ActualidadPorto Cristo

La iglesia de la Mare de Déu del Carme de Porto Cristo (2ª parte): Arquitectura interior y reinicio de las obras

Arquitectura interior

La iglesia propiamente dicha, consistía en una nave longitudinal dividida en tres vertientes, empezando por la cabecera, que era plana. Su cuerpo era el que todavía puede contemplarse; se trataba de una nave única con capillas laterales a cada costado. En el techo, la separación entre los tramos venía marcada por una semi-columna adosada con base en el arranque de los arcos que marcan los tramos en el cuerpo, a manera de arcos perpiaños. Estas columnas son de un orden canónico no determinado, completamente lisas y con los capiteles sin obrar. La nave central estaba cubierta por vuelta de cañón apuntada, al igual que las capillas laterales. Recibía y recibe iluminación natural a través de unos vitrales abiertos en las capillas que en la parte exterior del templo presentan unas aberturas alargadas verticalmente, agrupadas de tres en tres. Así quedaría la iglesia durante unos años, con un cerramiento provisional en la fachada principal, que unía la nueva construcción con el primitivo oratorio.
No se tardó demasiado en reiniciar las obras para el acabado del edificio y alargar la nueva estructura hasta los pies. No obstante, durante esta etapa constructiva tuvo lugar el desembarco en la bahía de Porto Cristo de las tropas republicanas comandas por el capitán Bayo y la iglesia no se libró de los efectos de los bombardeos, resultando seriamente dañados los voladizos de la parte central y parte de la fachada, así como los vitrales de la misma y el retablo barroco situado en la frontal del altar.

Reinicio de las obras

Sigue contando Cati Oliver en su apunte histórico, que en el año 1944 murió el vicario Manuel Soto, pasando a ocupar el cargo mossèn Pere Gelabert, un hombre emprendedor y decidido, cuya primera acción dirigió a llevar a cabo el reinicio de las obras de la iglesia hasta su finalización. La nueva etapa constructiva comprendía la construcción del nuevo campanario, que finalizó en 1948, constando de una torre cúbica o cuadrangular de cuatro cuerpos, rematada con una cúpula piramidal. En la torre del campanario se instaló un reloj de cuatro esferas, obra de mossén Mateu Bosch Caldentey. El conjunto fue bendecido el 12 de abril de 1949, junto con las capillas del Sagrado Corazón y del Santo Cristo.
En 1957 se estaban realizando las obras de ampliación del templo hacia los pies que corrían a cargo del maestro albañil Joan Oliver Fullana “Capellano” y en 1958 se administraba el primer bautizo en la pila bautismal situada a los pies de la iglesia. El mismo año 1958, un rayo cayó sobre el campanario, desmontando el reloj que rodó cuesta abajo hasta la playa, tardando unos cuantos años a volverse a instalar. En el año 1959 se dieron por terminadas definitivamente las obras y la ampliación fue bendecida por el obispo Enciso Viana.
Corría la década de los años 60 cuando Rafel Bargalló, un catalán residente en Porto Cristo, hizo unos donativos para que se dotara al campanario de mayor altura; el cuerpo del reloj fue sustituido por uno de arcadas, sobre las que se coloca el reloj, volviendo a rematarse la torre con la misma estructura piramidal que ya tenía. Así, el campanario, con cinco cuerpos, llegó a alcanzar la actual altura. Entonces se reparó el primitivo reloj y volvió a colocarse en el campanario, pero volvió a estropearse al poco tiempo y fue sustituido por uno nuevo fabricado en Valencia. Este último fue sustituido, hace unos años, por un reloj electrónico fabricado por la compañía italiana Alfa-group, cuyo coste fue de 7.500 euros.
Además de las mencionadas obras en la torre del campanario, también fue remodelado el ábside, optándose por un presbiterio de estilo más moderno, diseñado por el arquitecto Llorenç Ginard. Se construyó un ábside de forma semielíptica que ocupa el tramo de la nave central. El muro es de marés completamente liso, y la unión entre la nueva construcción con la antigua se hizo a través de un entramado de hierro y vidrio, que en principio ocupaba los laterales y la bóveda, donde se produjeron goteras, por lo que la zona de la cubierta tuvo que ser cambiada por marés, quedando de vidrio y hierro los laterales.
En el centro de la forma semielíptica se colocó una nueva imagen de la Virgen de madera policromada, obra del escultor Antoni Oliver Sitjar. La imagen pende de la pared, sujetada por unos hierros horizontales que parten de la espalda de la escultura, dando la sensación óptica que está suspendida en el aire. Bajo los pies de la imagen, pegado a la pared está el Sagrario, que aparenta representar el Calvario, pues su receptáculo recuerda formas rocosas sobre las que se asientan la representación de Cristo crucificado, rodeado por la Virgen y Sant Joan. Delante de la imagen de la Virgen, se sitúa el altar, diseñado por el manacorí Antoni Riera Nadal, que dijo se inspiró en la simbología de la equis de la PAX cristiana.
Centrándonos en las capillas laterales, las de la parte de la epístola albergan por este orden: un Santo Cristo, un retablo dedicado a san José, y la última el antiguo altar de San Tarcisio, cuyo frontal es obra del escultor Miquel Vadell, artista de obra muy prolífica del que se pueden contemplar trabajos suyos en la iglesia dels Dolors y de la Pureza en Manacor, entre otras.
En la parte del evangelio, la primera capilla contiene un retablo del Corazón de Jesús, flanqueado por un cuadro que reproduce una figura de perfil del apóstol Santiago y otro de una Virgen morena. En la siguiente capilla se encuentra un altar y a su costado la Mare de Déu, con la mirada baja llevando de la mano a su Hijo haciendo el signo de la bendición. Por último, la capilla de los pies de la iglesia acoge la pila bautismal que fue donada el año 1913 cuando la iglesia fue declarada vicaría. Detrás de la pila, un mural obra del pintor Miquel Brunet, realizada en la década de los sesenta, que representa el bautismo de Jesús por San Juan Bautista en el rio Jordán. Los vitrales de los pies, que representan apóstoles, los realizó Marc Dietrich, mientras los de las capillas inferiores de la iglesia y los de la del Sagrado Corazón fueron obra de Peñaranda, en el año 1991.
En el verano de 2017, la Parroquia de la Mare de Déu del Carme de Porto Cirsto, fue objeto de unas obras de reparación y acondicionamiento en la parte superior del campanario.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba