Entrevistas

Jaume Oliver, secretario del sector financiero de UGT Balears: “Muchas entidades financieras estaban en números negativos desde hace años, y esta pandemia ha acelerado esas fusiones que estaban pendientes desde hace un tiempo”

José María Sánchez

Secretario del sector financiero, seguros y oficinas de UGT Balears, Jaume Oliver Vallés (Palma de Mallorca, 1976) posee una amplia trayectoria en el mundo de las finanzas. Tiene estudios de Turismo y Asesoría Financiera, y es experto en Crédito Inmobiliario. Con toda esa experiencia y ese conocimiento que nuestro entrevistado atesora, Jaume se acerca a “Manacor Comarcal” con el propósito de explicar más y mejor todo el asunto que rodea a la fusión entre Bankia y Caixabank, los dos principales bancos de nuestro país.

– Jaume, antes de ahondar de una manera más profunda en el tema que nos ocupa en esta entrevista, me gustaría que nos contara las sensaciones que usted tuvo cuando escuchó hablar por primera vez de esa posible fusión bancaria entre Bankia y Caixabank.

– Lo primero en lo que pensé cuando escuché esa noticia por primera vez, fue el hecho de que nos encontrábamos a las puertas de la creación de un gran banco en España, un hecho que jamás había sucedido en nuestro país. Si miramos este asunto desde el punto de vista empresarial, creo que hablamos de una buena fusión, aunque también es cierto que a nivel de Balears nos preocupó, ya que existe un gran solapamiento entre la antigua Caja de ahorros de Baleares, que en la actualidad es Bankia; algo que también sucede entre la antigua La Caixa y la actual Caixabank. Este solapamiento de sucursales nos preocupa, y deberemos de estar muy pendientes del devenir de este asunto en esta fusión.

– ¿Cuánto cree que ha influido la pandemia en una decisión como esta?

– Es indudable que la pandemia ha afectado en todos los niveles, y el sector financiero no ha sido una excepción. Desde el momento en el que los intereses pasaron a ser negativos, y el coste del propio dinero en si pasó a ser más alto, esto de alguna manera ha facilitado que distintas entidades se junten, como es el caso de Bankia y Caixabank, para así ganar volumen y afrontar de una manera más segura esta crisis. La verdad es que muchas entidades financieras estaban en números negativos desde hace años, y esta pandemia ha acelerado esas fusiones que estaban pendientes desde hace un tiempo.

– ¿Qué supone esta gran fusión bancaria, entre Bankia y Caixabank, para los ciudadanos de a pie?

– Considero que aún es un poco pronto para hacer predicciones sólidas y creíbles respecto a esta fusión, y más en el contexto actual de la pandemia, donde todo cambia a cada instante. Lo que está claro es que muchas entidades financieras están aprovechando este contexto tan inestable para establecer nuevas sinergias y ganar algo de fuerza en su terreno. Esto es algo en lo que nosotros no estamos en contra, pero sí que es cierto que con esta fusión nosotros vamos a estar muy pendientes de los trabajadores. No podemos permitir que esta fusión sirva para llevar a cabo despidos traumáticos; por eso haremos mucho hincapié en aquellos trabajadores más veteranos, para que se acojan a las prejubilaciones sin temer por su futura estabilidad económica. Asimismo, en esta fusión creemos que también es muy importante que los clientes se sientan seguros, ya que al fin y al cabo, ellos son los que dan una verdadera estabilidad a una empresa financiera.

– Hasta 2019, solo Alemania superaba a España en el recorte de plantillas de entidades financieras. Sin embargo, hace poco se ha anunciado una posible unión entre Unicaja y Liberbank, y si a eso le sumamos la fusión entre La Caixa y Bankia, puede que en apenas unos meses, nuestro país lidere esa lista de países con mayores recortes de personal en el sector bancario….

– Eso es cierto, aunque también tenemos que pensar que venimos de una época en la que España era el país más bancarizado de Europa, lo que en gran parte explica que esos ajustes sean mayores en nuestro país que en cualquier otro lugar del continente europeo. Hace apenas diez años, en casi cada esquina de cualquier pueblo o ciudad había una sucursal de un banco, y esto es algo cada vez más difícil de ver. Ahora el modelo de negocio ha cambiado, está más digitalizado, y las oficinas ya no son tan necesarias como antaño, lo que no quiere decir que esos empleados no se puedan recolocar. Esos empleados pueden seguir trabajando en la gestión telefónica, la gestión informática, etc.

– Es cierto que el tema de las sucursales ha cambiado mucho en estos últimos años. De hecho, desde la crisis de 2008 han desaparecido más de 26.000 sucursales en nuestro país, así como más de 100.000 empleos en el sector financiero. ¿Es fácil que una persona que trabaje en ese sector, recupere de una manera rápida su empleo?

– Es una buena pregunta. Yo creo que depende. Si hablásemos de un escenario sin pandemia, te diría que sí, que un empleado de ese sector podría recuperar su empleo en un tiempo relativamente corto. En cambio, con el escenario actual, es muy difícil encontrar trabajo en cualquier área, más allá del sector financiero, y Balears es un gran ejemplo de ello, a causa de la dependencia turística que arrastramos.

– Una de las principales críticas que se ha hecho a la fusión de Bankia y Caixabank, es que dicha fusión serviría para crear una entidad financiera “demasiado grande para quebrar”. ¿Cree que esta crítica tiene alguna clase de fundamento sólido?

– Reconozco que yo no soy un gran experto en economía, por lo que no puedo opinar sobre algo tan ligado a lo puramente económico. Lo que sí puedo decir al respecto es que esta fusión tiene el visto bueno del Banco de España, de la Unión Europea y de todas las entidades financieras, y que al igual que he señalado antes, considero que es demasiado pronto para juzgar lo bueno o malo de una fusión que ni siquiera ha comenzado a funcionar.

– ¿Considera que nuestro país debería de seguir el ejemplo de Alemania, y dar prioridad al desarrollo de una banca pública eficiente?

– Bajo mi punto de vista, creo que este asunto de la banca pública tiene algo de leyenda urbana. Me explico. Según la Unión Europea, solo puede haber un banco público por país, y nosotros ya tenemos el Banco de España, que de alguna manera asume su rol de banco público, aunque no lo sea en según qué aspectos. Es cierto que el Estado no tiene un banco público como tal, pero sí tiene una línea de financiación pública que es el ICO (Instituto de Crédito Oficial), en el que se destinan grandes inversiones a nuevas inversiones, tecnologías verdes, nuevas tecnologías, etc. De este modo, pienso que la llegada de una banca pública a España es inviable por esos dos motivos; por un lado, la UE, y por otro el rol que tiene el ICO, con el cual ya ejerce en gran parte de banco público.

– Antes de acabar, Jaume, ¿cómo vislumbra los próximos meses que va a pasar Balears, ante un panorama económico tan poco halagüeño?

– Creo que aún está por ver, aunque pienso que se ha hecho muy buen trabajo desde el punto de vista financiero. Los ERTES, las moratorias hipotecarias, las líneas de crédito de liquidez… todo ello ha servido para dar algo de tranquilidad a muchísimos trabajadores que, sin esos recursos, lo estarían pasando muy mal.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba