Emilio Silva, fundador de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica: “La exhumación de Franco se producirá antes de las elecciones generales”

0

Chema Sánchez

Preside la asociación de víctimas del franquismo más importante del país, y que todos conocemos como Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH). Licenciado en Sociología y Ciencias Políticas por la Universidad Complutense de Madrid, Emilio Silva Barrera (Elizondo, Navarra, 1965) trabaja como periodista en diversos medios de comunicación, aunque su principal labor siempre ha pasado por la ARMH, donde coordina todos los trabajos de la asociación desde hace casi veinte años.

-¿Cómo se encuentra, después de la histórica sentencia pronunciada por el Tribunal Supremo el pasado martes?
– Para nuestra asociación, esta sentencia ha tenido un sabor bastante agridulce, ya que llevamos muchos años pidiendo a distintos Gobiernos que los restos del dictador tenían que salir del Valle de los Caídos. Bajo mi punto de vista, me parece poco humanitario que un Gobierno democrático obligue a las víctimas de una dictadura a pagar con sus impuestos la tumba del propio dictador. Es cierto que estamos contentos por el traslado de Franco, pero no debemos olvidar que Franco va a ser trasladado a un panteón de titularidad pública, en el que el Gobierno ha gastado casi 50.000 euros en reparaciones.


-¿Cuánto hace que la ARMH esperaba una sentencia como esta?
– Nosotros presentamos un primer escrito para que actuara el Gobierno en septiembre del año 2002, prácticamente desde el primer momento en el que surgió la asociación. De hecho, el germen de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica nace en noviembre del año 2000, cuando mandé una carta al diario El País, para protestar por el encendido de luces que hubo el día 1 de noviembre en el Valle de los Caídos. Que en un sistema democrático como se presupone que es la democracia española, se iluminase un mausoleo para ensalzar a un dictador en el día de Todos los Santos, es cuanto menos curioso y surrealista.
– La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica existe desde casi 20 años. ¿Cuáles han sido los principales trabajos de esta agrupación a lo largo de estos años?
– Hacemos muchísimas cosas. A lo largo de todos estos años hemos hecho cientos de exhumaciones, hemos atendido a miles de familiares con múltiples problemas derivados de la dictadura franquista, hemos organizado congresos, editado libros…y lo más importante de todo, hemos agitado la conciencia de muchos ciudadanos respecto a este tema. Y todo eso sin subvenciones, y sin tener ninguna sede.
-¿Piensa que la sociedad española es consciente de todos los desmanes que produjo la dictadura de Franco en nuestro país?
– No, en absoluto. De hecho, hay una frase del poeta argentino Juan Gelmán que decía: Cuando acaban las dictaduras, llegan los organizadores del olvido. Pues aquí pasó lo mismo. Aquí se quemaron millones y millones de documentos, y se han eliminado multitud de contenidos sobre la dictadura en la enseñanza. Evidentemente, todo esto se hizo con el objetivo de que las élites franquistas no perdieran sus privilegios al llegar la democracia, el cual es un problema que aún seguimos padeciendo. Tan solo basta con ver el escaso conocimiento que tienen muchos jóvenes en todo lo referente al franquismo, así como la escasa esperanza que tienen muchos testigos de la dictadura a la hora de acudir a la justicia para denunciar determinados crímenes.


– En los últimos años, el interés por la política ha crecido en nuestro país. Aun así, ¿cree que los españoles aprecian el poder de transformación que tiene la política?
– Para nada, y esta es otra herencia de la dictadura franquista. La falta de cultura política y de derechos humanos que produjo el franquismo en nuestro país durante décadas, es una mochila de la que va a costar mucho deshacerse. Esa insignificancia de la política la hemos arrastrado durante todos estos años en la democracia, y considero que todo esto se ve perfectamente reflejado en los medios de comunicación, donde la clase política siempre es la que decide de qué se habla en cada momento.
– ¿Por qué cree que a este país le cuesta tanto cerrar estas heridas?
– Bajo mi punto de vista, creo que nunca ha habido una verdadera voluntad política de avanzar en este asunto, aunque también es cierto que eso en gran parte se debe a la estructura social de nuestro país, donde todavía trabajan muchos hijos de funcionarios franquistas en la Administración Central. De hecho, el actual Gobierno ya nos ha dicho que no puede hacer nada en el tema de las exhumaciones hasta que apruebe sus propios presupuestos, lo que…

TODA LA ENTREVISTA EN LA EDICIÓN IMPRESA DE “MANACOR COMARCAL”.

Deja una respuesta