NoticiasSant Llorenç

Tres años después de la Torrentada, en Sant Llorenç persiste el riesgo de inundaciones

Fue durante la tarde del 9 de octubre de 2018, por lo que este sábado se cumplen tres años de la torrentada que asoló Sant Llorenç des Cardassar y otros enclaves del Llevant mallorquí. Una tragedia que se cobró 13 vidas humanas y dejó otras tantas familias destrozadas, y daños materiales que inicialmente fueron valorados en más de 90 millones de euros.
La ciudadanía de toda Mallorca quedó consternada y, de forma especial, las familias y amigos de los fallecidos, entre los que figuraba el pequeño Arthur, un manacorí de 6 años de edad, que viajaba con su madre, Joana Lliteras y su hermana Úrsula, rumbo a Capdepera, con tan mala fortuna que al cruzar Sant Llorenç descargó la tormenta, arrastrando su coche. La madre y el niño fallecieron por la riada y la hija y hermana, Úrsula, fue rescatada por un turista, que la puso a salvo. El cuerpo sin vida de Joana fue localizado a las pocas horas, pero no el de Arthur, que fue arrastrado por el agua. Esperando el milagro de hallar al niño con vida, se movilizaron medios aéreos y terrestres. Todo el mundo intentó colaborar en la búsqueda de Arthur, que fue encontrado sin vida una semana después de la tragedia. El milagro no se produjo.
El pueblo llorencí quedó convertido en un enorme lodazal. Fango que cubría calles y casas. Muchas familias perdieron sus muebles y enseres, y mucha gente de Mallorca se solidarizó con los llorencins, acudiendo en masa y a diario en su ayuda para retirar el fango y colaborar en la difícil vuelta a la normalidad. Incluso el tenista de Manacor, Rafel Nadal y miembros de su Academia, participaron activamente en la retirada del fango. El tenista tiene familia en Sant Llorenç, de procedencia materna. Además, Rafel Nadal dio un millón de euros a los damnificados; un ejemplo de solidaridad que dio la vuelta al mundo. Lástima que la solidaridad de los políticos en forma de promesas se haya quedado en eso, en promesas. Porque la verdad es que Sant Llorenç y restantes zonas afectadas han recibido casi nada de las administraciones públicas. Tanto desde el Consell de Mallorca como desde el Govern se dan la culpa unos a otros y siguen sin haber ejecutado sus promesas.
El Rey Felipe y Letizia estuvieron en el funeral por las trece víctimas, celebrado en la Real Parroquia Nostra Senyora dels Dolors de Manacor. También estuvieron en Sant Llorenç, además de Pedro Sánchez, Francina Armengol y otros altos cargos del Estado y de la Comunitat balear, pisando el fango de las calles y prometiendo las ayudas necesarias para la población y para evitar futuras inundaciones. Unas ayudas que, tres años después, todavía no han llegado. Hoy Sant Llorenç des Cardassar corre el mismo peligro de inundaciones que hace tres años. Ahora, tres años después, el Govern Balear se plantea invertir 20 millones de euros en Sant Llorenç para prevenir torrentadas.
Esperemos que no sea demasiado tarde.

Tres años después, sigue habiendo “restos” de la Torrentada

Realizamos un paseo por la zona del torrente hace escasos días, a pocos metros del campo Municipal “es Moleter” y de la parte trasera del Cementerio Municipal, y todavía pueden verse piedras y objetos que seguro se encuentran en el lugar desde la Torrentada de hace tres años, como una zapatilla de fútbol, rejilla destartalada que denota haber pasado por el fango, o un intermitente de coche, por citar algunos ejemplos.
Paseando por el lugar, todavía te lleva a recordar esos fatídicos días, y seguro que la ciudadanía llorencina, cuando llueve de forma exponencial, lo recuerda también… con el corazón en un puño.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba