La Policía Local valla la zona por el peligro de más desprendimientos, y la gente pasa… como si nada

0

Ya bien entrada la media tarde del martes día 2 de agosto y sin que por el momento conozcamos los motivos del porqué del incidente, se desprendieron varios trozos de las cornisas de los balcones del edificio de la antigua fábrica de Perlas Manacor situada en el Palau (balcones que dan a la calle Amargura). Un edificio que últimamente vemos sus balcones adornados con camisetas, toallas de baño (práctica sancionable según las ordenanzas municipales, si mal no recordamos) y gente subida en la azotea, como si de un alojamiento turístico junto a la playa se tratase.

Si bien y como decíamos por la premura del tiempo, no conocemos las causas reales que provocaron el incidente, entendemos que urgen unas obras de reparación de la parte dañada del inmueble y volver así a la normalidad.

Pero lo auténticamente preocupante del caso, es que justo unos minutos después de que la Policía Municipal colocara unas barreras para impedir el tránsito rodado y el paso de peatones a fin de evitar posibles accidentes, varios grupos de gente seguían transitando por entre los cascotes esparcidos por el suelo, como si la cosa no fuera con ellos.

Deja una respuesta