ActualidadPorto Cristo

Los vecinos de Porto Cristo, y AIPC, indignados con la tala de pinos en el passeig de sa Sirena

Enfado monumental en Porto Cristo por la tala de tres pinos centenarios en el Passeig de sa Sirena debido a las modificaciones urbanas que se están llevando a cabo. El vecindario no daba crédito y la líder del partido político costero tampoco. Antònia Llodrà de AIPC/SyS se enteró de la tala de los pinos en primera línea de mar al recibir varias llamadas del vecindario, este mismo lunes por la mañana. Claro que la ciudadanía no estaba al tanto de tal modificación, ya que en el proyecto solo aparecía la tala de uno de los pinos ubicado en los aledaños del catafal. Así pues, la líder porteña llegó al plenario del consistorio enrabietada, portando un presente en señal de discordia y protesta por la tala de los árboles al equip de govern.
En el turno de ruegos y preguntas, Antònia Llodrà pidió explicaciones expresas al delegado de Costas, Sebastià Nadal, recalcando que “ninguno de los tres pinos que se han cortado estaban en el proyecto inicial”. Acto seguido, la señora Llodrà leyó la normativa referente a la protección de “espais, elements verds y mobiliari urbà”, recordando la tala indiscriminada en S’illot y retractando al Govern Municipal y al batle Oliver de convertirse en “el equipo de gobierno que más árboles ha cortado sin anotarlo en los proyectos municipales”. El enfado fue monumental y concluyó su intervención advirtiendo que tienen que replantarse los árboles y no cortar ni uno más, porque si no, advertía y amenazaba la líder de AIPC/SYS, “seguiremos molestando y haciendo regalos como este pino”.
El regidor de Costas, Sebastià Nadal, contestaba a la líder porteña diciendo que “cierto es que no estaba en el proyecto cortar los pinos” y detallaba que la tala es el resultado de una serie de decisiones técnicas necesaria para mantener la seguridad, remarcando que “las raíces estaban afectadas y el árbol corría el riesgo de caída”. Concluía el regidor Nadal que “cuando se hacen obras pasan cosas y, en este caso, nos sabe muy mal cortar los pinos, pero la seguridad es lo primero. Gustará más o menos, pero no hace falta hacer un paripé como este”, le tiraba en cara a Antònia Llodrà. El batle, por su parte, entonaba la palabra destacando que “no nos apetece cortar ningún árbol, pero a veces, en una obra de estas magnitudes, resultan daños colaterales que no son plato de buen gusto para nadie. Cortar un árbol siempre es la última opción”. Miquel Oliver concluyó la disputa prometiendo a la señora Llodrà que mantendrán el pino que le han regalado vivo y “le prometo que en un lugar u otro lo sembraremos”.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba