ActualidadOpinió

«Mallorca: del campo al mar… ¡y bajo él!», por Jordi Skynet

Bienvenidos a Mallorca, la joya incrustada en el azul profundo del Mediterráneo, donde los campos de cultivo una vez rebosaban de oro verde bajo el sol implacable, custodiados por herederos que miraban con desdén hacia las franjas de tierra que besaban el mar. Estas costas, azotadas por el viento y salpicadas por la espuma del mar, eran vistas como el premio de consolación en el legado familiar, relegadas a un segundo plano frente a las fértiles tierras del interior.
Sin embargo, como si de un giro dramático sacado de las páginas de una novela se tratase, este escenario comenzó a transformarse bajo el influjo del tiempo y el cambio de las mareas económicas. Los otrora despreciados hijos de la costa se erigieron en los nuevos monarcas de la economía insular, coronados por un boom turístico sin precedentes. Las playas que habían sido ignoradas se convirtieron en el escenario de un lucrativo espectáculo de sol, arena y mar, atrayendo a legiones de visitantes ansiosos por sumergirse en las aguas cristalinas y relajarse bajo el sol que antaño sólo maduraba tomates y olivas.
Pero, queridos lectores, no se detengan a descansar en esta paradisíaca postal, porque la trama de nuestra historia toma otro giro, quizás más inesperado y desafiante que el anterior. Así como los campos de cultivo y las costas han visto cambiar su fortuna al capricho de las decisiones humanas y los vaivenes del mercado, ahora se enfrentan a un rival que no distingue entre herederos y desheredados, entre campos dorados y playas plateadas: el cambio climático.
Este nuevo giro de guión colectivo no proviene de la pluma de un guionista ingenioso, sino de las proyecciones y advertencias de científicos y expertos que observan cómo el escenario de nuestra isla se prepara para una transformación que podría redefinir lo que significa ser rico o pobre, afortunado o desafortunado. Según las últimas proyecciones de la NASA, para el año 2100, los nietos de esos afortunados herederos podrían necesitar aprender a nadar más que a negociar. Con un aumento estimado del nivel del mar de hasta 0,77 metros (y si tienes suerte, solo 0,38 metros si empezamos a actuar), Mallorca se está preparando para su próxima gran transformación: de codiciada costa a extravagantes parques acuáticos naturales.
En el escenario siempre cambiante que es nuestro querido planeta, parece que Mallorca se esta preparando para su propia versión de una “verbena al aire libre” , cortesía del cambio climático. La verdadera estrella del show es el mar, que, al parecer, empieza a decidir que es su turno de subir al escenario, incrementando el nivel de su actuación y acercándose peligrosamente a las primeras filas de nuestras costas. Este invitado sorpresa se está tomando su papel muy en serio, amenazando con convertir nuestros preciados litorales en el nuevo patio de recreo para peces y, quién sabe, quizás futuros cursos de buceo urbano.
Así, mientras el cambio climático sigue dirigiendo esta fiesta imprevista, Mallorca se calienta al ritmo de este festival no deseado, recordándonos que tal vez ya es hora de cambiar la música y considerar algunos pasos de baile más ecológicos. Pero no teman, queridos futuros habitantes de esta nueva Venecia, porque si hay algo que la historia de Mallorca os ha enseñado, es que sabéis adaptaros. ¿Campos inundados? Perfecto para el cultivo de arroz. ¿Costas sumergidas? Innovaremos en turismo submarino. Y para aquellos preocupados por perder sus propiedades frente al mar, quizás es hora de considerar invertir en casas flotantes o, mejor aún, en un buen par de aletas.
Así que, mientras contemplamos el horizonte de 2100, no podemos evitar esbozar una sonrisa imaginando las guías turísticas del futuro anunciando «Mallorca, la Venecia del Mediterráneo: ven y experimenta nuestras exclusivas rutas de snorkel por las antiguas calles de Palma». Imagínate las selfies submarinas junto a los monumentos ahora sumergidos, con hashtags como #BuceoUrbano y #MallorcaAcuática dominando las redes sociales.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba