ActualidadPorto Cristo

El condicionado despertar de Porto Cristo, impulsado por la ‘Unión de Vecinos’

Con el comienzo de la temporada veraniega de los manacorenses a la vuelta de la esquina, bueno será volver la vista 40 años atrás para recordar las ansiosas ganas de despertar, en todos los aspectos de los vecinos de Porto Cristo, a través de la, entonces “Unión de Vecinos”, que desde mediados de la década de los 60, luchaba por y para el progreso de la colonia, pese a las constantes trabas puestas por el Ayuntamiento de Manacor y otras administraciones públicas.
Cuenta Juan Moratille, en el capítulo vigésimo segundo de su libro ‘Porto Cristo, entre ayer y mañana’, que “Antes del momento de la transición de los dos ‘boom’ turísticos, con el compás impuesto por la crisis del petróleo y la ‘Guerra de los siete días’, la Dirección de Puertos había realizado obras que complementaban las de la Unión de Vecinos de 1968, construyó el muelle del Riuet hasta el puente a cuya cabeza señorea desde 1961, el emblemático Bar Pino, en el que Jeroni Capó, medio Séneca, medio Diógenes, transmitía su sentido de la vida a una clientela joven, que aún conserva el recuerdo de enriquecedoras tertulias” (sic).

Casa del Mar, inaugurada el 12 de octubre de 1982


Fue a principios de los 70, cuando se realizaron las obras de acondicionamiento del “mollet”, con la construcción de locales para oficinas y almacenes de los pescadores. El espigón, existente en la zona de la Lonja, separó playa y puerto, al final del muelle, y en 1971 se instaló el alumbrado público del puerto.
Finalizado el mandato de la junta directiva de la Unión de Vecinos, y tras la dimisión de su presidente Ramón Servera, aquella continuó su andadura, bajo la presidencia de Lloreç Gibanel, elegido en el curso de la asamblea de socios celebrada el 7 de noviembre de 1977, como presidente de la junta gestora mientras se producía el proceso electoral para la constitución de una nueva junta directiva, que presidiría Bartolomé Melis, con Gibanel como secretario y Bernardo Galmés como tesorero, elegidos en la asamblea celebrada el 10 de enero de 1978.
Dice Moratille en su artículo, que “Para acometer un ambicioso plan de actuaciones, siguiendo la línea emprendedora de la época anterior, la Unión de Vecinos solicitó al Ayuntamiento la reversión a su favor del impuesto sobre ocupación de las aceras con fines comerciales…”. Una petición que les fue denegada, alegando que “supondría una subvención a una asociación privada, que saldría de los ámbitos legales”.

Muelle del Riuet


En el año 1978 se realizaron nuevas mejoras, como la concesión a la asociación de una ambulancia, por parte de la Cruz Roja, que por falta de un conductor especializado, nunca entró en servicio. Se instalaron cabinas telefónicas en la zona de aparcamiento de los autocares. Se renovó el contrato de arrendamiento de la playa a favor de los hermanos Adrover. Y se acondicionó como espacio recreativo para niños el solar frente a la escuela de Ses Comes.
Derruido el que fuera ‘palacio Suñer’ de principios de siglo, adquirido después por la familia Xauradó, la manzana que ocupaba iba a ser parcelada y fue adquirida por el Ayuntamiento de Manacor. La Unión de Vecinos, solicitó al consistorio la concesión de una parcela, detrás de la iglesia, para la construcción de su local social, solicitud que también le fue denegada y fue el Instituto Social de la Marina quien lo compró para construir la “Casa del Mar”, que sería inaugurada el 12 de febrero de 1982, en presencia del ministro de Trabajo y Seguridad Social Santiago Rodríguez Miranda y las autoridades locales, para ser abierto al público el primero de marzo del mismo año.

El emblemático Bar El Pino, abierto en el año 1961, en pleno boom turístico


Otras realizaciones llevadas a cabo por la asociación vecinal, fueron la balización de la entrada del puerto. Ayudó a la constitución de la Asociación de Padres de Alumnos del colegio y “en vista del desinterés del Ayuntamiento por la limpieza de las calles, se solicitó la ampliación de la plantilla de la brigada, que les fue denegada”. Ante tal negativa, la Unión decidió contratar directamente personal de limpieza a destajo. El alcalde Rafel Muntaner señaló los trabajos que pasarían a ser responsabilidad de la Unión de Vecinos.
El empeño de la Unión de Vecinos en dotar a Porto Cristo de todos los servicios e infraestructuras necesarias en beneficio de sus vecinos, como se ve, era constante y sus proyectos casi interminables. Además de las realizaciones que hemos comentado, se encargaron trampolines flotantes para la temporada veraniega de 1979 y se acordó subvencionar con 15.000 pesetas la octava edición del Concurso de Villancicos.
Por otra parte se procedió a la siembra de árboles en el jardín del Riuet, se limpió el pinar de la Costa de can Blau y se construyó una pasarela encima del Riuet, detrás del Minigolf, para acceder al paseo de la Concha.
El 24 de febrero de 1979 se modificaron los estatutos y la Unión de Vecinos pasó a llamarse ‘Asociación de Vecinos de Porto Cristo’. En diciembre del mismo año, el presidente Bartomeu Melis presentó su dimisión y se convocó una Asamblea General para el 22 de diciembre, de la que salió elegida una nueva junta que dejó vacante el puesto de presidente y fueron elegidos Marcos Caldentey como secretario y Bernardo Galmés como tesorero.
En enero de 1980, Salvador Vadell Bonet pasaría a ocupar la presidencia de forma accidental, hasta que Bartolomé Vadell Bonet, fuera confirmado en el cargo, creándose una vicepresidencia a favor de Antonio Perelló Nebot.
Apunta Juan Moratille, en el mencionado capítulo de su libro que, “Después de una corta presidencia de Marcos Caldentey, durante la cual la A.V.V. obtuvo la adjudicación de los puestos de helados, empezó, tras una polémica elección, la larga presidencia de Salvador Vadell Pascual, durante la cual Porto Cristo vivió momentos cruciales de su muy recienten historia”. Unos temas que trataremos en un próximo reportaje.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba