Redacción e imágenes inéditas de la elección del nuevo Batle de Manacor Miquel Oliver

0

Antoni Sureda P.

Los dos votos de AIPC/SyS para Miquel Oliver fue la única sorpresa que nos deparó la Sesión Plenaria, convocada exprofeso para formalizar la nueva composición del Consistorio manacorí y elección del nuevo Alcalde/Alcaldesa de la ciudad, el pasado sábado a las 12 horas. A los votos correspondientes, de las 11 actas de concejal conseguidas por los partidos de izquierda (6 de MÉS-Esquerra, 4 de PSOE y 1 de Unidas podemos) que ya de entrada garantizaban la mayoría de los votos para Miquel Oliver, se sumaron los de Joan Gomila y Antonio García, ambos pertenecientes al Grupo Municipal AIPC/SyS. Sin embargo, la anterior teniente de Alcalde delegada de Turismo y Cultura, Antònia Llodrà, también perteneciente al grupo AIPC/SyS, no secundó a sus compañeros y se abstuvo.
Por todo lo demás, todo transcurrió según lo previsto. Estando presente todos los concejales electos, se procedió al reparto de insignias propias del cargo y a formalizar la mesa de edad entre el nuevo edil electo de más edad, en este caso Antoni Sureda Fons, y el de menos edad, Arturo Aguiló Frau.
Acto seguido se procedió al acto de juramento o promesa formal de cumplir con el cargo por parte de todos los miembros del Consistorio, quienes prometen o juran ejercer su cargo en el Ayuntamiento de Manacor, dentro del marco de la Constitución, del Estatuto de Autonomía de las Illes Balears y con lealtad al Rey.
No se registraron juramentos, sino promesas, y algunas peculiares, como la de Cristina Capó, quien prometió el cargo por la libertad e igualdad de las mujeres y por imperativo legal; Joan Gayà prometió por imperativo legal; Carme Gomila prometió el cargo sin renuncia a la autodeterminación y por imperativo legal; Sebastià Llodrà prometió el cargo por imperativo legal de un Estado con presos políticos y exiliados y sin la renuncia a la autodeterminación de nuestro pueblo; e igualmente prometió el cargo por imperativo legal Miquel Oliver.
Seguidamente, la Secretaria accidental del Ayuntamiento de Manacor, solicitó a quienes encabezaron las distintas candidaturas, si se mantenían o no en la pretensión de acceder a la Alcaldía votando afirmativamente la candidata por el Partido Popular Maria Antònia Sansó, la candidata por El PI Catalina Riera y el candidato de MÉS-Esquerra Miquel Oliver.

Aparte de los 11 votos de los ediles de los partidos de izquierda, Oliver recibió los votos de Joan Gomila y Antonio García de AIPC/SyS

Finalmente llegó el tan esperado momento de la elección del Alcalde. La elección se realizó conforme está estipulado, siendo llamado o llamada cada elector o electora a viva voz, respondiendo este o esta de igual modo con el nombre de su candidato o candidata elegido.
El resultado de la elección fue el siguiente: Miquel Oliver 13 votos, Maria Antònia Sansó 4 votos, y Catalina Riera 3 votos. El voto restante para la suma de los 21 miembros del Consistorio fue el de la ya anunciada abstención de Antònia Llodrà.
Finalizada la votación, el nuevo Alcalde recibió la vara de mando de manos del Presidente de la mesa de edad, Antoni Sureda Fons.
El nuevo Alcalde de Manacor, Miquel Oliver, prometió por imperativo legal y por su conciencia y honor desempeñar el cargo de Alcalde de Manacor con lealtad al Rey, respetando y haciendo respetar la Constitución y el Estatuto de la Comunitat Autònoma de les Illes Balears.
Posteriormente y tras unas breves intervenciones de los distintos portavoces, al Alcalde se dirigió no sólo al publico asistente en la Sala, sino también a todos aquellos que asistían a la ceremonia mediante la pantalla instalada en el Claustro de Sant Vicenç Ferrer.
Su discurso no fue la clásica alocución de quien promete hacer esto o aquello. Lógicamente hizo una mención muy especial al Plan General de Ordenación Urbana, al que consideró como imprescindible pese a los defectos que será necesario corregir. Pero tal vez lo más interesante se su corto discurso, es que habló especialmente de trabajar con la ayuda de su equipo, y con la colaboración de los miembros de la oposición, para conseguir un Manacor más feliz y seguro en donde poder pasear, ir de compras, cenar u otras actividades lúdicas y culturales propias de un pueblo satisfecho y orgulloso de sus logros y buena convivencia.
Pero el nuevo Alcalde no solo se dirigió a quienes viven en Manacor ciudad, sino a todos aquellos que habitan en los distintos núcleos urbanos, merecedores de los servicios que su Ayuntamiento puede y debe prestarles. Por no faltar y siempre dentro del tono dado a su intervención, planteó un compromiso de diálogo para con los ciudadanos de Porto Cristo, para que ellos mismos definan el futuro que desean.
Indiscutiblemente y al menos en teoría, el nuevo Alcalde plantea una nueva manera de hacer las cosas desde la Administración municipal. si los hechos se corresponden a las palabras, podríamos asistir a una nueva y muy interesante etapa política.

Deja una respuesta