ActualidadManacor

Un Pleno manacorí tranquilo, a tan solo 2 meses de las elecciones

Este lunes 13 se celebró el que ya es el penúltimo Pleno manacorí de esta legislatura. Un Pleno más bien breve, de poco más de hora y media, que comenzó con un breve discurso de la delegada de Servicios Sociales, Carme Gomila, para reivindicar el liderazgo de las mujeres en nuestra sociedad, días después de que celebrara el 8-M.
Tras el discurso de Gomila, se aprobaron un par de iniciativas. La primera de ellas, la aprobación definitiva de la ordenanza reguladora de residuos y de consumo responsable del municipio de Manacor, y justo después, también se aprobó el reglamento de los puntos limpios del municipio manacorí. Ambas iniciativas se aprobaron con el concurso de todos los partidos salvo del PP, que se abstuvo en ambas propuestas.
A continuación, se aprobaron otras dos iniciativas, esta vez, ambas por unanimidad. En primer lugar, se sacó adelante el incremento de retribuciones para el personal de la corporación municipal. En segundo lugar, se aprobó la adecuación retributiva para los trabajadores familiares y auxiliares de clínica. En esta propuesta, todos los partidos no dudaron en pedir disculpas por no haber aprobado antes esta iniciativa. Aún así, tras unos pocos minutos en los que el acuerdo entre los partidos fue total, el disenso hizo de nuevo acto de presencia en el Pleno. Esta vez, con el reconocimiento extrajudicial de créditos del Instituto Público del Teatro Municipal de Manacor. La líder del PP, Maria Antònia Sansó, no acababa de entender del todo determinados informes que no cumplían con la norma oficial, lo que obligó al alcalde Oliver a aclarar el asunto. Finalmente, la iniciativa salió adelante, con la abstención de la oposición.
Algo similar sucedió justo después, cuando el Ajuntament intentó aprobar los créditos del reconocimiento extrajudicial del presupuesto propio. El gran número de facturas, que ascendía hasta los 129.206 euros, hizo que Sansó quisiera aclarar los números, especialmente aquellos que se vinculaban con el uso de la grúa municipal. A este asunto respondió principalmente Sebastià Llodrà, asegurando que la ley permite los contratos vinculados a esos números, de igual modo que Joan Gaià aseguró que todo lo relacionado con la grúa municipal “está más que controlado”. Finalmente, y al igual que antes, esta iniciativa se aprobó a pesar de la abstención conjunta de la oposición.
Tras aprobarse todas las iniciativas pendientes, fue el turno de las mociones. La primera moción de todas fue una moción conjunta presentada por todos los partidos, en la que reclamaban que todas las pruebas y exámenes de conducir se puedan hacer en Manacor. El delegado de Movilidad y Medio Ambiente, Sebastià Llodrà, leyó un breve discurso en el que expuso las razones de esta moción, la cual fue aprobada por unanimidad. Tras esta exitosa moción, vino otra igual de exitosa, en la que todo el conjunto de los partidos aprobaron en conjunto dos mociones de urgencia, para acelerar la construcción del aparcamiento en el Hospital de Manacor.


Una vez que las mociones se debatieron y aprobaron, vino la última fase del Pleno, los ruegos y preguntas. El PI fue el primero en dirigir sus preguntas al equipo de gobierno. Catalina Riera preguntó sobre cuándo está prevista la licitación de S’Escorxador, una pregunta a la que respondió la delegada de Economía y Recursos Financieros, Cristina Capó, asegurando que lo más probable es que dicha licitación se realice antes de que acabe la legislatura, para así empezar las obras y abrir S’Escorxador el próximo 2024. Tras Riera, también preguntaron Jaume Mut y Bel Febrer, esta última para averiguar en que situación se encuentra el cierre del solar de Majórica. A este respecto, Hinojosa afirmó que si la empresa propietaria de ese terreno sigue sin presentar el Plan Parcial, el consistorio seguirá con las multas coercitivas. De hecho, según la delegada de Urbanismo, el Ajuntament ya ha recaudadado más de 16.000 euros al efectuarse las dos primeras multas.
Después del PI, el PP también realizó una serie de preguntas al Ajuntament. La primera de ellas, de su Líder Maria Antònia Sansó, que quiso saber qué soluciones estaba planeando el Ajuntament ante el deterioro de diversas partes del Polígono Industrial de Manacor. Después de una primera intervención del alcalde y una contrarréplica de Sansó, los delegados afectados por esta pregunta contestaron a la líder del PP manacorí. En primer lugar, Sebastià Nadal, que aseguró que las dos únicas farolas que no funcionan de la zona, no realizan bien su función a causa de un problema de cableado que ya está previsto arreglarse. Acto seguido, intervino Joan Gaià, asegurando que la Policía Local está tan encima de esta zona de Manacor como de cualquier otra, para que luego Carles Grimalt, al ser interpelado por el deterioro de las aceras de la zona, afirmase que el contacto de la Brigada con esa zona es permanente, y que sus actuaciones en gran parte dependen de lo mucho o poco que tarden los vecinos en avisar de ciertas deficiencias en las aceras.
Tras este largo e intenso debate, tanto, Antoni Sureda como María Isabel Bauzà también hicieron sus preguntas al consistorio, preguntas que en gran parte volvieron a estar ligadas a los futuros aparcamientos del Hospital de Manacor. Bauzà volvió a insistir en la necesidad de que el Ajuntament siga presionando al Govern para resolver un problema, que a su juicio, es de «máxima urgencia». Llodrà, por su parte, respondió a la número dos del PP que lo están haciendo, para luego asegurar que no todo depende de ellos, y que esa obra es en gran parte competencia del Govern. Tras este pequeño debate, muy repetido estos últimos meses entre Llodrà y Bauzà, vinieron las preguntas de AIPC-SyS. De las tres preguntas formuladas, la que generó una mayor polémica en un inicio fue la pregunta de Antonio García al cuestionar la tala de un árbol de la plaça del Llop. A esta cuestión, Sebastià Llodrà no dudó en compartir el ecologismo que defendía el máximo representante de Silloters, al mismo tiempo que aseguró la importancia de talar todos aquellos árboles que estén en riesgo de caída. «Somos perfectamente conscientes de que el arbolado es imprescindible, y de que hay que priorizar lo verde en todo lo urbanístico, pero si un árbol tiene un serio riesgo de caída, hay que actuar cuanto antes para evitar males mayores», aseguró Llodrà, para que poco después, Miquel Oliver diera por zanjado el Pleno de este mes de marzo.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba