José Luís Miquel Gallardo, nuevo míster del C.D. Cardassar: “No me asusta el reto, e intentaré hacer lo mejor para el club y para el pueblo de Sant Llorenç

0

M. Pont

José Luís Miquel Gallardo no es un nombre desconocido para los que nos movemos en el mundillo del fútbol. Tiene 41 años, es osteópata, y dirige su centro “De cap a peus” en Manacor. Fue jugador hasta los 18 años, donde una lesión de rodilla le apartó del fútbol, pero no le quitó las ganas, y se puso a entrenar. Comenzó con los más pequeños en Escoletes, que luego compaginó con Prebenjamines y Benjamines en el C.D. Manacor, para pasar a entrenar otras categorías, hasta Juvenil. Salió del Manacor para ser el segundo de Mateu Munar en el Cardassar, con el que coincidió en su obtención del carnet de entrenador de nivel 2. Entrenaron al Cardassar en Tercera División, y para él fue una bonita experiencia, que repetiría “con los ojos cerrados”. Tras el descenso del conjunto llorencí, con ellos salvaron la categoría, regresó al Manacor, manejando un equipo de cadetes, pasando después por Vilafranca, volvió a Manacor y entrenó tres temporadas al Juvenil B, quedando, en su última temporada campeones de liga y de Mallorca. En el Manacor señala que se sintió infravalorado y rescindió su contrato con el club. Mateu Munar le propuso volver a Sant Llorenç de’s Cardassar para entrenar al equipo de Tercera Regional. Tras la marcha de Joan Mayordomo, “Pepelu”, como es conocido en el argot futbolístico, tiene la oportunidad y el reto de entrenar al primer equipo en 1ª Regional Preferente.

– Pepelu, es una oportunidad y una responsabilidad grande entrenar en Preferente, ¿cómo lo ves?
– Yo soy una persona que trabaja para el club, y tanto me da entrenar el equipo C como el A. Siempre soy el mismo y realizo el mismo trabajo. Estoy encantado de que el club haya pensado en mí para dirigir al primer equipo. Tengo el carnet, y poder entrenar en solitario en Prefrente, me motiva. Para mí, es muy importante. Cuando Mayordomo se fue, Munar dio la cara para finalizar la temporada; ahora, él prefiere seguir coordinando, y ya estaba casi pactado que yo sería el nuevo entrenador del Cardassar.


– ¿Qué ha pasado con esta espantada de jugadores?
– Realmente ha sido una espantada. De la primera plantilla tan solo han quedado siete jugadores. Al finalizar la liga tuve una reunión con los jugadores, y ellos querían la continuidad de Víctor Ros; que no estuviera Víctor, significaba un problema para ellos, porque muchos estaban muy ligados a él. Lo hablé con Miquel A. Caimari, el presidente, y le dije que mi segundo era Rafel Santandreu, y que eligiera o Víctor, o yo. El cuerpo técnico es cosa del entrenador, y al final hubo acuerdo. Le expliqué mi manera de trabajar y que quería eliminar el mal rollo que había en el centro del equipo. Fuera del campo eran muy amigos, pero dentro era todo diferente. Por eso, creo yo que el equipo lo pasó mal para finalizar la liga, y la salvación fue gracias a Munar. Biel Toni se retira, Muntaner se va a estudiar a Palma -creo que ha fichado con el Porreres-, Angel Nieto también cuelga las botas, y Benji, Álvaro y Nando se van al Cala Millor. Yo quería tener a Alvarito y Alzamora.
– Dime los que se han ido.
– Se han ido Mayol, Nieto, Amengual, Biel Toni, Tià Coll, Alzamora, Sebas, Alvarito, Febrer, Nando y Benji. Quedan el portero Carles Serralta, Miquel Miquel, Joan Rigo, Sergi Febrer, Sergi “Paler”, Jean Pierre y Joan Mas. Lo que yo quería era…

TODA LA ENTREVISTA EN LA EDICIÓN IMPRESA DE “MANACOR COMARCAL”.

Deja una respuesta