Sin categoría

El Inter Manacor es equipo de Play-off y se jugará el ascenso contra el Murense.

La presión no puede con el equipo de Aguado y logra vencer en Llubí en una última jornada no apta para cardiacos. 

A-Llubí, 1

Inter Manacor, 2

Inter Manacor: Miguel A. Sureda, Miquel Cladera, Walter Medina, Francesc Pont, Mateu Mut, Miquel Febrer, Agus Vives (Petete), Malik Dehouche (Marc Sánchez), Pere Josep Martorell, Edgar Diaz (Pere Gomáriz) y Jaume Martí.

Goles: 0-1 min.15 Jaume Martí; 1-1 min. 53 Aissa Akoudad; y 1-2 min. 80 Jaume Martí.

Árbitro: El colegiado Javier Alemany, asistido por Andreu Arnau y Carlos Aguilar, realizaron un buen arbitraje a lo largo de los 90 minutos de juego, sin tarjetas ni acciones polémicas. 

Comentario: Nervios y presión. El equipo de Aguado llevaba toda la semana preparando el partido, todo el año soñando con esta oportunidad, no podían fallar. Los rosoneros estaban intranquilos, activos y motivados. Sabían que lo primero era ganar, luego ya era cosa de la suerte la que decidiera brindarles la oportunidad de competir en el Play-off. Tenían que estar presentes. Lo estuvieron, pero notaron la presión. El equipo salió bien, controlando el esférico sin precipitarse ansioso por el gol. Y llegó. Pronto marcaba el conjunto de Aguado en Llubí para amedrentar a los rivales del Inter pendientes del marcador. La presión se personalizaba en los estadios de Preferente en una última jornada con muchas batallas paralelas aun por decidir. El gol Jaume Martí colocaba al conjunto rosonero en el Play-Off mientras los rivales seguían empatando a cero. El Son Verí rápidamente reaccionaba haciendo los deberes en el 19 de juego y dejaba el peso de la última plaza del Play-Off a Son Caldera e Inter Manacor. En Llubí las ocasiones del conjunto visitante se disparaban. Todos lo intentaban y el segundo gol no llegaba. El banquillo seguía inquieto y el Llubí contestaba con una doble ocasión clarísima que, tras pegar en el larguero, remataba a bocajarro un jugador del Llubí y sacaba magistralmente el portero Xotet. Marchaban los jugadores al descanso inquietos desconocedores de lo que estaba ocurriendo en los demás estadios. De momento les bastaba, pero no podían relajarse ni un momento. Aguado en el descanso tiro de casta y charló con sus jugadores de tú a tú. Al equipo se le notaba con presión, estaba nervioso y precipitaba acciones sin requerirlo o cometía errores sin importarlo. Un equipo que tiraba de coraje en una última jornada de infarto. Tras el parón y la consigna del cuerpo técnico, el equipo salió a controlar, pero en nada les cayó un jarro de agua fría. Penalti por manos y gol del Llubí. Un 1-1 que echaba al Inter de la cuarta plaza y colocaba al Son Cladera por delante. Además, en el 62 anotaba el 0-1 el Son Cladera que, dependiendo de él, se aferraba a la preciada plaza. Mientras tanto, el Inter no conseguía focalizar sus esfuerzos y las imprecisiones en el centro del campo se intensificaban. Tocaron fondo, y el Sant Jordi salió primero al rescate. En el 71 marcaban el 1-1 y pasaba de nuevo el Inter a depender de sí mismo. La tuvo Jaumet en un mano a mano, pero un defensor del conjunto local acabó sacando bajo palos. Tenía que llegar el gol, y ¡claro que llegó! Anotaba como no el gran killer del Inter Manacor en un arrebato de coraje en la frontal tras un rechace que se orientaba y pegaba a morir entre los tres palos. Gol de Jaume Martí que daba el Play-off al Inter de Miquel Aguado en los últimos minutos de juego. Era de ensueño. El equipo terminó el partido ordenado, aguantando y esperando buenas noticias de Sant Jordi. Con el pitido final la celebración fue incierta y reservada, aun se esperaba el pitido final del partido que enfrentaba al Sant Jordi contra el Son Cladera, y de confirmarse el 1-1, eran equipo de Play-off. Tras varios minutos de espera llegó la oficialidad de la noticia y el equipo desbordado por la alegría manteó a su entrenador y celebró con sus familiares el emocionante final de liga. 

Play-off de ascenso a Tercera División. 

Y ahora a por un nuevo sueño. Los de Miquel Aguado creo aún no son consciente de la gran hazaña que han conseguido y que optan a conseguir. Un Inter Manacor que, tras años de esfuerzo y trabajo bien hecho, sigue superándose día a día. Un logro que, alcanzado con mucho mérito, te planta en una final a dos partidos de ida y vuelta para consagrarte como equipo de Tercera División. Un sueño que te planta en otro sueño aún mayor. No será fácil, pero así es como el futbol te hace crecer y creer. El Murense será el rival del Inter Manacor este próximo sábado en “Na Capellera” a las 16,30 horas. Un rival duro que seguro pondrá las cosas difíciles a Aguado tras quedarse a las puertas del ascenso directo completando una muy buena temporada en el Sub-grupo B. 

En una campaña totalmente anómala, un equipo totalmente inesperado, planta cara a los más grandes y se hace un hueco entre los ocho mejores de la categoría, consiguiendo la cuarta plaza en el Sub-grupo A de la Preferente de Mallorca. Lo han hecho y tienen la oportunidad de culminar. Coronarse tras una magnifica temporada que demuestra el potencial de los equipos que trabajan como familia y pelean por placer. Un esfuerzo no remunerado que sobrepasa presupuestos y entrega resultados sin esperar nada a cambio. El futbol les da un primer premio y ahora el equipo rosonero batallará hasta el final para poder entregar el sueño a todo Manacor. Personalmente, aprovecho para felicitar a toda la institución interista y agradecer el trato recibido durante la presente temporada por todos los componentes del club. Suerte y a por todas. 

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba