Entrevistas

El buen trabajo de Cáritas Diocesana en Manacor, según su coordinadora Catalina Barceló

El buen trabajo de Cáritas Diocesana en Manacor, según su coordinadora Catalina Barceló

“Estas personas que se han visto sorprendidas por la situación creada por la pandemia, necesitan una atención muy especial, que hemos ido encauzando coordinando el trabajo de información, asesoramiento y las ayudas puntuales”

– ¿Cómo se ha visto afectado el funcionamiento en estos tiempos de pandemia Cáritas Diocesana, que desde su creación siempre se centró en la ayuda a los más necesitados?

– Nuestra actividad se ha centrado en dar soporte sobretodo en temas de emergencia, como es en primer lugar la alimentación y la vivienda, pero también en la demanda de información y otras ayudas a las personas y familias necesitadas. Se nos han presentado casos de tramitaciones paralizadas por decreto, como son las solicitudes de asilo. Hemos ayudado a tramitar ERTEs y otras cuestiones administrativas. Igualmente hemos atendido a muchas personas que desde que se decretó el Estado de Alarma no han cobrado absolutamente nada, y por estos casos estamos trabajando de forma muy coordinada con los Servicios Sociales del Ajuntament de Manacor y con la Cruz Roja.

– Hablando precisamente con la teniente de Alcalde delegada de Servicios Sociales, Carme Gomila, salió el tema concerniente a la primera emergencia de la persona sin recursos, que es la necesidad de comida… ¿Habéis igualmente notado la concurrencia de personas que, con anterioridad, no solicitaron nunca estas ayudas?

– Por supuesto que sí. Son estas personas de la que hablaba antes respecto a que llevaban más de dos meses y medio sin ingreso alguno. Estas personas que se han visto sorprendidas por la situación creada por la pandemia, necesitan una atención muy especial que hemos ido encauzando, coordinando el trabajo de información, asesoramiento y las ayudas puntuales o la tramitación de un papeleo que en ocasiones no entienden por ser de nacionalidad extrajera o por otras causas que los mantienen prácticamente aislados y en una realidad desconocida.

– Recuerdo perfectamente el centro de distribución de alimentos de Cáritas, al cuidado de voluntarios… ¿Sigue funcionando del mismo modo?

– En el reparto de alimentos hemos tenido que introducir variaciones, debido a que los voluntarios que cuidaban de esta distribución ahora son consideradas personas de riesgo. Ahora quienes necesitan de esta ayuda nos informan de lo que realmente necesitan y por nuestra parte les preparamos las bolsas individualizadas.

– ¿También ha aumentado esta solicitud de alimentos en Cáritas?

– Ha aumentado, pero también se ha diversificado gracias a que el Govern Balear ha dado ayudas para cubrir las necesidades básicas.

– ¿Habéis intervenido, ayudando en los trámites para conseguir estas ayudas del Govern?

– No sólo hemos tramitado estas demandas de ayudas, sino que también lo hemos hecho intercambiando información y coordinando esfuerzos con la Cruz Roja y el Departamento de Servicios Sociales del Ajuntament de Manacor. Gracias a ello, se están consiguiendo ayudas a personas que inicialmente solo acudieron en busca de alimentos, y que al final han podido igualmente acceder a estas ayudas del Govern Balear.

– ¿Se está refiriendo a estas ayudas de corta duración como la Renta Social Garantizada?

– La Renta Social Garantizada es efectivamente una ayuda de corta duración, pero no se puede olvidar que ante la situación de emergencia creada, esta ayuda aporta sosiego, un margen de tiempo para la reentrada en el sistema de trabajo, solicitar otras ayudas, o gestionar salidas de a más largo plazo.

– Otro de los temas más comentado es el de la poca disponibilidad de vivienda y la situación creada ante el impago de alquileres…

– Nos consta que en Manacor se ha llegado al punto de convivir dos o tres familias en el mismo domicilio en viviendas de escasos metros cuadrados. Esta situación ha creado conflictos en muchas ocasiones, acrecentados por la presión del arrendador a unos inquilinos que en estos momentos no pueden pagar. La única ayuda que estas familias han recibido hasta el momento es la prohibición de que, mientras dure el Estado de Alarma, no se les puede cortar la luz, el agua o desahuciarlos. A todo ello, tanto en Manacor como en Porto Cristo hay un perfil de personas no empadronadas en el domicilio donde habitan.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba