algunas otras personas que no tienen un título universitario en medicina. Cuando el pasado fin de semana oí las palabras del Doctor, recuerdo haber comentado “este hombre acaba de padecer un lapsus mental de pura sinceridad…” ¿Existe la posibilidad de que en la lucha para combatir la pandemia, no hayan tenido en cuenta datos que usted, yo y el resto de los ciudadanos y ciudadanas en general desconocemos?

– Esto mismo me pregunto. Desde mi criterio médico tengo dudas que espero sean aclaradas por las autoridades sanitarias pertinentes. He tratado de comunicarme con médicos de la Direcció General de Salut, con el Presidente del Colegio Médico, e incluso con el Alcalde de Manacor. En realidad, ninguno de ellos supo responder a mi pregunta del porqué del confinamiento, diciendo que son órdenes de la Conselleria de Salut y que no se puede ir en contra de ellas. Pero yo insisto en pedir una investigación con datos específicos.

– Mire Doctora: voy a ser cauto por los dos y no le voy a pedir que me dé una respuesta concreta de lo que podría estar ocurriendo. Le planteo solo una suposición: ¿Podría darse el caso de que estuviéramos más ante una decisión política que una decisión médica?

– Yo creo que sí. Se está yendo más por la parte política que por la parte médica. He tratado vía telemática como médico a pacientes Covid de Sudamérica, de mi propio país, de Nicaragua, Venezuela y Colombia, y entre ellos sí que he tenido casos positivos, pero no de personas naturales o residentes en Manacor. En estos casos, insisto de nuevo que el resultado ha sido de cero positivos, bien llegasen pacientes derivados de la Seguridad social o de otras entidades.

– Doctora, que a la Sanidad Española le pilló la pandemia con el paso cambiado, más o menos lo sabemos o lo hemos intuido todos, pero a estas alturas… ¿Qué pasa con la sanidad pública?

– No tengo nada que objetar respecto a la Sanidad Pública, sino contra el sistema. Antes de tomar una decisión tan fuerte como un confinamiento a una ciudad, deberían haber medido las consecuencias y calcular si estas medidas pueden de verdad evitar la propagación del virus.

– En estos últimos días me han llegado rumores que apuntan a que algunas decisiones tomadas últimamente podrían responder al hecho de que las Comunidades que hayan registrado más casos médicos por la Covid-19, y justificados por una prueba PCR, recibirán más ayudas procedentes de los fondos europeos… ¿Sabe usted algo al respecto?

– Naturalmente no puedo asegurar, y me dolería tener que hacerlo, que se hayan tomado decisiones por este motivo. Pero sí que es verdad que hay un decreto publicado en el BOE en que se decía que las Comunidades que registren más casos de coronavirus comprobado por PCR, tendrán myores ayudas procedentes de los fondos europeos. Concretamente se trata del Real Decreto 22/2020 de 16 de junio, publicado el 17 de junio.

– ¿Podría usted indicarme qué trámites y comprobaciones se realizan antes de ingresar a una persona a la que se ha diagnosticado un positivo por PCR?

– Eso mismo me gustaría a mi saber porque no he tenido ningún caso. Tendríamos que hablar con un médico que haya atendido a enfermos positivos y conozca los criterios seguidos para realizar el ingreso del paciente.

– Tendrá al menos una idea del procedimiento a seguir…

– Lógicamente entiendo que los enfermos que son ingresados son los que presentan síntomas y signos de gravedad. Entiendo que son estos parámetros los que se deben tener en cuenta a la hora de formalizar el ingreso, un procedimiento que insisto nunca he tenido la oportunidad de formalizar. Precisamente y volviendo al tema del confinamiento de la ciudad de Manacor, me planteo muchas de las preguntas que todavía permanecen sin respuesta, como la de la gravedad y el número de hospitalizados cuando se tomó la decisión. Otra de las preguntas que me hago es si todas las personas que últimamente han fallecido en Manacor, lo han sido a causa de la Covid-19. Con ello lo que en realidad quiero remarcar es que seguimos desconociendo las estadísticas que avalan la orden dada.

– ¿Podría darse el caso de que se hubieran contabilizado los casos registrados en todo el término municipal e incluso los del área de influencia del Hospital Comarcal de Manacor y no solo los de Manacor ciudad?

– Puestos a intentar comprender las causas, también he pensado en ello. Falta averiguar si todas las personas ingresadas en el Hospital Comarcal de Manacor son residentes en Manacor o en los pueblos aledaños que integran el área de incidencia del hospital. Insisto en que falta la estadística que justifique todas las medidas tomadas.

– ¿Cómo podríamos comprobar todos estos extremos, partiendo de la premisa de que en un sistema democrático, todos los documentos de las entidades públicas deben ser públicos o al servicio del interés público?

– A eso mismo voy. Quiero que muestren estadísticas y nos digan el número de positivos en Manacor, no los datos globales de toda la comarca, que pueden llegado el caso a confundir hasta a los propios responsables de tomar las decisiones como la de confinar concretamente a Manacor ciudad… Tanta gente de Manacor ingresada por positivo, tanta gente ingresada procedente de Son Servera, de Felanitx etc. Hay médicos que forman parte del conjunto que pueden aportar soluciones, pero no se atreven a hablar ante aquello de “porque lo ha decidido la Conselleria”.

– Cuando hemos empezado nuestra charla, me dijo que había atendido a más gente incluso procedente de otros países que de Manacor mismo…

– Exactamente la he mantenido vía telefónica y otros medios de comunicación.

– Si me permite, terminaré la pregunta que he formulado con el objetivo de intentar averiguar, si pudiese haberse dado el caso de la existencia de comunidades concretas, por procedencia, asociacionismo, trabajo o negocio determinado, clan o confesión religiosa, aficiones recreativas o deportivas que pudieran haber propiciado una cierta celeridad en el contagio entre las personas que forman parte de uno de los grupos determinados… ¿Pueden según su parecer haberse dado estos contagios de grupo?

– Podría haberse dado esta posibilidad, no en vano se recomienda que limitemos en lo posible el contacto con convivientes o usar todas las medidas de seguridad recomendadas. Pero desde el respeto a la persona, proceda de donde proceda, nos tienen que revelar estos datos estadísticos que necesitamos para hacer un buen trabajo médico.

– Existe un dicho que seguro usted conoce referente al tema de “no confundir el culo con las témporas”.

– De eso se trata. Las estadísticas que exijo nos tienen que informar inmediatamente de si hay un brote entre unos compañeros de juego, miembros de un clan familiar, entre vecinos procedentes de un mismo pueblo o entre quienes profesen una religión determinada. El virus no entiende de clanes, lugares de origen o de religiones. Conocer el dato nada tiene que ver con cuestiones de diferencias sociales, fobias o racismo.

– Doctora, si es necesario mantener una segunda entrevista, no hay ningún problema, pero tampoco vamos muy sobrados de espacio y me gustaría que me diera su opinión en pocas palabras sobre lo que nos está ocurriendo con esta pandemia, que insiste en quedarse después de haber remitido parcialmente en verano y que ahora nos afecta de nuevo.

– Es de dominio público que estamos ante un virus contra el que no poseemos vacuna alguna y ni siquiera tratamiento homologado. Creo que se han tomado decisiones equivocadas, no en el uso de mascarillas y otras medidas de precaución, pero desgraciadamente en demasiadas ocasiones han primado las decisiones políticas por encima de las sanitarias, y eso hay que corregirlo lo más rápidamente posible. Por lo que respecta al confinamiento de una ciudad, hay que tener en cuenta muchos factores porque se está creando sensación de inseguridad, se puede incluso hablar de pánico a acercarse a un hospital y otro tipo de problemas de índole económica que afectan gravemente a las personas.

Deja una respuesta