Entrevista a Rafel Roig, presidente de la Federació Balear de Transports: “Hay que sobrevivir de la mejor manera posible, luego ya vendrá la transformación”

0

José María Sánchez

“Se tiene que hacer todo lo posible para que sobrevivan el mayor número de empresas y trabajadores posibles, es imprescindible”. Ese es el mantra de Rafel Roig Grimalt (Felanitx, 1966), presidente de la Federació Empresarial Balear de Transports (FEBT), quien también es miembro del Comité Ejecutivo de la Cámara de Comercio de Balears, entre otros muchos cargos. El máximo dirigente de la FEBT se acerca a “Manacor Comarcal” con el fin de analizar la situación actual del transporte balear, el cual ha sido uno de los sectores más afectados por la crisis del Covid-19.

– A grandes rasgos, ¿cómo diría usted que está afectando esta crisis al transporte balear?

– La verdad es que el Covid-19 ha profundizado bastante en unas deficiencias que ya arrastrábamos antes de la crisis. El mundo está completamente parado, y por lo tanto es lógico que nuestro sector se vea tan afectado por este parón. Bajo mi punto de vista, el sector del transporte balear está sufriendo mucho este año a causa de la enorme dependencia que tiene nuestra comunidad del turismo, un sector que al mismo tiempo, siempre se ha servido mucho de cualquier tipo de transporte para visitar “ses Illes”. Por tanto, da igual el medio de transporte del cual hablemos, ya que todos se han visto perjudicados por esta crisis.

– ¿Qué medios de transporte se han visto más perjudicados por esta crisis?

– Aunque todos se han visto afectados por esta gran crisis, es indudable que aquellos vehículos que tienen una labor más estrecha con el tema turístico, han sido y son los más perjudicados por este conflicto. De todos modos, tampoco podemos olvidar al transporte escolar, que estuvo meses parado y que ahora también afronta dificultades añadidas derivadas del coronavirus.

– Antes de pasar a temas más relevantes, quisiera que me diera su opinión respecto al cambio en la concesión de Transportes para los pasajeros del Migjorn y el Llevant de Mallorca, un cambio que empezó a funcionar el pasado año, y que afecta directamente a todo el municipio de Manacor.

– Creo que ha sido una operación muy positiva para todos los habitantes de las islas, es una gran inversión que sin duda era necesaria para una gran parte del transporte de las islas, que necesitaba una renovación. De hecho, a partir del próximo 8 de enero, en todo el municipio de Manacor surgirán nuevas líneas de transporte vinculadas a ese cambio de concesión que se produjo el pasado año, donde la concesión pasó de Aumasa a Autocares Caldentey.

– Anteriormente ha dicho que el sector del transporte en Balears ya atravesaba una situación difícil antes del Covid-19. ¿Me podría relatar cuál era exactamente la situación del transporte balear, antes de la llegada del Covid-19?

– Por desgracia, somos un sector que ya antes de la crisis se veía muy justo con según qué tipo de ayudas, y esta es una situación que se ha agravado aún más tras la llegada del Covid-19. A lo largo de estos meses, nuestro sector no ha recibido ningún tipo de ayuda directa o indirecta, todo son gastos. Hemos tenido que pagar el impuesto de circulación a pesar de que los medios de transporte estaban parados, nos hemos visto obligados a dar los seguros de baja en Tráfico, lo que ha supuesto un gasto más… en fin, toda una serie de complicaciones que no han ayudado a mejorar nuestra situación.

– De este modo, ¿no habéis recibido ninguna clase de ayudas de parte del Govern?

– Hasta el momento no, más allá de la cobertura que han dado los ERTES a los trabajadores fijos, discontinuos y discrecionales, una medida que nosotros hemos valorado de una forma muy positiva. Eso sí, ayudas directas al transporte no ha habido ni aquí ni en el resto de España, aunque nosotros tampoco pedimos grandes ayudas al respecto, sino más bien que se solucionen esos problemas burocráticos de los que hemos hablado antes. El impuesto de circulación, la baja del seguro en Tráfico… así como otros asuntos relevantes, como el retraso de las moratorias hasta un año o dos en nuestro sector o la bajada del impuesto sobre Actividades Económicas.

– De todas estas peticiones que ha señalado, ¿cuáles son las más urgentes, bajo su punto de vista?

– Dada la escasez de ingresos que hay actualmente en nuestro sector, el retraso de las moratorias hasta 2022 es crucial, del mismo modo que la anulación o la rebaja en el impuesto de circulación también es muy importante.

– En las próximas semanas se acabarán de configurar los Presupuestos Generales del Estado. Unos presupuestos que según el Gobierno, “acelerarán la transformación del sector automovilístico español en los próximos tres años”. ¿Cuáles deben de ser los pilares de esa transformación en vuestro sector?

– A mí me parece muy bien que se transforme el sector, pero lo primero que tenemos que hacer para que esa transformación sea eficaz, es hacer todo lo posible para que sobrevivan el mayor número de empresas y trabajadores en el próximo año. Esto es imprescindible, ya que la epidemia no va a acabar en dos días, ninguna pandemia ha durado tan solo un año. Por tanto, primero hay que sobrevivir de la mejor manera posible, luego ya vendrá la transformación. Eso sí, si hay que transformarse a través de un mayor uso de los vehículos eléctricos, hay que dejar bien claro que aún no estamos preparados para un reto como ese.

– ¿Por qué cree que aún no estamos del todo preparados para el reto del vehículo eléctrico?

– En este asunto aún no estamos todo lo adelantados que nos gustaría, apenas hay puntos de recarga en toda la isla. Por tanto, como he dicho antes, creo que lo prioritario en este momento pasa por la supervivencia del tejido empresarial, luego ya tendremos tiempo para amoldarnos al vehículo eléctrico, que sin duda será todo un avance a la hora de luchar contra el cambio climático.

– Más allá de determinadas medidas políticas, ¿Considera que la pandemia podría acelerar alguna clase de cambios en el sector del transporte, tanto en Balears como en el resto de España?

– Por supuesto, de eso estoy completamente convencido. Esto es algo que no solo va a ocurrir en nuestro sector, sino en cualquier otro trabajo. Durante estos dos próximos años vamos a tener menos turismo, y va a ser en estos años cuando se empiece a acelerar ese cambio de modelo turístico, un cambio muy relevante que al mismo tiempo va a provocar otros cambios directos o indirectos en otros sectores como el nuestro.

Deja una respuesta