ActualidadManacor

La multitud no pudo resistirse al espectacular ‘ManaFreak’

Todo un acierto. El regidor de Fires de l’Ajuntament de Manacor, Carles Grimalt, se empeñó y puso todos sus esfuerzos en montar una feria ‘freak’ en el centro del municipio, logrando una expectación y un resultado que superó todos los sondeos barajados. De diez el ‘ManaFreak’. La participación fue multitudinaria y toda la comarca se acercó hasta la zona del Claustre de Sant Vicenç Ferrer, la plaça d’es Convent y la plaça P.P. Creus, Font i Roig para gozar de un sábado de entretenimiento y novedad.
De todo y mucho. Talleres, juegos de mesa, demostraciones, exposiciones, foodtrucks, ordenadores, consolas, comics, bailes, conferencias, demostraciones, concursos… Un sinfín de actividades y juegos de toda índole al gusto de un amplísimo público local y comarcal muy participativo desde primera hora de la mañana.
Con una afluencia multitudinaria, las diversas plazas se encontraban plagadas de personas disfrazadas para el concurso de Cosplay, organizado por el Ajuntament que dictó veredicto a última hora de la tarde. Mientras tanto, mucha gente también marchaba asombrada y curiosa por los diversos tenderetes montados en la plaça d’es Convent y observaba los originales disfraces con especial reverencia. Algunos incluso pedían hacerse fotos y otros tantos no podían dejar de recordar animaciones y juegos vinculados a su niñez, comprando y jugando con las infinitas actividades en una feria inédita en el municipio y me atrevería a decir también que nunca antes se hizo nada semejante en la comarca de Llevant.
Brillante Grimalt. Con la emoción a flor de piel, mayores y pequeños se unieron para jugar a nuevas modernez y antiguas reliquias que, visto el éxito obtenido, esperamos anualmente repetir este tipo de ferias y acontecimientos.
Paralelamente, a las 12 horas del mediodía del sábado se enterró la cápsula del tiempo en el jardín ubicado frente a la puerta de la iglesia del Convent. La Brigada Municipal cavó y tapó el hoyo, la entidad Aproscom realizó la urna de cerámica, el regidor Carles Grimalt depositó todos los elementos cedidos por la ciudadanía y el batle Oliver colocó el sarcófago en el agujero, sellando el último año en una cápsula hermética que se abrirá, teóricamente, dentro de 50 años.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba