Sucesos

La bebé arrojada al contenedor de Porto Cristo estaba viva

La bebé hallada en un contenedor en Porto Cristo, el pasado 2 de noviembre estaba viva en el momento de ser lanzada a la basura. Ésta siempre había sido la principal hipótesis de los investigadores y, meses después, los informes remitidos por el Instituto de Medicina Legal a un laboratorio especializado de la Península, confirman que la pequeña presentaba lesiones craneoencefálicas. Además, también apuntan a que la criatura respiraba en el momento de producirse la muerte. Una vez finalizada la autopsia, que no fue del todo concluyente, los forenses solicitaron un estudio de los órganos. Finalmente, los resultados de estas pruebas específicas llegaron hace unos días y ya obran en poder de la jueza instructora de la causa.
A partir de ahora, la madre de la bebé se enfrenta a una condena por asesinato que conlleva una petición de prisión permanente revisable. Dicha medida consiste en la privación de la libertad, en principio, de manera permanente, pero puede ser revisada en ciertas circunstancias.
Los hechos sucedieron el jueves 2 de noviembre de 2023 cuando, a las 17’50 horas, se alertaba que alguien había arrojado un bebé a un contenedor de basura. Al lugar acudieron varias patrullas de la Policía Nacional y Policía Local, que pudieron comprobar la veracidad de la información. Una patrulla de la Policía Local trasladó al bebé a un centro hospitalario, ubicado a escasos 500 metros del lugar del hallazgo, mientras que los investigadores iniciaron las primeras indagaciones. Las pesquisas policiales dieron pronto resultado y se averiguó que al lugar había acudido un turismo ocupado por al menos dos personas. Una de ellas, un hombre, había arrojado a la bebé al contenedor.
Las primeras gestiones apuntaban que se le había caído la placenta al suelo y cuando se acercaba a los depósitos la arrojó en un segundo intento. Los agentes de la Policía Judicial del Cuerpo Nacional de Policía de Manacor lograron identificar a tres personas dentro del vehículo: la madre y los tíos de la recién nacida. La madre se sintió indispuesta y dos familiares fueron a recogerla a su casa. Los tres se subieron al coche donde la mujer dio a luz. Después pararon junto a los contenedores y arrojaron a la bebé dentro, a pesar de que el centro médico estaba a 500 metros de distancia. Días después, la titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Manacor acordó decretar prisión provisional comunicada y sin fianza para dos de los detenidos por el fallecimiento de una bebé en Porto Cristo. La jueza les imputó inicialmente un presunto delito de asesinato. La tercera persona arrestada quedó en libertad provisional con medidas cautelares, retirada de pasaporte y con comparecencias periódicas.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba