El “Inspector Sureda” solicita a la Alcaldía un reconocimiento público a los Guardias Municipales de Manacor fusilados o presos en el año 1936

0

Antoni Sureda P.

Mediante un escrito con Registro de entrada 2.226, con fecha 13 de Febrero de 2017, el Inspector Jefe de la Policía Municipal de Manacor Antoni Sureda Vicens, solicita de la Alcaldía un reconocimiento a los funcionarios de Manacor fusilados o presos por defender la legalidad vigente en el año 1936.
Antes de concretar la petición del solicitado reconocimiento público, Sureda Vicens informa al titular de la Alcaldía del trabajo de investigación por él realizado en diferentes archivos a los que ha podido acceder, como también de los motivos del porqué centra y limita la solicitud del mencionado reconocimiento en los represaliados de 1936. Dichos motivos o razonamientos responden a que, mientras la depuración que se llevó a término durante los años de la república fue simplemente administrativa o de pérdida de empleo y sueldo sin derecho a indemnización alguna, la efectuada en 1936 por los representantes del bando de los sublevados, también conocidos como “nacionales”, significaron la cárcel o el fusilamiento, sino las dos cosas a la vez, para el personal depurado por sus ideas políticas.
Más adelante, llegando a la propuesta final del escrito, el “Inspector Sureda” solicita del Alcalde Pedro Rosselló:

antoni-sureda-vicens-web3

(Microsoft Word - Ap350ndix _1_.docx)

(Microsoft Word – Ap350ndix _1_.docx)

(Microsoft Word - Ap350ndix _1_.docx)

(Microsoft Word – Ap350ndix _1_.docx)

(Microsoft Word - Ap350ndix _1_.docx)

(Microsoft Word – Ap350ndix _1_.docx)

“EL RECONEIXEMENT PÚBLIC DE LES AUTORITATS i l’ANOMENAMENT PÒSTUM, com a funcionaris de forma perpètua per part de la Corporació, als guàrdies municipals que foren assassinats o privats de llibertat per complir amb el seu deure. Un reconeixement a la història i als nostres herois”.
En el escrito de referencia, Sureda Vicens nombra uno por uno a todos los guardias municipales y funcionarios que sufrieron la represalia, e indicando además si fueron fusilados o solo encarcelados.


Altres Empleats Públics víctimes de la depuració:

– Antoni Nadal Gomila: Detingut i afusellat.
– Rogeli Pérez Fontánez: Detingut i afusellat.
– Sebastià Jaume Veny: Detingut i empresonat.
– Bartomeu Galmés Vallespir: Detingut i empresonat.

——————————————–

Las depuraciones de Guardias Municipales o Agentes de Vigilancia Armados de 1931 llevadas a término por el Alcalde republicano Antoni Amer Llodrà “Garanya”

Para documentar los comentarios sobre la depuración de Guardias Municipales o Agentes de Vigilancia Armados efectuada por el Alcalde Antoni Amer Llodrà, una vez proclamada la II Republica y de que los partidos del conocido como Frente Popular asumieran la gestión municipal, Antoni Sureda Vicens se basa en el reconocimiento y estudio de la muy escasa documentación encontrada. Así la investigación parte de la única fuente fidedigna que pudo hallar y que no es otra que el listado de los miembros de la Guardia Municipal correspondientes al año 1928 de cuando la dictadura del General Miguel Primo de Rivera.

Dicho listado que Sureda Vicens publica al completo, consta de 13 agentes de la Guardia Municipal o Agentes de Vigilancia Armados (curiosamente él apunta a 14, por lo que debo suponer que o bien se equivocó al contar o que se saltó un nombre) y 1 Oficial Saig. Junto a los nombres de la plantilla, consta la edad de cada uno de sus componentes y hasta 7 anotaciones distintas en relación a su destitución o cese por parte del Alcalde. Queda pues por determinar si durante los tres años transcurridos desde 1928 al 1931, alguno de los miembros de la plantilla de Guardias Municipales, que al margen de sus nombre no figura anotación alguna, hubiera podido presentar o no voluntariamente su dimisión.
———————————————

Miembros de la Plantilla de la Guardia Municipal de Manacor en el año 1928, según el listado y anotaciones aportadas por el Inspector Jefe Antoni Sureda Vicens:

“- Pere Perelló Gomila, de 62 anys, Cap de la Guàrdia Municipal.
– Miquel Gili Pujol, de 36 anys.
– Bartomeu Febrer Frau, de 43 anys, Destituït per Batlia al Juliol de 1931.
– Sebastià Guiscafré Tomás, de 26 anys, Cessat el 30 de juny de 1931 per dimissió.
– Ramón Llull Pascual, de 59 anys, Cessat l’11 de juny de 1931 per dimissió.
– Joan Matamalas Salas, de 39 anys.
– Miquel Pallise Florit, de 27 anys, Cessat per dimissió.
– Antoni Pont Melis, de 46 anys.
– Manel Rienda Utande, de 30 anys, Cessat el 5 de gener de 1930 per dimissió.
– Guillem Riera Galmés, de 45 anys.
– Mateu Riera Galmés, de 61 anys.
– Bartomeu Santandreu Febrer, de 56 anys, Destituït per Batlia el Juliol de 1931.
– Bartomeu Vert Ramos, de 64 anys, Cessat el 31 d’agost per destitució de Batlia.
– Bartomeu Frau Santandreu, de 44 anys, Oficial Saig”.
———————————————

Según nos indica el propio Antoni Sureda, autor del estudio-investigación, no le ha sido posible el poder especificar el motivo de los -en las anotaciones- mencionados Ceses por Dimisión. Pero así y todo continua su estudio aventurando lo siguiente: “No obstant, tot fa pensar que el principal motiu era la destitució de part de la Batlia per motius d’idees oposades a la República. En l’arxiu municipal no hi ha constància ni document que reforci els suposats motius que hem mencionat”.

Por lo que respecta a los Guardias Municipales a los que junto a su nombre consta “Destituit per Batlia”, el propio Alcalde Antoni Amer Llodrà aclara los a su entender motivos suficientes de la decisión tomada mediante un Decreto de Alcaldía firmado el 3 de julio de 1931. En dicho decreto el Alcalde fundamenta su decisión respecto a los guardias depurados en base a: “unas manifestaciones en contra del Régimen actual y considerando que las realizadas son falta grave y lleva aparejada la destitución de su destino”.

En el anteriormente mencionado Decreto de Alcaldía, el Sr. Amer Llodrà continúa con la siguiente exigencia o requerimiento: “para que inmediatamente haga entrega a esta Alcaldía de los vestidos y armamentos que posee en virtud de su cargo y que son propiedad del Ayuntamiento de Manacor”.

Anotación particular

Indiscutiblemente ambas depuraciones de Guardias Municipales y funcionarios, nada tienen que ver con la forma de actuar propia de un Gobierno Democrático. Pero tampoco hay dudas de que, aún siendo la depuración de 1931 deleznable en todos sus motivos y formas, no tiene punto de comparación con el odio desatado y el horror vivido en este país, y especialmente en nuestra ciudad en 1936.

MÁS IMÁGENES DE GUARDIAS PRESOS O FUSILADOS EN LA EDICIÓN IMPRESA DE “MANACOR COMARCAL”.

Deja una respuesta