ActualidadNoticias

“Sa Gravera de sa Torre” de Manacor, a debate

El Medio Ambiente está caldeado. La semana pasada, nuestro colaborador Gabriel Barceló publicaba en “Manacor Comarcal” un artículo de opinión dedicado a “ses Graveres”. Tituló la columna “Ens menjam les muntanyes”, y muchos lectores y lectoras ya se están sumando a la opinión crítica frente a la destructora acción irreversible del entorno de Manacor, y concretamente el denominado Puig den Mora, y que se encuentra justo enfrente de la entrada del camposanto de Son Coletes. Es Clot de sa Grava está siendo esquilmado y las excavadoras van disminuyendo el tamaño de la montaña con el consecuente paso de los años. A fecha de hoy (martes), ya podemos apreciar como los maquinistas empiezan a cavar en los aledaños de la cima, observando a simple vista un gran impacto natural y visual del entorno circundante de la ermita de Manacor. Las diferentes fincas del polígono 34 de Manacor también están sufriendo los estragos paisajísticos de la explotación minera, y “Manacor Comarcal” ha querido indagar un poco más en el tema.

-Actividad autorizada desde el año 1957-

Esta actividad lleva autorizada, según el catastro minero estatal, desde el año 1957 y que, según marca la Ley 22/1973 de Minas, puede prolongarse en plazos de 30 años la explotación, hasta un máximo de 90. A día de hoy, el organismo competente en la extracción minera de las Illes Balears es la Conselleria de Transició Energètica, Sectors Productius i Memòria Democràtica, con lo que el Ajuntament de Manacor de Miquel Oliver poco puede hacer al respecto. Este organismo es el encargado de otorgar concesiones, autorizar prórrogas e inspeccionar, vigilar y sancionar a las empresas que no cumplan con las normativas. Normas que, según expone la Ley 10/2014, de 1 de octubre, de ordenación minera de las Illes Balears, pretenden asegurar y proteger el medio ambiente de la región debido a la falta de amparo que la última Ley vigente del estado español dicta. Una difícil coyuntura que, siempre en boca de todos, somete al ecologismo por interés económico. Decisiones complicadas que debe revisar el Consejo de la Minería de las Illes Balears con el fin de mediar entre los intereses públicos y privados, manteniendo el objetivo de fomentar el desarrollo de una política minera insular sostenible, como bien relata el Govern en la ley de 2014.

Según el catastro, la autorización a diferentes empresas aglutinaría unas 17 H de la superficie de los alrededores de Manacor. Un espacio autorizado que, de no excederse, estaría permitida la extracción minera hasta la fecha. Por ello, un sinfín de leyes, normas y ordenanzas, reguladas por las diferentes Conserjerías de las diversas Comunidades Autónomas, deben aprender a comulgar entre los intereses económicos y los intereses medio ambientales.

No parece tarea fácil, pero esperemos que se pueda llegar a una solución antes de que haya desaparecido para siempre el paisaje de la zona.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba