ActualidadPorto Cristo

La Verge del Carme de Porto Cristo, algo más que una Cofradía de Semana Santa

Fotos: Antoni Font y Marcos Gittis
Dos años después de cumplir su vigésimo aniversario, que no se pudo celebrar a causa de la pandemia, la Cofradía “Verge del Carme”, la única que desfila en las procesiones de Semana Santa en Porto Cristo, volverá a realizar su habitual recorrido por las calles de la localidad costera este próximo Jueves Santo.
La Cofradía del Carmen fue fundada el año 2000. Según su presidente fundador y actual coordinador de la misma Antoni Font Oliver, la idea de fundar una cofradía de Semana Santa surgió de un grupo de personas pertenecientes al Consuelo Parroquial, que consideraban que “las manifestaciones de Semana Santa eran muy pobres. Además para los residentes en el Port, fue una decisión muy bien acogida”. La cofradía, fue constituida con 160 cofrades y contaba con 300 socios fundadores, de los que ahora quedan unos 250 y unos 70 penitentes que desfilan en las procesiones.
La vestimenta de los cofrades consta de una túnica de color marrón, característica de los carmelitas, y lleva una estola en la parte delantera con unos ribetes dorados. La túnica va ceñida al cuerpo mediante un cordón largo con unos nudos de color blanco; la capa es de ras de color de vori y la capucha es del mismo color y tejido, con el escudo de la cofradía bordado en su parte pectoral.
La cofradía cuenta con el estandarte de la Virgen del Carmen, de forma rectangular, tela de seda color de vori y con unos motivos vegetales bordados con hilo de oro y plata. Los elementos bordados enmarcan la imagen central y principal, que es la figura pintada de la Mare de Déu del Carme. Los acabados de la insignia son de pasamanería y flocados dorados.
Otro estandarte, que hace referencia a la propia cofradía, es de color marrón, que como se ha dicho es el color propio de los carmelitas, y por tanto también lo es de la cofradía. El banderín lleva bordado en el centro el escudo de la cofradía, el nombre de la misma y el de Porto Cristo.
La cofradía desfila con el Cristo Crucificado, perteneciente a la parroquia. La imagen es portada por cuatro personas sin tabernáculo.
Uno de los momentos más impactantes de la procesión del Jueves Santo lo protagoniza el desfile, de un penitente que representa a Jesús de Nazaret descalzo, arrastrando unas cadenas y portando una cruz de madera sobre sus hombros, que escenifica las tres caídas de Cristo en su camino hacia el monte Calvario, en unos puntos determinados del recorrido, iluminados y engalanados con motivos alegóricos al Vía Crucis.
En el año 2004 se incorporó un majestuoso paso, cuya imagen representa a la Virgen Dolorosa, y que desfila sobre una peana de madera torneada por un escultor de Manacor, cuya plataforma, sobre ruedas, es empujada y conducida por nueve penitentes. En su estructura pueden contemplarse doce varales de palio con sus costados bordados con hilo de oro. La imagen portada por el paso fue encargada al escultor sevillano Berlanga y representa a la Virgen Dolorosa, ataviada con un suntuoso manto de terciopelo rojo bordado y un dibujo de la custodia. Iluminan todo el conjunto unos cirios blancos de plata en su parte superior. La corona, bañada en oro, que luce la Virgen, fue sufragada con las aportaciones de los propios cofrades.


Otras representaciones religiosas

Según nos informa Antoni Font, además de las procesiones del Jueves y Viernes Santo, la cofradía de Porto Cristo, realiza, de manera periódica, otros actos o representaciones relacionados con la pasión y muerte de Cristo. Hace unos años se escenificó, en la bahia del puerto, la crucifixión de Jesús y su bajada de la cruz, cuyo cuerpo fue desembarcado en la playa, una secuencia que resultó un impresionante espectáculo, enmarcado en un artísco ambiente de luces y sonidos. La última representación dramática fue puesta en escena, hace tres años, delante de la iglesia, con la interpretación del “davallament”, magistralmente protagonizada por Mateu Durán.
También cabe destacar, en marco de las celebraciones de Semana Santa, el esmero y la ilusión vertidos por el cura párroco don Pep Caldentey en la confección de la “Casa Santa” en la capilla principal del interior del templo. Dice la historia que la Casa Santa representa la veneración de la Eucaristía dentro de la celebración de la liturgia del Viernes Santo en el contexto del triduo de Pascua, la solemnidad grande de los cristianos.


Obra social

Además de los mencionados actos religiosos enmarcados dentro de la Semana santa, la cofradía Verge del Carmen de Porto Cristo, participa como ONG, en diversas obras de carácter social, como ha sido la de recabar ayudas para Ucrania, a la que se han sumado las cofradías de Manacor. Asimismo, desde hace años está involucrada en la construcción de una escuela en Perú, entre otras acciones de carácter benéfico-social.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba