ActualidadEntrevistasManacor

Noelia Hernández, directora de la Fundació Trobada: “Las ayudas no son suficientes, necesitamos más personal”

Hace dos años que nuestro medio habló por primera vez con ella, y ahora que la pandemia parece casi olvidada, Manacor Comarcal se acerca de nuevo a la Fundació Trobada. De este modo, hablamos de nuevo con Noelia Hernández, directora del albergue de nuestro municipio, que aprovecha para hacer un análisis de la situación actual de la Fundació.

  • Antes de nada, Noelia, ¿en qué estado se encuentra actualmente la Fundació Trobada?
  • A nivel de usuarios, ahora mismo estamos a tope. No tenemos plazas disponibles, y tenemos una lista de espera bastante numerosa. A nivel de gestión, hace un año que finalizamos un contrato que teníamos con el Consell, y ahora estamos intentando presentarnos a otro concurso. La verdad es que nos vendría muy bien ese nuevo contrato, ya que estamos en una situación económica delicada.
  • ¿De qué modo ha afectado la pandemia a las rutinas de un centro como el vuestro?
  • Hay algo que tras la pandemia ha llegado para quedarse, y que no tiene visos de solucionarse a corto o medio plazo, y es la lentitud en los procesos de admisión de los usuarios. Este proceso se ha ralentizado mucho últimamente, y en esto tiene una parte de culpa la pandemia, es indudable. Aunque es cierto que hay algo más de movimiento que hace dos años, todavía estamos recuperándonos de esa ralentización de los procesos de admisión.
  • Y los servicios que ofrecéis a vuestros usuarios, ¿también se han visto modificados tras la Covid-19?
  • Por suerte ya no, pero sí es cierto que durante muchos meses, entre 2020 y 2021, las tres personas que llevamos el albergue estuvimos bastante saturados. Fue demasiado trabajo durante demasiados meses. Igualmente, ahora seguimos teniendo mucho trabajo, ya que no tenemos el personal suficiente.
  • Os falta personal, y para colmo, ahora comienzan los meses más complicados. ¿Cómo afrontáis este otoño?
  • Esperamos que sea algo menos complicado que los dos últimos años, aunque preferimos no fiarnos en exceso. Además, cada usuario es un mundo, y hay usuarios que solo tienen problemas para obtener un trabajo, y entre estos quizás no es tan complicada nuestra labor, pero los problemas de acceso a la vivienda persisten, la lista de espera sigue con los mismos números de hace dos años… En fin, está claro que no va a ser un otoño fácil, aunque la pandemia esté prácticamente acabada.
  • En estos dos últimos años, ha subido casi un 20% la demanda de los Servicios Sociales del Ajuntament de Manacor, de igual modo que el propio Gobierno estatal ha tomado diversas medidas que han ayudado a contener los diversos problemas económicos y sociales que padecemos. Sin embargo, como bien dices, sigue existiendo mucha precariedad laboral, muchas dificultades para el acceso a la vivienda…
  • Exacto, todo esto lo seguimos notando mucho. Para nosotros, y especialmente desde la pandemia, se hace muy necesario aumentar el número de profesionales, para que los usuarios estén mejor atendidos. Evidentemente, las ayudas han venido bien, pero no es suficiente; necesitamos personal. De hecho, otros sectores similares al nuestro, de atención a individuos con problemas sociolaborales, o de adicciones o con discapacidad, tienen el doble de personal que nosotros.
  • Además, este albergue es el único que existe en todo el municipio de Manacor…
  • No solo eso, este albergue es el único que hay más allá de Palma, a nosotros nos llega gente de toda la isla, no solo de nuestro municipio.
  • Fíjate, esto no lo sabía. Me parece muy grave que, siendo este el único albergue que hay fuera de Palma, esté con esta falta de personal tan alarmante.
  • Pues sí, es así, por eso es tan importante para nosotros tener más personal. Eso sería una gran ayuda para nosotros, o eso o bien descentralizar más los servicios en la isla. Si esto último pasara, y lugares como Inca, Pollença o Calvià tuvieron su propio albergue, nosotros no tendríamos tanto trabajo, y los usuarios no se tendrían que desplazar tanto y estarían mejor atendidos. Creo que tras la pandemia, tanto los ayuntamientos de la isla como el Consell de Mallorca deberían de replantearse esto que estamos tratando, porque no podemos seguir con este nivel de saturación durante tanto tiempo.
  • En nuestro anterior encuentro, señalaste que tras la llegada de la Covid-19, el perfil de vuestros usuarios era aún más diverso que antes. ¿Ese perfil tan variado de vuestros usuarios se ha mantenido en estos dos años?
  • Sí, sin duda, antes el perfil del usuario era más homogéneo. En gran parte, esos usuarios eran inmigrantes, y estaban aquí hasta que se estabilizaba un poco su situación. En menor medida, también había gente de la Península, y en casos mucho más puntuales, personas sin vivienda o gente que se había separado. Ahora, en cambio, tenemos a todo tipo de usuario, independientemente de su raza, sexo o ingresos. Nuestros usuarios vienen por múltiples factores, ya sea por trabajo, vivenda… Además, y esta es otra cosa nueva, ahora viene gente que jamás se hubiera esperado verse en una situación económica tan delicada.
  • El tiempo de espera también se habrá alargado en estos dos años…
  • Por supuesto, esa es otra secuela que nos ha dejado la pandemia. Antes, nuestros usuarios estaban días, semanas, meses como mucho. Ahora, el tiempo que pasan nuestros usuarios es mucho más difícil de predecir, y se alarga más de la cuenta.
  • Otro asunto que tratamos hace un par de años era vuestra invisibilidad de cara a gran parte del municipio manacorí. En estos dos años, ¿habéis conseguido daros a conocer algo más entre los manacorins?
  • Sí, un poco, pero no todo lo que nos gustaría, ya que el tiempo que tenemos para hacer este tipo de actividades es escaso. En nuestro caso, hace falta una gran labor de concienciación para luchar contra ese estigma que aún existe hacia nuestros usuarios. La gran mayoría de la gente sigue pensando que nuestros usuarios están en el albergue porque lo han elegido, porque son malas personas. Esto, aparte de ser mentira, no ayuda en absoluto a visiblizar nuestro trabajo. Por muchas visitas que hagamos a colegios e institutos, si no cambiamos la mentalidad de nuestra sociedad respecto a nuestros usuarios, la ayuda que podamos recibir en forma de más medios o más personal siempre será más difícil de que llegue. Al menos a corto o medio plazo.
Noelia Hernández, directora de la Fundació Trobada

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba