Partido agónico (3-4) que salvan en una buena segunda parte el Benjamín 1º año At. Manacor en casa del Arenal

0
Partido de infarto el vivido entre el Arenal y el At. Manacor (Benjamín primer año) este sábado 4 de febrero por la mañana, venciendo por la mínima (3-4) el equipo manacorí.
El partido se disputaba en el feudo del Arenal, en un campo de reducidas dimensiones y donde la clave estaba en disparar a puerta a las primeras de cambio, fuese de donde fuese, por parte del Arenal, mientras que el equipo de Rafel y Pep Roig intentaba tocar más la pelota.
La primera parte acabó 3-2, lo que provocaba intranquilidad en ambas aficiones, aunque más si cabe por parte manacorina.
Pero nada más iniciarse el segundo tiempo, los manacorins mejoraron en gran medida, entrando con más convencimiento y dando más la pelota a dos de los más técnicos del equipo, “Truco” e Iker… y comenzó a funcionar la “máquina manacorina” en todas las zonas, llegando el empate a tres… y desbordándose la alegría en la afición visitante con el 3-4 a falta de cinco minutos para el final, obra de Nico, que sería ya el marcador definitivo.
Aún asi, mucho tuvieron que luchar hasta el pitido final. Tuvieron más ocasiones para ampliar la ventaja, pero la pelota no quería entrar y los acercamientos -aunque pocos- de la Penya Esportiva Arenal acongojaban (¡qué puñetas, acojonaban!) a la afición manacorina y a sus entrenadores.
Los otros goles fueron marcados por Iker (2) y Pere, pero… ¡lo nunca visto!, el árbitro en el acta dio los goles a otros jugadores, como dos a Pep Lluís Veny “Pepllu”, uno a Miquel Sureda “Miki” y sólo acertó con el de Pere. A Iker Vives… ¡ni le vio en el campo! No estaba ni convocado, ¡y “Truco” de portero!, 20170204_110057web 20170204_110237web 20170204_111359web 20170204_110932web 20170204_095045websegún el Sr. árbitro Carlos Benavent.
Al final, victoria manacorina, y el entrenador Rafel Roig invitó a beber en el bar a todo aquel que se le acercó. Se ve que también estaba… “acongojado”.
“Enhorabona equip!!”

 

 

 

Deja una respuesta